43137858_1996066863748204_1788092037485035520_n

Ghetto Kids: de los orígenes en el barrio a su propio festival

Imagen destacada: FB oficial Ghetto Kids 

“Hola Majo, ¿cómo estás?”,  dijo Luis de los Ghetto Kids, mientras me saludaba y platicábamos sobre cómo me había perdido en la Narvarte buscando la dirección en lo que bajaban Alejandro y Pony.

“Oye, no tengo agua pero sí chelas, ¿quieres una?”- preguntó Luis- pensé un poco sobre aceptarla o no y tras una discusión sobre ética profesional, ganas de pistear y que Luis ya tenía la chela que me correspondía en la mano, no me quedó más que responder con un “¡Claro que sí! ¡Muchas gracias!”.

Enseguida bajó Alejandro Estrada aka Chicles, me saludó, prendió un cigarro y como ya estaba en confianza pedí permiso de encender uno también. Bajó Jonathan Torres aka Pony, se sentó frente a mí y en tan solo unos minutos se abrieron las tecates para dar comienzo a la mejor entrevista ever

El ORIGEN

“Aunque salgas del barrio el barrio nunca saldrá de ti”, con esa frase Luis recuerda cómo inició todo en un cuarto de Santo Domingo que medía metro y medio por metro y medio. Durante cuatro años compartieron la vida, el trabajo y“casi, casi la misma cama, porque no había cama, era un sofá” para hacer de su proyecto algo más que una simple intención.

Tras varios años de estar en este medio, los Ghetto Kids aún conservan esa vibra relajada y fuera de poses. Se siente en su beats, en la fiesta que arman, sobre todo por el noble espíritu del barrio que mantienen muy a flor de piel como menciona Pony:

“Creo que el barrio es más que el trip del chacaleo, de drogas, etc. siento que un ghetto y un barrio es una comunidad unida, que se apoyan unos a otros y nosotros tuvimos el apoyo de nuestro barrio. Nuestro barrio nos respalda y eso nos mantiene reales.”

RK: ¿Cómo fue que llegaron a ustedes los ritmos latinos? ¿Por qué no otro género como el house, techno…?

Chicles: La verdad es que desde siempre, justo la otra vez estábamos platicando de nuestras influencias musicales, de prepa por ejemplo,  y hablábamos sobre que en ese tiempo escuchábamos house ,electro house y eso… pero no nos llenaba del todo. Entonces a veces estábamos tocando house, Daft Punk, lo que sea y de repente poníamos “El baile del bíper”. Siempre tenía que estar algo así, siempre tenía que haber esa fusión de géneros y fue siempre por quitar todos esos prejuicios y tabúes que existen sobre las clases sociales. No por escuchar una cumbia eres naco o eres fresa o en lo que te quieran catalogar.

Luis: Yo creo que todos hemos estado en una boda y si suena Daft Punk pues la pasas bien, pero cuando suena el baile del bíper la boda se desborda. Nosotros siempre decíamos “Wey, por qué somos nacos por bailar más y divertirnos más”. Entonces había que quitar ese pedo y llevarlo a las fiestas. Ghetto Kids tiene una personalidad ya muy marcada que nació de mash ups y de demostrar lo que nos rodea.

Pony: Somos muy barrio para los fresas y muy fresas para los barrios. Es la bandera que siempre quisimos llevar como mediadores, creamos la diplomacia entre lo mainstream y lo underground con un sonido propio, con el pop llegando a una nominación al Grammy. Ya sabes ahorita mientras hagas algo  que no encaja,  encajas más.

Luis: Ghetto Kids siempre quiso ser más que un grupo, quisimos ser cultura. No puedes ir por la vida haciendo música sin saber por qué la haces y para qué la haces y nosotros eso siempre lo tuvimos muy claro desde el inicio: queremos hacer música para resaltar la cultura mexicana y no solo mexicana sino de Latinoamérica y muy muy  bandera en alto de que venimos desde abajo  y podemos llegar hasta arriba.

LA NOMINACIÓN AL GRAMMY LATINO

“Que cuente el Luis de esa historia”, dijo Chicles “justo fue hace un año, me acaba de salir ayer en mis recuerdos de FB”. Entre risas, Luis volvió a recordar que en ese entonces todavía vivían en Santo Domingo, la sopa Maruchan era el pan de cada día pero al mismo tiempo, se acercaba el fin del proyecto si no ocurría algo interesante. En ese lapso de tiempo, se mudaron. Su primer día en su nueva casa marco la historia de los Ghetto Kids, preparándolos para una gran noticia.

Luis:  A las 7am  me llamó Happy Colors “Puto, ya levántate cabrón, tú estás nominado al Grammy junto con tus amigos.” No lo creí. Toma dos, a las dos horas  me habla Toy (Selectah), y  me dice “levanta a todos tus compañeros, porque hay una llamada”. Fue cuando nos avisaron que estábamos nominados a los Latin Grammy. Fue un momento emotivo, no lloramos pero sí fue de “para que vean, chavos, tienen potencial, créansela”. El proyecto iba a valer madres ocho meses antes, ni si quiera el año. En diciembre era el deadline del proyecto, como a las dos semanas de ponerlo, nos hacen la invitación al EDC, tocamos ante 15 mil personas cuando nosotros esperábamos mil, dos mil personas y después de esa fecha, Toy se unió al equipo. En ocho meses se vieron los resultados que trabajamos los años anteriores.

Chicles: se le cambió la tierra a la flor, ya no cabíamos en esa maceta y afortunadamente Toy llegó a regar esa jardinera seca.

EL FUTURO ES AHORA, VIEJO

La electrónica, el género urbano y el pop son las tres vertientes que nutren el universo de los Ghetto Kids, que abarca más allá del espectro musical ya que como menciona Luis, ellos quieren crear comunidad.

Estamos creando espacios para los que quieran sumarse a esa comunidad pues se integren no solo en escuchas sino en escenarios, parte de eso es que ya no solo existe Ghetto Kids, existe Happy Colors, está Alan Rosales,  está Chel Maya, existen los Trïp Trïp y  somos los que estamos en este festival.

RK: Justo tocas el tema, la apertura de espacios. Antes todo esto estaba con su boom en las periferias. Estaba Pablito Mix convirtiéndose en el rey del cumbiatón allá en Neza, y ahorita se han abierto espacios en las zonas “más fresitas” ¿Qué opinan sobre esta apertura?

Pony: Era cuestión de tiempo, sabes…

Luis: Nada que fue de tiempo…fue impulsada

Chicles: y hay que decirlo, ¡FUE POR NOSOTROS!

Luis: Seamos realistas, qué chingón que el género urbano esté en potencia, pero nos costó un chingo. La verdad es que antes weyes de Neza no tenían interés en tocar en lugares de la Roma, la Condesa o la Juárez, y nosotros como GK, sí. O sea siempre fue de que tocamos aquí en Muzquiz, o en Santo Domingo, Acoxpa, pero en qué momento vamos a llegar a un  foro que ya da retribución monetaria y pues fue de sobres wey, hay que meterlo a la zona y Ghetto Kids, desde hace cuatro años que toca en Caradura, Pata Negra, El Imperial (rip), Artic Bar, el Bahía Bar. Fue de que vamos a conquistar esa zona…antes de que Pablito, Uzielito o Perreo Pesado, antes de todos ellos que ya dominan la zona, los primeros en invertir, porque al final es una inversión monetaria, fuimos nosotros y ahora lo  trasladamos a formato festival.

“Es momento  de decirlo: Ghetto Kids, fueron los cabrones que crearon esta movilidad y aceptación dentro de la high class de los ritmos urbanos, antes que N.A.A.F.I. antes del que me digas… nosotros.”

Pony: nosotros fuimos el huevo de la gallina.

gk

Ghetto Kids & Friends

Tras colaboraciones y apariciones en festivales de la talla del Flow Fest o el Cabuland. Los GK se lanzaron a armar su propio festival, con sus propios recursos y sus propias reglas. Una de ellas es que el evento es para toda las edades y está pensado para atrapar, sí un target específico pero incluyente.

Luis: Ghetto Kids no pertenece en su totalidad al género urbano, crea un universo por completo en el cual existen tres ramas del género, lo electrónico, lo urbano y el pop. Este festival fue pensado para un público exacto para una comunidad que tenga de nicho exacto. No precisamente deben ser reguetoneros, traperos sino que  se integren este universo de los Ghetto Kids  y sean GhettoKidliebers.

El cartel está compuesto por un line up perfecto para una noche de perreo, desde Alan Rosales y Happy Colors  y Los Dutis, hasta las nuevas integraciones al cartel como Uzielito Mix y Mawbb.

RK ¿Cómo fue que armaron la curaduría?

Luis: La curaduría del festival es familia, rescato lo que dice Pony, el barrio no son las drogas, el chacaleo, sino  es la familia el apoyo. Algo bien padre que sucede en el barrio es que si en la esquina están asaltando a alguien o sucede algo, el vecino de la cuadra sale a tirar esquina ¿no?. Entonces es lo que nosotros queremos reflejar. Por ejemplo, Alan Rosales para nosotros es más que un amigo es parte de nuestra familia, socio inclusive. Hemos crecido junto con él estos cinco años el dentro del ámbito del tribal, el reguetón de cumbiatón, pero cuando vino y se sentó con nosotros pues ha  colaborado  en canciones como “Ella”, “Incondicional”. Alan Rosales más que un artista más es una parte muy importante de este festival  que sin ayuda de él no lo habríamos logrado. Casi no lo contamos pero es uno de nuestros mejores amigos. *Inserte emoji de corazón con brillitos*

RK: Bueno, ahorita están en el punto de no retorno. Ya fueron nominados a un premio choncho y están a unos días de vivir su propio festival ¿Cómo definirían a los Ghetto Kids en tres palabras?  

Pony: Pues pueden ser dos: potencial musical. Porque desde que empezó el proyecto hemos sido independientes.  Afortunadamente ahora tenemos el apoyo de Toy,  como manager pero es un manager freelance, sabes. Y siempre hemos estado arriesgando por propuestas nuevas, así como nos hemos estado arriesgando en crear Ghetto Kids, ahora Fabrika se  arriesga en impulsar talentos emergentes y proyectos que pueden tener un lugar en la escena musical. Yo creo que somos potencia musical  porque hace seis años impulsamos todo es rollos de lo urbano, hace un año fuimos los primeros mexicanos en ser nominados a un Latin Grammy en la categoría “mejor canción urbana” y este año somos el primer grupo que arriesga todo para hacer un festival de nuestra propia bolsa. Eso para mí es potencia, es muy chido que generemos empleos, expectativas para los morros. Somos conciencia, inspiración y disciplina.

Chicles: Es que lo acaba de decir todo Pony, pero sí, es disciplina, constancia, es una responsabilidad social, responsabilidad de nuestras vidas también. Lo abarcó bastante bien Pony.

Luis: Pues sí, yo creo que hay que sumarle, familia, amistad y sobretodo buena vibra, nos encanta un chingo ser cotorros

Chicles: no nos encanta, nos mama

Al grito de esquereee, el Ghetto Kids & Friends pinta para ser una muy buena primer edición ya que no solo se preocupa por ofrecer la experiencia que genera un festival sino por elevar el espectro musical para crear comunidad y cultura.

Así que prepárate para este 17 de noviembre en SALA que los Ghetto Kids te esperan para hacerte bailar TODA LA NOCHE. El evento es para todas las edades y los boletos los puedes conseguir a través de Ticketmaster. Si no quieres pagar cargo extra, sigue a los GK en sus redes, andan visitando diferentes spots de la CDMX para venderte tickets personalmente, como los buenos muchachos que son.

44530606_2020466741308216_7267253186463793152_n

 

 

 

 

323 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail