Pin It

Drake vs Kendrick Lamar: las batallas en el hip hop

Foto: página oficial de Facebook

Estamos en una nueva época del hip hop: en la guerra fría. Donde los diss tracks siguen estando a la orden y siguen haciendo que alguien suba o se hunda y quede siempre esa marca (saludos, Meek Mill). Pero algo ha cambiado desde esa época. El conflicto de la costa este contra la costa oeste.

A pesar de que ya no es tan agresivo, físicamente hablando, las jerarquías siguen siendo importantes. Hace mucho que nadie se quiere meter con Eminem —saber rimar con “orange” aparentemente tiene sus ventajas—. Pocos raperos de nivel se han querido medir con el de 313. Muchas estrellas pop como Cristina Aguilera, Moby o Michael Jackson, porque él surgió antes como estrella pop (en el sentido de que es popular, mas allá del género; en parte por esos que tampoco han querido responder).

Uno de los úlitmos que se pusieron nerviosos con un posible beef con Eminem, es el que esta en todas las repoducciones de Spotify. Si los memes de internet sirven de algún indicador es que nadie pensaba que Drake podría sostener un mano a mano parejo. Meek Mill, Joe Budden e inclusive Common no tienen el nivel de Eminem.

Pero ahora la guerra es otra vez entre dos que están en la cima, Drake y Kendrick. Se lanzan indirectas aparentemente no tan sutiles.  Lamar con este nuevo track que parece ser lo que se viene para su cuarto y esperado album:

Como rapero, Kendrick está muy por encima del canadiense. Tiene mejor vocabulario, maneja mejor el micrófono y tiene mejores rimas y es algo que realmente ni siquiera esté a consideración. Y aún así es un duelo que va a perder. Estas peleas tienen como resultado la opinión pública, cual Coliseo Romano.

¿Cuándo perdió 50 cent esa aura desde que Dre y Eminem lo descubrieron? Cuando apostó y perdió con Kanye West; las carreras de ambos dicen mucho de eso. Pero ese ejemplo también es vital, porque no siempre se enfrentan pesos pesados, no siempre va a ser Jay-Z haciendo un disstrack para Nas.

Nicki Minaj y Remy Ma no están en la misma liga y en estos tiempos no es sobre quién es mejor rapero. El juego del dinero es que ya ha terminado de comerse a todo lo demás. Por eso Kendrick no va a ganar este duelo con Drake.

El nuevo proyecto de Drake es el ejemplo. Una playlist, More Life: A Playlist by October Firm, algo que de entrada tiene a todo mundo discutiendo si es simplemente otro término para un disco, si es válido que sea una playlist porque su principal medio de difusión es Spotify —de donde por cierto tan bien es el rey de reproducciones indiscutiblemente— y Apple Music. Stream. Gratis.

Dio el nuevo paso en algo que era instrumental en la cultura del hip hop, el mixtape, la cultura del caset. Permeó más en la escena, porque no solo era una manera de compartirse música entre los que la escuchaban, sino así todos los artistas nuevas se daban a conocer, que debía abarcar de lo mejor y todo lo que podía ofrecer un artista, sin la cohesión que a veces es imperativa en un álbum. Casi la antítesis de un álbum conceptual.

La última característica vital, es gratis. Ese mano en mano era lo que iba generando y creando esa audiencia que podía llegar hasta algún ejecutivo de alguna disquera que te de daba esa contrato. Todo eso antes, pero esta playlist de Drake, tiene todo los elementos del mixtape. La agudeza mental del canadiense no tiene que verse reflejada en rimas y beats,

Él ya lo logró, algo que Kendrick no va a ser. Él ya no es un rapero, es una estrella pop —reitero, en el senido de que es popular—. Él ya es parte de la cultura pop, ya está mas allá del género. Desde su relación estilo Ross y Rachel, pero con Rihanna. El embajador global de los Raptors de Toronto, BBF y villamelón profesional de todas las estrellas de la NBA que incluye el arruinar (y no faltará el que diga mejorar) unas de las mejores fotos deportivas en el úlitmo juego de estrellas de Kobe con marca de LeBron. Hasta en los memes: si googlean “Drake Meme” salen mas de 10 millones de resultados, si googlean “Kendrick Lamar Meme” no llega ni al millón.

Así ha permeado Drake en la cultura contemporánea. Es de esas veces en que las ventas no van de la mano con las críticas, a Kendrick apenas su álbum pasado fue el primero en el que las críticas van de la mano con las ventas. Drake tiene siete discos que debutan en el top 1 del Billboard y esta playlist también ya rompió el contador de Spotify.

Por lo menos ahora entregó uno de sus mejores trabajos, irónicamente es cuando parece alejarse más del hip hop. Esta playlist tiene una multitud de sonidos diferentes. Mucho R&B, mucho afrobeat, mucho trap (porque también sigue sabiendo lo que esta en tendencia) y mucho pop —ahora si como género—.

Decir que es de sus mejores trabajos resulta engañoso porque no es capaz de mantener la calidad en tantos tracks. Una de las decepciones es la colaboración Quavo y Travis Scott. Muchísimo mejor “Sacriface” con 2 Chainz y Young Thug.

Pero lo mejor de ese experimento se puede resumir en dos canciones que resaltan por mucho sobre las demas. “4422” con Sampha que tiene a todo el internet tratando de descifrar que quiere decir la referencia. La otra, “Glow” con Kanye West.

Lamar va a pelear por su lugar en lo mas alto del Olimpo del hip hop, pero esa es una pelea que a Drake ya no le interesa. Ustedes, ¿qué opinan?

Carlos Valle Sitja

Abogado. Primer Actor. Atleta encubierto. Voy a conciertos. De seguro me viste en el DVD de Metallica. La portada de El Martillo de Thor la dibujo Ingrid Corona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>