Article

Bengala

En grande la primera edición de Tierra Beat

Fotos por Majo Sánchez y Carlos Saín

Despedimos abril con la primera edición del festival Tierra Beat, que pretende concientizar sobre el ambiente y el cuidado adecuado del planeta ubicado en el Parque Bicentenario, dos días de música, reggae, electrónica y rock. La iniciativa fue de la jefa del gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, el secretario de cultura local José Alfonso Suárez del Real y Aguilera y el director general de Grandes Festivales Comunitarios, Argel Gómez Concheiro.

Tierra Beat Fiesta Internacional de Música y Acción Ambiental fue organizado por la Secretaría de Cultura local y la Secretaría del Medio Ambiente para cumplir con tres principales causas: detener el cambio climático, rescatar la Cuenca de México, proteger las especies y apoyar las luchas ambientales.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Cultura Ciudad de México (@culturaciudadmx) el

34 bandas se distribuyeron en los dos días del festival, así como también 90 actividades gratuitas para niños, jóvenes y adultos como teatro, cine, charlas y exposiciones con el fin de exhortar a la ciudadanía para compartir saberes y prácticas sustentables que ayuden a la madre tierra.

En el escenario principal se hizo escuchar desde el reggae con diferentes fusiones de estilos, pasando por cumbia psicodélica hasta llegar al rock, el escenario electrónico prendió con mucho tecno y house.

Día 1

En medio de la calurosa tarde las familias que estaban presentes se acercaron al escenario principal para escuchar a la banda mexicana Vibra Muchá, quienes hicieron gozar a la audiencia con su fusión de reggae, ska y jazz, rolas como “Mi Luz Perfecta” y “La Guanábana” dejaron al público embelesado con la potente voz de la vocal acompañando sus canciones con emotivos mensajes “Debemos amar a la tierra y protegerla”.

Vibra Muchá
Vibra Muchá

La sombra de los arboles ayudaron para disfrutar de Olinka y Macehuali con 15 años de trayectoria y una vibra que hizo gozar a todos e incitó al baile con “La Cumbia de la Dignidad”, invitando a la audiencia a llevar a la práctica iniciativas ambientales ya que todos nos encargamos de cuidar a la tierra.

Llegó Viento Roots desde Monterrey con casi una década haciendo música, trajeron su reggae fusión, “Luis Fernando” y “El Secreto” fueron las más coreadas. Lengualerta tocó “Tonantzin” y cantó por la tierra y la dignidad de nuestros pueblos.

Viento Roots
Viento Roots

Entrando en ambiente y con un mar de gente llegando se hicieron escuchar Los Aguas Aguas de Veracruz, son una banda que fusiona el reggae con muchos ritmos como el son jarocho y el funk, de manera que con tantos sonidos el baile no se hizo esperar, “Damaris” y “La Playa” fueron rolas significativas para el público que no paró de cantar. Bruno García a lado de la banda Sargento García desde Francia, fue de las bandas que también puso al máximo el concierto, con ellos dio inicio el clímax, la fusión de la sala con el hip hop y el reggae, dos momentos perfectos: “Long Time”, “Poetas de Manos”, “Acabar Mal” y un cover de Rubén Blades dedicada para los periodistas “Desaparecidos”.

Sargento García
Sargento García

Casi para culminar la noche y con el jardín lleno en su totalidad, llegó Gondwana desde Chile, atrajo a muchos seguidores, por lo que nos percatamos de que siguen vigentes a pesar de sus cambios de vocalista, siguen siendo de los favoritos del género, aún se corean “Felicidad”, “Dime”, “Armonía de Amor” y “Sabes que es Verdad”, concluyendo con un cover de Bob Marley “Could You Be Loved” con el que no paramos de bailar.

Para cerrar la primera noche de actividades en el escenario principal, llegó desde Inglaterra tan fresca como siempre y con el estilo que solo ella posee, Hollie Cook, quien nos dio la bienvenida a su fiesta, encantada con la energía de los mexicanos, abrió con “Postman” lo que generó una atmósfera de romance con sus baladitas suaves de reggae y una voz que conquista a cualquiera. Nos regaló un recorrido musical de sus discos con rolas como “Shadow Kissing” “Walking in the Sand” y “Tiger Balm”, una noche de cuerpos cansados por el radiante sol que culminó con mucha tranquilidad.

Hollie Cook
Hollie Cook

 

Día 2

El clima parecía favorecido para este día, poco sol y viento dejaron que los asistentes disfrutaran desde temprano a El Shirota, originarios de la ciudad. Sabían a lo que venían, entregaron todo y dejaron más que satisfechos a su audiencia, lograron armar el slam con su clara influencia de Nirvana y rifss distorsionados. Músicos muy enérgicos, sonidos potentes para “Carreta Furacão” una chica tocó el pandero dándole el toque exacto al ritmo, una rola que solo posee dos notas, pero con esas bastó para aumentar la euforia, la cereza del pastel fue Rubén escalando una estructura y dejando su cuerpo y la guitarra al aire, sin lesiones afortunadamente.

El Shirota
El Shirota

Los Mundos de Monterrey siguieron manteniendo el ánimo en la audiencia con sus Ciudades Flotantes, mientras que la rumba llegó con Sonido Gallo Negro, porque de tanto rock también era necesario bailar un mambo, una cumbia y una salsa, y ellos saben muy bien hacer gozar a la raza con el baile. Tambores, teclados, guitarras y metales guapachosos con rolas como “¿Quién Será?”, “Cumbia de Sanación” y “La Danza de los Diablos”.

Entre nubes grises y manos levantadas al cielo en forma de petición a Tlaloc para que no lloviese, sube al escenario Belafonte Sensacional que con sus letras reflejan mágicamente cosas cotidianas y hasta literarias, sus seguidores amaron cada rola de su setlist coreando cada una de ellas como “Convocatoria Para El Destroy”, “No Llores”, desprendidas de su nuevo disco Soy Piedra, la energía de los músicos fue hasta performatica con el vocalista y sus bailes/actuaciones delirantes.

Belafonte Sensacional
Belafonte Sensacional

Desafortunadamente y a pesar de que el clima se estaba comportando, todo se fue abajo por un momento, la organización anunció la cancelación temporal del festival por tormenta eléctrica, ocasionando que muchos asistentes corrieran a refugiarse fuera del parque, sin embargo, después de unos minutos se reanudó aunque empapados esta vez en el escenario de electrónica, importantes DJs se desempeñaban y daban al público la energía que los seguía motivando para bailar en un escenario muy ambientado a manera de festival de pura buena electrónica, entre rave y EDC.

Los mexicanos Metrika y Balcázar, la dupla se acopló perfecto y la química se vio reflejada en sus pistas. La música y el baile no paró en este escenario, seguido de Andy Martin, quien ya ha experimentado un Boiler Room, dieron una noche de techno y house, un poco de jazz y percusiones, y muchos beats que se conjuntaron con los latidos del corazón y el ritmo.

Bengala
Bengala

La noche llegó con Bengala para casi culminar en el escenario rock, el espacio lucía un tanto vacío por la lluvia, aun así los fans no dejaron de cantar, entre sus temas nuevos también tuvimos melancolía recordando sus inicios con rolas como “Carretera”, “Cárcel” y “Miénteme”, el vocalista Diego Suárez se emocionó y dejó a un lado su playerita para seguir cantando eufórico sus temas, causando conmoción.

Hello Seahorse se hizo presente para cerrar Tierra Beat, la banda mexicana deleitó a sus fans con “Me has olvidado” y “El artista” los coros tan peculiares de Denise Gutiérrez resonaron en el lugar atrayendo a más gente para escuchar su rock alternativo, culminaron con “Incendio”, su más reciente sencillo que puso a brincar a todos. En general el festival contó con una buena organización en tiempo y forma, hubo buena distribución de las bandas, dos escenarios: el Tierra Beat y otro de electrónica, y un tercero, el Tierrita Beat para los niños donde disfrutaron de performances, obras teatrales y bandas como Orquesta Basura y Las Hermanas García.

Hello Seahorse!
Hello Seahorse!

El acceso fue totalmente gratuito, pero no se permitió entrar con alimentos ya que dentro hubo foodtruks, además había venta de cerveza y si comprabas tu vaso reciclable por 30 pesos podías recibir agua sin costo que fue muy vital este día por las altas temperaturas, al finalizar, regresabas el vaso y te reembolsaban su costo, asimismo, en la entrada se obsequiaban tubos de ensayo de plástico con el fin de usarlos como ceniceros para no tirar las colillas por doquier, en fin, se llevaron a cabo estas medidas con el fin de reducir la basura y no contaminar el parque.

El baile y la música fueron el principal factor de unión de este festival que, además de la diversidad cultural también exhortó a tomar pequeñas acciones que cambian la forma de disfrutar un festival sin necesidad de generar toneladas de basura, un cambio importante para una ciudad como la nuestra.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Cultura Ciudad de México (@culturaciudadmx) el

Cabe mencionar que, este evento fue inclusivo, invitó a niños y adultos para concientizar sobre los cambios climáticos que sufre el planeta y tratar de cambiar hábitos que la dañen. Fue una buena iniciativa, si bien, el festival logró promover medidas de protección para el ambiente y este fue el sello de distinción del festival, creo que deberían tomarse las mismas ideas para todos los eventos que dejan muchísima basura al terminar y no solo para éste, ojalá que no solo haya sido un festival que generó emoción por ser gratuito y ver a bandas geniales, sino que, además de esto, en cada persona haya surgido esa concientización de ayudar a la pacha mama y esperamos que hayan ediciones posteriores.

389 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail