Pin It

15 años sin George Harrison: más místico que silencioso

De más está decir que George Harrison era alguien reservado: no le gustaban tanto los conciertos, mantenía una vida de bajo perfil y casi nunca se vio envuelto en polémica (a excepción de cuando su primera esposa, la modelo y fotógrafa Pattie Boyd luego de terminar su relación, se casó con uno de sus mejores amigos: Eric Clapton). Siendo parte de una banda (si no es que la más, le duela a quien le duela) importante en la historia de la música actual, sorprende que se conozca tan poco de él lejos del mundo de la música, pero puede que no necesitemos más para conocerle. Me explico:

No fue sino hasta 1970 que Harrison puedo mostrar su temple de compositor (el de músico líder ya lo había demostrado con The Beatles): All Things Must Pass hablaba del final de una etapa (la canción que le da nombre al álbum), pero también de reflexión (“Isn’t a Pity?”, “What is Life”), agradecimiento (“Apple Scruffs”) y algo de comicidad (“Thanks for the Peperoni”). En George Harrison (1979), por ejemplo, evoca la tranquilidad: no hay que tomarse todo tan en serio, una nueva oportunidad para amar (“Dark Sweet Lady”, dedicada a su segunda esposa Olivia Trinidad Arias) y además hace la mejor secuela musical de un tema propio: “Here Comes The Moon”.

Resultado de imagen para George Harrison

Eso no es todo: nos dio a entender que siempre fue una persona creyente —no necesariamente religiosa— (“Give Me Love, Give Me Peace on Earth”, “My Sweet Lord”, “The Lord Loves The One”). Nos narró también el gran dolor que le causó la muerte de su madre (“So Sad”), asimismo fue alguien que no dejó de tener en cuenta a sus amigos (“Living in the Material World”, pero musicalmente hablando: “Cloud Nine”, donde se bate a duelo con Clapton; “If Not For You”, cover de otro de sus grandes amigos, Bob Dylan y el primer homenaje a John Lennon luego de su muerte “All Those Years Ago”).

Y fueron sus amigos quienes más nos dijeron quién era él. La música fue la principal fuente, tanto las colaboraciones en varias canciones y conciertos (véase el Carl Perkins and Friends) como en el supergrupo Travelling Wilburys (puedes checar más información aquí). Sin embargo, también su sentido del humor salió a relucir en los sketches con Monty Python.

Resultado de imagen para George Harrison

Pudimos conocer más a Harrison a través de su música que por lo que la prensa o otro medio nos pudieran decir y eso lo agradecemos. Es a la música lo que termina de redondear la idea de su misticismo, pero que quede claro: nunca jamás se le pueda referir como un personaje silencioso

Por último quiero aportar una gran interpretación de uno del último tema que compondría Harrison. Data del Concert for George, realizado un año después de su partida en el también mítico Albert Hall, la voz de la hermosa Sam Brown le imprime una fuerza descomunal; no creo que exista mejor homenaje. Donde quiera que estés, maestro:

Martín Vargas

Estudiante de Ciencias de la Comunicación. UNAM. La música es el puente hacia lo inmortal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>