Pin It
Match

El amor en tiempos de los millennials

 “Nunca amamos a nadie: amamos, sólo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos.” Pessoa

Debemos entender que para estas nuevas generaciones el amor es una exaptación. Ha mutado de su original sentido y propósito para adquirir un nuevo significado lejos del concepto que se tenía desde hace siglos. 

Inmersos en su narcisismo, se protegen del rechazo publico escondidos detrás de una apariencia, un avatar, a través de apps como Tinder, Happn y demás artimañas pusilánimes, que vistas desde el ojo tradicional evaden el contacto social y la treta de enganchar con alguien frente a frente. Por lo que es casi un hecho afirmar que no saben nada del amor 

Crean relaciones de conveniencia económica y solo buscan tener algo en común ya no hay relaciones profundas que signifiquen al otro y autentiquen al ser.

Las relaciones son vagas, banales y superficiales por eso son tan volátiles, tan liquidas que desaparecen tan rápido como aparecen. Enamorados de apariencias y cualidades inventadas en el otro para evadir la soledad, mientras el tiempo se acorta y el concepto de amor infinito no pasa de una ¡party! 

No hay compromiso bajo una bandera de seudo libertad. La generación YOLO que todo lo quiere experimentar, es el resultado del capitalismo y su premisa del egoísmo, del yo, de acrecentar la individualidad y no la colectividad.

Esta sociedad de consumo masivo ha desvirtuado el amor y lo ha empaquetado para ser consumido. Las relaciones se han vuelto productos de fast food,  úsese y déjese. 

Desechables (Reciclables) por miedo a enfrentar la decepción, la desilusión y el dolor. No se comprometen, ahora una cita es Netflix and Chill. 

Y encima se atreven a decir que el amor no existe, ¿cómo va existir? si son tan ciegos y egoístas sumergidos en su narcisismo y en su afán de ser individuos que si se quedan con alguien únicamente es porque se llevan bien. 

No hay pasión, seducción, ni erotismo hay desfogue y sexo por sexo. Te ligas a alguien en un bar y eso es todo. 

No hay trascendencia, hay miedo caer (fall in love), sin embargo,buscan perderse en él creyendo que el amor de su vida va a aparecer de la nada y le va dar like, fav,o algo en su perfil tipo: ¨Se buscaron durante años y se encontraron por facebook¨ Viven en la hiperrealidad, en el simulacro de lo que creen que debe ser, tienen relaciones para cambiar su estatus de Facebook y llenar Instagram con fotos del supuesto amor. Muchos de ellos ya no viven la vida para sí, viven para compartir, viven para los demás, para que les den like y existir. Este es el nuevo cogito. 

Son capaces de vivir en el poliamor, como salidos de una película de Xavier Dolan ¿es esto más viable o simplemente es darle la vuelta a las responsabilidades?  creando un hedonismo de satisfacción inmediata tratando de vivir en el eterno presente 

La tecnología ha venido a tratar de llenar el vacío existencial conectando gente solitaria. que se autodefine como bipolares, pero ese es solo el resultado de una sociedad cambiante sin identidad, fría y abandonada. 

En un mundo lleno de depredadores capitalistas, que han creado la imagen de una vida de falsas necesidades que utilizan la tecnología para dominar al hombre como el hombre hizo con la naturaleza, creando entes inauténticos, ensimismados, antisociales, entes perdidos en causa y propósito, rebajados a mercancía, que se oferta en sitios de citas, resultado de falta de tiempo por una vida estresada, llena de carga laboral que incita a buscar los acuerdos económicos, es una mera cuestión de supervivencia que lleva a la poca implicación profunda en la que siempre se puede oprimir unfollow y fin de la historia.