Pin It

Contra censura

Hoy, después de tanto escándalo se estrena en la Cineteca Nacional, la película Lucifer del director Gust Van Den Berghe. 

Todos, o casi todos, saben sobre la situación acontecida en torno a esta película, y los supuestos comentarios del director de la Cineteca Alejandro Pelayo

Muchos acusan que fue un truco publicitario para generar buzz entorno a la película, que incitara a la gente al menos por el morbo, a verla, y que en una corrida normal no hubiera sido posible que la película tuviera tanta promoción por sí sola. 

Hace unos días en entrevista con Denise Maerker, Alejandro Pelayo dijo estar siendo calumniado, que nunca hizo esos comentarios, que un director mienta al respecto sobre porqué su película no será exhibido lo entiendo, es un truco vil y sucio, que al final logró su cometido que se exhibieran su película. 

En realidad no creo que esta película contenga algo fuera de lo normal ni extraordinario, he visto películas en la Cineteca que realmente pudieron haber sido vetadas, porque el público no las iba a aceptar tan fácilmente. Un claro ejemplo que me viene rápido a la cabeza es 8 Mujeres y Media de Peter Greenaway, recuerdo que la gente se salía de la sala, una sala no muy llena, pero no aceptaban tan fácilmente lo “grotesco” y abyecto del film y hablamos del 99 si no me equivoco. Por lo que censurar una película como Lucifer es absurdo. La película está hecha con un tonoscopio, por lo que el lenguaje cinematográfico es a través de un círculo en donde se ven las imágenes de esta historia, como una reflexión sobre el universo en su profundidad, en su forma micro y macro. 

Creo que hoy más que nunca existe criterio y conocimientos fílmicos para aceptar cualquier película. Al menos de parte de la gente que suele ir desde hace muchos años a la Cineteca. No necesito hablar de la policía de la cultura de la vieja escuela de los 60-70 y sus prejuicios moralistas. Como aquel caso de Alejandro Jodorowsky y el Indio Fernández.

Pero en realidad no importa si esto es real o no, lo cierto es que la Cineteca ya no es lo que era. 

Y ese es el punto que quiero tocar, ese lugar, solía ser el único lugar en México, donde uno podía ir a disfrutar de un cine diferente, con propuestas interesantes, un cine de autor. 

Ese era el refugio de muchos locos, solitarios, artistas, o simplemente amantes del cine. Solía ser la casa de las personas que pensaban fuera de la caja, que buscaban en esas pantallas otras realidades imaginadas. Pero desde su reapertura, tras una transformación gigantesca, también cambio las intenciones comerciales. 

Hace años cerca del 2000 vino un boom enorme por el cine de culto, y nacieron festivales que ofrecían cintas que de otro modo no llegarían a ser exhibidas jamas. 

Por lo que la Cineteca ya no era el único lugar, y la comercialización del cine empezó a tomar diferentes matices, complejos y cines iban y venían cambiaban de nombre. Pero ese lugar permanecía como la meca. 

¿Qué pasa hoy en día? Que las ganas de convertirla en un complejo cinematográfico como las grandes cadenas han destruido lo que románticamente solía ser. Para convertirse en un lugar comercial y sin alma. Un cine más repleto de merchandising cool. 

Entonces repito no importa cómo haya sido la situación de la película, sino lo preocupante es la visión de la gente que dirige la cultura en este país. Esa gente como Rafael Tovar y de Teresa, que sumados a un gobierno completamente inculto, al que no podría interesarle menos la cultura y de quienes no me sorprende y ni me extraña que hagan comentarios como el “es para gente educada”. Bueno si no hay gente educada en este país es por culpa de esos mercenarios culturales que maman del gobierno el dinero de la gente para enriquecer sus bolsillos, matado la libertad de creación y expresión, la censura es la forma de control autoritario de la cultura. Checa este video de Facebook.

Solo que echar una mirada al pasado y las películas que eran exhibidas en esas inmensas salas, pura idioteces, nivel La Risa en Vacaciones, El Chanfle, La Papa sin Catsup. Entonces, ¿quién controlaba la cultura? Exacto los mismos que lo siguen haciendo hoy en día. 

Esta placa de Emilio “El Tigre” Azcárraga lo dice todo.  

placa-televisa-jodidos

Y tomando el significado de esta película en palabras del director, es bueno repensar la situación cultural.

“Lucifer significa el portero de la luz, y para mí es representar el cambio de la forma de vivir, de la inocencia hasta llegar a ser adulto, porque en un momento llega la luz que no es la respuesta sino una pregunta. Eso da origen al cuestionamiento  ¿por qué estamos aquí?, y ese es el inicio del concepto del bien y del mal, de la izquierda y la derecha”, dijo Van Den Berghe