Pin It

Broken Social Scene: La unión como protesta

En junio de 2017  Kevin Drew, el “semi-lider” de la banda canadiense  Broken Social Scene, declaraba en entrevista con Pitchfork que “mirando al estado general del mundo en este momento, sabíamos que colocar nuestra unificada amistad sería la mejor protesta que podríamos haber hecho”. Resulta curioso, pues, que una banda cuyo nombre evoca la escena social destrozada, trabaje desde sus adentros, siempre en lo colectivo.

Su último albúm, Hug of Thunder es, si acaso, una muestra más de ese trabajo en conjunto. Es un álbum que avanza lentamente, sin prisa alguna. “Sol Luna” ejemplifica esa sutileza (siempre hay tiempo para una introducción instrumental). Un minuto y veinte que sirve para alargar la espera de siete años de la banda sin material nuevo. Y entonces, se deja caer todo y, canción tras canción, el disco se revela.

Con 12 canciones que funcionan como un todo versátil y ecléctico, el escucha va pasando lista de los instrumentos. La multiplicidad de voces, teclados, guitarras eléctricas, acústicas, bajo, baterías, trompetas, cornos franceses, hacen lucir pequeña a la otra banda colectiva y compatriota de la escena indie canadiense, Arcade Fire que, por cierto, también estrena disco este año.

Hug-Of-Thunder-1494255080-1499301830

Hug of thunder no es un manifesto revolucionario, ni siquiera una pretensión política, por más que uno pueda encontrar indicios precisos de ello en “Protest Song”,  en “Gonna Get Better” o en esa línea de la canción homónima que dice “I’m Syd Barrett and I’ll swim to England in his clothes, in 20 holes”.  Tampoco tiene la pretensión de ser redondo, impecable o perfecto.

Más bien, Hug of Thunder es un intento por crear, en la celebración de vida al lado del grupo de amigos (12, para ser exactos), música colectiva que trascienda el individualismo tecnológico de la música electrónica. En otras palabras, conformar un ente orgánico que no suene ni saturado ni atascado, sino todo lo contrario.  Y por ello, tal vez, se disfrute más.

Diego Vive

Millennial empedernido. Abogado de día y cazador de historias por las noches.