Article

Andres Arzate

Andrés Arzate, la dulce y amarga felicidad

Imagen destacada: Facebook oficial Andrés Arzate

Por: Monserrath Pérez Huerta 

Después de un saludo, comienza la charla con el músico Andrés Arzate: “Yo soy bajista, pero casi siempre empiezo a pensar las canciones en términos de ritmos de batería. Trato de definir la paleta de sonidos para que sea consistente”, así platica el productor sobre los instrumentos ‘esenciales’ de su arte.

Este 2020, Arzate lanza su sencillo “Feliz”, una canción que cuenta con la colaboración de Andrea Franz. “La idea era hacer una canción de R&B y soul, inspirada en esos estilos y también medio psicodélica”. Igualmente, Andrés explica, la lírica del corte:

“En este caso es la felicidad dulce/amarga de encontrarte con alguien de tu pasado, pero encuentras a la persona feliz a pesar de que ya no está contigo”.

“Feliz” pertenece al cortometraje debut del también productor. ”Por lo pronto van a ser seis canciones y voy a estar sacándolas individualmente como sencillos, lo que resta del año”.

Andrés participa en la producción del sello independiente Lucerna Records. Respectivamente, el músico colaboró con El Muchacho de los Ojos Tristes, Rafa Cuevas, Electrum, Ilse Hendrix, Fox & Charm, entre otros proyectos; sin embargo, ahora el productor inicia su historia musical como solista.

“Siempre me ha gustado componer mi propia música, independiente de trabajar con otros artistas”.

En el 2019, el  bajista estrenó su pieza titulada “Todo Mal”. De acuerdo con el músico, esta canción juega con la psicodelia. “La letra es un poco ambigua a lo mejor, pero pensaba como en algo que la gente pudiera relacionar con su vida, hablando a lo mejor de las cosas en las que les va mal…

El artista expresó que la música en la sociedad es una ”válvula de escape”. Asimismo agrega que, para él, los sonidos artísticos son un estilo de vida. Entonces, ¿qué oración o frase define a Andrés Arzate? “La falta de perfección”, concluye.

663 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail