Pin It

Kinky, nada vale más que su nuevo disco…¿o sí?

Pensemos en 2014, sorprendiéndonos porque Kinky estaba a punto de lanzar un MTV Unplugged, y nos preguntábamos cómo iba a sonar, si nos iba a gustar, cómo había sido posible transformar sus canciones al estilo de un desenchufado… en fin, una incertidumbre sonora que se repitió este año porque, nunca nos pusimos a pensar qué iba a pasar con el próximo disco de estudio después de involucrarse en toda la revolución que significa el Unplugged en la vida de una banda. Y a pesar de lo poco o la nada que sabíamos, escuchamos Nada Vale Más que Tú sin hipótesis alguna de lo que vendría.

Revisamos el tracklist; a primera vista los nombres de las canciones parecían lo que regularmente Kinky haría, espera, ¿Pepe Aguilar?, la travesía tenía que empezar ahí, con “Charro Negro” y encontramos a un Gil Cerezo con efectos poco novedosos en la voz, un sonido electrónico exagerado, una letra divertida pero repetitiva y definitivamente; ganas de que la participación de Pepe Aguilar fuera más significativa.

coverkinky_4977_640x

Justin Moshkevich (Ingeniero de sonido) también tuvo que ver en “Charro Negro” y en otras cinco más, de las diez canciones que son en total, así que optamos con seguir con las que tenían su participación y escogimos “Pastillas” donde Adrián Dárgelos de Babasónicos hace una aparición notable, y la canción en general es un retorno al Kinky habitual; letras con historia, sonidos cero forzados y una guitarra acústica justo antes del climax. El aleatorio no estaba activado y comenzó “Nación”, un tema que definitivamente quisimos nunca haber escuchado; la música es muy buena pero los coros nos hicieron odiarla.

Contrario a lo anterior, llega “Fly” con la colaboración de MLKMN (Milkman) y son, sin duda alguna los casi cuatro mejores minutos que contiene Nada Vale Más que Tú, no es en ningún aspecto lo alguna vez pudimos haber imaginado de Kinky, pero bueno, muchas otras cosas tampoco lo son. A nuestras favoritas le sumamos “Qué Calor” con Jarina de Marco, con un sonido más natural y una voz femenina que nos hace querer bailar YA.

Y al fin, la sexta y última canción donde se involucra el peruano Justin Moshkevich es “Un Peso”, otra de las pocas que nos recuerda levemente a lo antaño y la que le da sentido a la portada y al nombre del disco, repitiendo “nada vale más que tú” incansablemente en los coros.

Kinky - Nada Vale Más Que Tú 2017

En las restantes cuatro canciones colabora Tony Hoffer, otro Ingeniero de sonido que hace de “Te Vas”, quizá la que más nos recuerda a lo que Kinky nos tiene acostumbrados, y casi como si fuera su continuación o segunda parte “Desaparecer” nos sorprende con lo que pensaríamos es solo un intro pero termina siendo una constante con pequeñas intervenciones de Gil. “Loco”  parece que nos va a encantar pero se convierte en otra decepción cuando el ritmo se torna en lo que parece ser una canción de telenovela a cargo de Enrique Iglesias, casi hasta con coreografía.

Después de sorprendernos por Pepe Aguilar, la segunda grata sorpresa era Mariel Mariel con “Acento en la U” pero decidimos escucharla al último y es por completo una joya que morimos por oír en vivo.

Repetimos el disco una, y otra, y otra vez; nos perdimos tratando de digerirlo y adaptarnos a lo que sabemos, es Kinky, pero que no podíamos entender al 100% y es importante aclarar; nunca lo vamos a hacer, cualquier punto de vista ajeno a las mentes que crearon el CD (este o cualquier otro), siempre va a ser superficial y tal vez, bastante lejano a lo que la banda busca proyectar.

Juzguen ustedes mismos.

Erika Rodriguez

Quiero una banda pero no sé tocar nada.