Article

53461881_10155786770187273_1115203509835268096_n

Black Album: Un álbum Muy Weezer

Por: Maximiliano Blanco

Este año ha sido bastante notorio para Weezer, presentando dos álbumes: el Teal Album que fue una excelente selección de covers ochentenos, lanzado en enero y el Black Album, que vio la luz en marzo.

En esta última entrega, la banda formada por Rivers Cuomo, Patrick Wilson, Brian Bell y Scott Shriner muestran un repertorio de 10 canciones originales, algo que no habían hecho desde el Pacific Daydream en 2017, sin duda un gran año para los fans de la banda californiana. 

El sexto álbum de colores (Blue, Green, Red, White, Teal y Black), en el cual le gritan al mundo su originalidad y estilo fuera del redil, propios de la personalidad de la banda. “Hasta luego, hasta luego, hasta luego, adiós…” es el estilo de Weezer para darnos la bienvenida al Black Album, frase que se desprende de “Can´t Knock The Hustle”; que comienza con un filtro de audio, dando entrada a una batería y voz de Cuomo casi de inmediato, una canción rítmica que fue una de los cuatro sencillos del disco.

Weezer
Weezer

“Zombie Bastards” es otro de los sencillos que comienza con una guitarra acústica y un ritmo pop que inspira despreocupación, junto a un estribillo que invita a ser cantado una y otra vez, cerrando con efectos electrónicos y un piano que fluye sin ningún tipo de corte a “High As a Kite”, baja un poco de tono al álbum, recordándonos un poco a las baladas de muchas bandas de los 60.

“Living in L.A.” muestra el lado más pop de la banda y una composición instrumental bastante actual, en algunos puntos suena mucho a lo que hicieron en otros tiempos.

“Piece of Cake” comienza tranquila y relajada, con piano, sintetizador y una ligera percusión que dominan la instrumentalización de la pieza, algo depresiva quizá, comenzando por la primera frase “Let´s do hard drugs, fix our problems” , acompañada de unas palmadas rítmicas, fluye ésta melodía dejando espacio a “Just Being Honest”; canción que inspira a escucharla en un estado de ánimo un poco melancólico, de las letras más sinceras del álbum, una canción diferente a lo que anteriormente se estaba escuchando, de las mejores del disco.

Weezer
Weezer

“Too Many Thoughts In My Head” es otra pieza que sigue la armonía general del álbum, una letra algo densa con insinuaciones hacia la locura, bastante buena y pegadiza. “The Prince Who Wanted Everything” es una canción pegadiza que resalta con un riff de guitarra excepcional muy al estilo de los 70 u 80, subiendo el estado de ánimo después de las rolas anteriores, al parecer es un pequeño tributo al legendario Prince, que bueno; quizá es que era un príncipe que lo quería todo.

“Byzantine” sigue con lo que deja su antecesora, una melodía mas viva y elevada, relajada ya casi concluyendo el álbum que “California Snow” tiene el honor de hacer. Ésta última habla de olvidar el mañana y vivir el hoy, con ritmos de hip-hop al inicio, sintetizadores, algunos descansos para resaltar la letra y pensando en aquel gran estado del pacífico, es quizá que hacen referencia a esa “nieve californiana”, como los Beatles en “Get Back” mencionaron al “california grass”.

Un álbum que deben de escuchar ya sin más, ahora, aquellos que no estén muy familiarizados con la banda seguro experimentarán la esencia de Weezer sin ningún filtro ya que lograron hacer del Black Album una muy buena producción y sobre todo siguiendo sus propias reglas.

195 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail