Pin It

¡Cada año es lo mismo!

Desde que tengo uso de razón siempre he escuchado a gente que se queja de un concierto: que si los precios están muy pasados de lanza, que si el abridor no está al nivel (saludos, Little Jesus), que si la chela es muy cara, que si… NADA les embona. NADA. Y cuando se trata de un festival tipo Vive Latino, menos.

Este año se volvieron a escuchar los mismos llantos quejumbrosos de cientos de personas por qué no les trajeron a su banda favorita y de verdad que nos toca leer cada tipo de comentarios que uno piensa “¿neta lloras porque no está Molotov?” y después de ese llanto adolescente terminan su frase con “este año no iré al Vive, pinche cartel feo”.

Cada año es lo mismo, y algunas veces, las quejas de la banda son sin fundamentos o bien “x”, nadie llora por la ausencia de Molotov u otra banda que toca de a gratis en cualquier lado, al contrario nos alegra que haya más bandas y que no siempre sean las mismas las que llenan el cartel de tan afamado festival. Esto no quiere decir que no pueden manifestar su odio, aclaro, pero se ven bien mal llorando al primer día por el cartel y un día antes del evento llorando por un boleto. ¡Tengan coherencia!

Sabemos que un festival es muy complicado que le dé gusto a todos, y es aún más complejo que todo sea color de rosa: no ha pasado ni pasará. Yo me mojaba cuando se anunció que Morrissey engalanaría con su presencia dicho evento y lloré tal cual bebé por su cancelación; sin embargo el festival siguió y mi vida también. Claro que hay bandas que soñamos con ver o que nos maman más que otras, pero neta sufrir porque no están en un cartel de un festival es lo más triste que puede haber, y más cuando sabes que hay bandas que están cada año en el festival que sólo éste no han estado o cuando son bandas que alternan cada dos años y por uno que no estén sufren y quieren cortarse las venas con galletas de animales.

Desde un punto de vista personal, el Vive Latino es de la cosas más chingonas que tiene nuestro país y que cada año es una linda tradición que los amantes de la música cumplimos. Es, también, para muchos nuestra ida a la villa en un 12 de diciembre o nuestra cena de Acción de Gracias. Tienes que vivirlo para poder opinar de él, tienes que ir para saber lo que rodea este magno evento, no basta con verlo por streaming o en un especial por tv de paga. Vivir el Vive Latino es algo muy especial, desde que llegas y vas observando los nuevos escenarios, los nuevos patrocinadores o la merch oficial.

Cada momento es importante, cada salto en la alfombra es memorable pero lo que es más especial es cada presentación que se puede disfrutar, hay shows que serán recordados por muchos años y que no todos han podido disfrutar. El regreso de Caifanes, el show sorpresa de Austin Tv o de Café Tacuba, pasando por Happy Mondays o Los Fabulosos Cadillacs. No podríamos decir que sólo unas cuantas cuando han sido cientos de shows especiales y que ése que dice que el cartel está bien pinche y que ni madres que va a ir no podrá disfrutar.

No importa que no esté Mon Laferte, qué más da si Caifanes no tocará este año, ve y disfruta. ¡Haz deporte! y disfruta un VL cómo se debe, lleno de buena música, sol, chelitas, lluvia y buena compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>