Pin It

Erotismo, poder e ironía, eso es MASSEDUCTION

Han pasado varios años y Annie Clark ha pasado por  felicidad, tristeza, amor, sexo y muerte, por supuesto ya no es la misma mujer que grabó de Marry me  en 2007  por lo que compararla con la mujer de MASSEDUCTION  es absurdo porque, permítanme decirles, desde hace tiempo han dejado de ser la misma. Pasó de ser una opción más dentro del indie a ser un parteaguas en la música.

No solo porque con MASSEDUCTION haya logrado colocarse en los tops mundiales como uno de los mejores discos de 2017, sino porque en este álbum St. Vincent logró experimentar con nuevos sonidos y con una gran carga de intimidad para seguir sonando a ella misma pero renovada, fresca y poderosa.

st-vincent-press-photo-new-album-cr-Nedda-Afsari-2017-billboard-1548

Este paseo sonoro por uno de los trabajos más personales de Clark comienza con “Hang On Me”, una rola que nos habla sobre un tipo de amor, el que grita, pelea pero no termina tajantemente sino que acaba en gritos y alguien llamando borracho pidiendo disculpas. Un inicio tranquilo para las explosiones  de ironía que siguen.

“Pills”, “Masseduction” y “Sugarboy” son los puntos álgidos del álbum, y donde juega más con sintetizadores y voces pre grabadas con una función casi metalingüistíca, que construyen escenarios donde las personas estamos jodidas. Un mundo donde somos incapaces de funcionar, amar y coger sin ayuda de alguna medicación o de aceptar  el poder y todo el erotismo que vive en nosotros sin culpa.

Por otra parte en “Los Ageless” (sí, cuando lo leí  yo también pensé en eso) escuchamos su guitarra más presente que nunca, sus poderosos riffs suenan mientras critica la cosificación de los cuerpos y el status impuesto (y aceptado) de ser bonitas y eternamente jóvenes. Feminist alert “ON” and we love it.

How can anybody have you and lose you
And not lose their minds, too?

Al igual que en “Los Ageless”, “Savior” tiene una gran carga sexual, desde el riff inicial que recuerda a una porno de los 70’s hasta el discurso que maneja con la onda de role play y el poder ejercido sobre otro en conductas como el sadomasoquismo.

Por su parte en “New York” nos regresa al tono romántico al explorar a la complicidad que implica amar, con un bello piano que acompaña la voz de Clark hasta hacerla explotar con la siguiente frase de entrega máxima…

I have lost a hero
I have lost a friend
But for you, darling
I’d do it all again

Cuando llega el tiempo de “Fear The Future” – rola que le pone nombre al tour mundial que inició el año pasado y en la que suena una guitarra trementa-  todo mundo debería tener un reality check, en ella St. Vincent pide respuestas a un Dios que no contesta y declara lo que muchos -en diferentes contextos, realidades, situaciones y edades- pensamos en estos momentos: el futuro luce aterrador.

El disco termina con “Smoking Section” una melodía que medita  sobre la existencia, en el que nos permite ver a través de ella un momento en la vida en que se permita que todas las cosas ocurran y fluyan porque  nunca, NUNCA es el final.

MASSEDUCTION es sin duda uno de los mejores discos de St Vincent  no solo por su construcción, tanto conceptual como lírica y melódicamente,  sino por hacerlo humano al tocar temas escabrosos de su naturaleza -nuestra naturaleza- en la que conviven contradicciones metafóricas y filosóficas que por sí solas no funcionarían.