Pin It

11 años de Twitter, parece que no todos te necesitan

Ruego a la lectora o el lector, y muy probablemente usuario de esta red social, que no se deje llevar por el título; antes que cualquier cosa, es una conmemoración. Un día como hoy, pero de hace 11 años, Twitter se fundó en San Francisco, California. Desde ese día hasta hoy, la importancia y trascendencia que ha tenido esta plataforma es descomunal: es casi imposible concebir el aspecto cultural, político y social de una sociedad occidental sin ella.

Su rapidez, flexibilidad y simpleza la han consagrado como la red social preferida del común de los usuarios de Internet, pero de un tiempo para acá las figuras públicas lo usaron a manera de un portavoz oficial; prescindiendo incluso de una declaración en persona. Irónicamente Twitter es también hoy en día una fuente informativa respecto a dichas figuras y una plataforma donde los medios y agencias periodísticas suben la información más relevante al momento. Entonces, ¿será posible que una figura, como una banda o solista, pueda no tener Twitter? Sí, pero es más difícil de lo que parece.

Aunque ya no es un proyecto vigente, The White Stripes no posee una cuenta de Twitter oficial; y esto no es un pretexto. Otras grandes bandas que definitivamente no podrían reunirse sí tienen una cuenta, quizá para mantener la ilusión de que forman parte de esta época o quizá porque es necesario no olvidarlas. Si se busca un poco más, se dará con la cuenta de Third Man Record, disquera que Jack White fundó y poseedora de los derechos de algunos álbumes de ese mítico dúo. Sin embargo, sí cuentan con  cuenta oficial de Facebook. Por cierto, Jack White tampoco se vincula con otra cuenta que no sea la de la mencionada disquera.

Cuando Twitter tomó la importancia que ahora tiene, surgió a la par la figura del community manager: aquella persona que se encargaba de mantener activa la cuenta, pero sobre todo de postear lo necesario con base a una estrategia para una buena imagen y presencia de la marca. Muchas veces no se tiene en cuenta ello y son las mismas bandas la que manejan sus cuentas. Esto puede parecer bueno, pues la interactividad con los seguidores es segura, pero la mayoría de las veces existe un mal manejo de lo tuiteado o se hace sin constancia. Tal es el caso de Led Zeppelin, cuyas redes sociales no han aportado nada nuevo desde mediados del año pasado, esperemos que solo sea indiferencia:

El cantautor español Joaquín Sabina tampoco forma parte de esta red social. Recién estrenado su álbum Lo Niego Todo fue lanzado en plataformas digitales, pero solo sus fanáticos de verdad supieron la noticia al momento o estando al pendientes. Huelga decir que son muchas las cuentas dedicadas al trovador de Úgeda, la mayoría tratan de escribir frases como él lo haría, pero no se dejen engañar, ninguna es la oficial. ¡Coño! A continuación, el lyric video de uno de los nuevos temas de Sabina:

Como sea, Twitter ha estado ahí para el desahogo personal, el balconeo desmedido, la metida de pata épica y las tendencias que no deberían tomarse en serio; pero también para la eficacia en el envío de noticias, la confirmación rápida de los hechos y la propagación inmediata de un mensaje. Con altos y bajos, no hay que olvidar que solo se trata de una herramienta. Solo se necesita saber usarla