Pin It

Black Sabbath… gracias

2016 ha sido un año duro para la música, simplemente a principios de año se nos fue Bowie, a mediados Prince y para cerrar Leonard Cohen. Pero no solamente los estamos perdiendo así, también nos está pasando otra cosa con los retiros, por los que ayer presenciamos otro de otra banda que tiene su lugar en lo más alto del Olimpo del Rock: Black Sabbath.

Black Sabbath, en su gira de despedida, la gira de The End; se despidió de México. No como Scorpions que van como en su cuarta vuelta de su tour de despedida. Algo de lo que hemos incluido incontables chistes

También esa idea de que los rockstars no se retiran, que simplemente van a seguir tocando por siempre, incluso aunque no hagan música nueva, los Rolling Stones solo se han metido al estudio una vez este año para grabar -el disco que sale a fines de diciembre son puros covers, entonces tampoco es que hagan música nueva-, pero eso no impidió que desde principio de año, tengan los tours mas lucrativos.

Ayer vimos un concierto extraordinario y que a pesar de que es una banda que promedia 67 años, con excepción de Tommy Clufetos, la edad no ha mermado su ejecución. Todavia Geezer Butler tiene para mover las cuerdas y las cabezas de todos, Tony Iommy sigue siendo el riff master y Ozzy… es el mejor actor de todos los tiempos, nos hacía creer que era ese burdo personaje de The Osbournes, cuando todavía es un gran cantante, con mejor dicción cuando canta que cuando habla.

Dicho esto, fue un concierto muy estático, en el sentido de que ninguno de los 3 perdía su lugar, incluso Ozzy, que antes era dinámico, que se paseaba por el escenario, en esta ocasión no abandonaba su micrófono por más de unos pasos. Cuando en las tres veces que ha pisado suelo azteca -una en solitario con Korn y Black Label Society – y las otras dos con Black Sabbath, se veía diferente.

Quiero hacer una mención especial a Tommy Clufetos, que tiene que llenar los zapatos de Bill Ward – porque Sharon– no es el mejor baterista del planeta, pero cumple con lo que tiene que hacer, dando todo a golpe de tambores… y dándole descanso a los otros tres con ese solo que todos sabían que iba a terminar en “Iron Man”.

Quiero escribir todo esto, para agradecer a esta banda que se retira de los escenarios, que esta esa opción donde a principios de mes Tony dijo que le gustaría hacer un nuevo álbum, pero sin gira -el cáncer es cabrón, aunque lo volvió a vencer- pero solo si la banda estaba completa. No solo eso quiere decir que Ward estuviera, sino que hay que convencer a Butler que tampoco estaba muy emocionado con la idea. agradecer a una banda que aparentemente se va a retirar por todo lo alto, con estadios llenos, con gente coreando todas las canciones, con muchos padres llevando a sus hijos, transmitiendo esto de generación en generación, porque Black Sabbath se ha ganado eso, que quedó libre en el tiempo y ya es música atemporal. Porque los padres del Heavy Metal no se pueden quedar encadenados a una sola época.

Porque nos dieron uno de los mejores shows del año, dando cátedra de como se toca, porque esas deficiencias que ya tienen las vuelven fortalezas. Esa falta de la fuerza física de antaño, hizo que le bajaran velocidad a las canciones -a diferencia de otros años que en vivo las aceleraban- lo que va perfecto con sus canciones y le daba otro toque. Con la luna llena ayer de testigo, cerramos la última misa.

Carlos Valle Sitja

Abogado. Primer Actor. Atleta encubierto. Voy a conciertos. De seguro me viste en el DVD de Metallica. La portada de El Martillo de Thor la dibujo Ingrid Corona.