Pin It

En el 2016, ¿aún existe el amor?

En una de esas mañanas que todos odiamos, me encontraba en un enorme estacionamiento de nombre periférico y a la par que peleaba por llegar a mi destino, mi poco entretenimiento me lo brindaba un programa de radio. La verdad es que no soy “tan exigente” como radioescucha y me gusta mover el dial sin temor a Dios.

Después de cambiar varias veces de frecuencia, me quedé en un programa que exponía uno de esos casos peculiares que abundan en la web. Un señor de 80 años asegura que el amor se ha extinguido. Claro, a primera instancia me dio risa el comentario y hasta se me salió un: —pinche abuelito ocurrente—.

Pero este personaje con más de ocho décadas de experiencia en su ser, argumentaba el porqué de su “tesis”. Comentaba que en estos tiempos el arte del enamoramiento se ha vuelto fácil, hay tantos medios para acercar a las personas que el valor hacia a ellas se está perdiendo y por ende tantas fracturas amorosas. Decía, “es tan fácil encontrar o sustituir hoy a alguien que no hay manera de visualizar un futuro”.

Aquello que comentó el viejito de chusco me pasó a ser interesante. Es cierto, todo cambia conforme pasa el tiempo. La tecnología, nuestra mejor aliada hoy en día, nos ha facilitado todo y sí, también para las cuestiones del amor.

Antes tendrías que hacer de tooooodo para conseguir un número de teléfono, hoy en día buscas en Facebook y si eres hábil en la red, en unos minutos y al costo de un clic, ya estás en “contacto” con cualquier persona. ¡Que fácil! Es más, actualmente al momento de ligar, se pide más el Facebook que el número de teléfono.

Y bueno, del face brincas a sus otras redes, por ejemplo a su Instagram, en donde con sus fotos te terminas de convencer si le entras o no, y si aún —sigues de stalker— quieres ir más a fondo, buscas en sus otras redes para conocer más de esta persona. El paso final y bonus level, sería cuando consigues tener su contacto en WhatsApp. Todo esto, si eres “hábil”, en una semana puedes tener todo el dato y si estás en ligas mayores, en un día.

Aunque bien sabemos que nadie es indispensable, este mecanismo de conocer y estar en contacto con diversas personas de manera inmediata, han convertido a nuestras relaciones en “desechables”. La fractura de cualquier relación está a un sólo clic.

Varias organizaciones e instituciones —y personas celosas— al rededor del globo se han puesto a investigar cuanto ha afectado este fenómeno a diversas parejas y sus estadísticas arrojan que en los últimos 10 años, los índices de infidelidad han aumentado hasta 70 por ciento. Teniendo a los hombres en 60% más infieles que las mujeres.

Los principales causantes de rupturas: WhatsApp y Facebook. Éstos han llegado a causar tanto impacto, que 80% de los juicios de divorcio que llegan a tribunales en México,  se inician con pruebas informáticas como mensajes de texto, correos electrónicos, chats o comunicaciones mediante las redes sociales.

La  infidelidad siempre es un síntoma de un vínculo deteriorado, pero con estas herramientas digitales a la mano romper corazones y andar de pecador, es más fácil que encontrar un bache en esta ciudad. No es pretexto o justificación, pero todos podemos ser víctima o victimarios de infidelidad desde nuestro celular.

Entonces, retomando a lo que comentaba nuestro amigo senil en la radio, ¿aún es posible tener una relación estable en estos tiempos?, ¿es posible aún creer en el AMOR?…  Las famosas redes sociales nos acercan a muchas personas, pero al parecer nos alejan de otros vínculos.

Ustedes, ¿qué opinan?, ¿creen que este fenómeno se pueda contrarrestar?, ¿será por la facilidad de comunicación?, ¿calentura?, ¿aventura?, ¿se extingue el amor o nuestra lealtad?

Y si a ustedes como a Babo ya los torcieron con los “mensajes del Whats App” o con los del inbox, entonces no les queda más que bailar la siguiente rolita y si aún no los cachan… pues “suerte”.

 

Jarquín

Rock ! |@Jarqz |Traveler | #ElHoyoFunky |