Article

Mayday_BrendaArriaga11

La era emo regresó con Mayday Parade y The Maine

Fotografías: Brenda Arriaga

El pasado 22 de junio, El Plaza Condesa albergó a cientos de personas listas para el gran concierto de más de tres horas de las bandas estadounidenses Mayday Parade y The Maine a las cuales, la banda mexicana, Say Ocean, tuvo el honor de abrirles.

Mayday_BrendaArriaga1

Desde las siete de la noche la gente se amontonaba para alcanzar el mejor lugar; la emoción se sentía desde la fila y adentro sólo aumentaba. Primero fue el turno de Say Ocean, que fue bien recibido por la gente que coreaba sus canciones “Amnesia” y “Primer Lugar” desde el comienzo. La banda se veía feliz y emocionada de estar ahí y poder abrirles a dos grupos muy esperados y queridos en nuestro país desde hace algunos años.

Muy puntuales, justo a las ocho de la noche, entre gritos y aplausos, fue el turno de Mayday Parade de tomar el escenario y sin duda, traerle recuerdos a muchos de los presentes. Empezando con canciones tan resonantes como “Never Sure”, primera canción de su último álbum, “Jersey” e “It’s Hard to Be Religious When Certain People Are Never Incinerated by Bolts of Lightning”, su presencia fue innegable. A esto hay que agregarle las palabras que Derek Sanders compartía con el público y que movían a todos, por ejemplo, cuando dijo que no importaba la edad que tenga, él siempre será un emo kid. Probablemente muchos de allí se sintieron totalmente identificados con esto, ya que, seamos sinceros, en el fondo muchos de nosotros seguimos siendo niños emo.

Mayday_BrendaArriaga9

El poder de la banda no paró, los integrantes se movían de un lado al otro, aunque Alex se notaba un poco más serio sobre el escenario, y aún así, pareciera que tienen la misma energía que cuando eran unos adolescentes. El público seguía su ánimo de cerca, especialmente cuando sonaron “Jamie All Over” y el gran cover que hicieron de “Somebody That I Used to Know”. Con un gran setlist lleno de nostalgia, y de canciones que casi te hacían llorar (o tal vez alguien sí lloró) como “Miserable At Best”, que tocaron en piano, y concluyeron con “Oh Well, Oh Well”, con la que nos volvimos locos y pedíamos que no acabara.

Mayday_BrendaArriaga8

Pero no acabó del todo. Posteriormente, salió The Maine al escenario, después de seis años de no presentarse en nuestro país. Abrieron con “Numb Without You”, con la que sacaron un lado más rockero que emo. Pero algo que se mantuvo al tope, desde el inicio del concierto, fue la energía. El Plaza Condesa parecía reventar con la música, los gritos y los saltos de todos, desde el público hasta la banda y especialmente John O’Callaghan, quien se veía extasiado de estar allí; compartía muchas frases con el público, incluso en español, y la emoción fue tanta que al final bajó del escenario para subirse a la barrera de protección y poder estar más cerca de la gente, que lo acogió increíblemente.

TheMaine_BrendaArriaga11

Otra de las sorpresas del concierto fue la presencia de Halsey, quien disfrutó, cantó y bailó cada canción de las tres bandas, mientras muchas personas que la reconocieron se acercaban a ella para saludarla o pedirle una foto.

Con temas como “Diet Soda Society”, “How Do You Feel?”, “Broken Parts” y “Slip the Noose”, esta banda dejó en claro que sus conciertos son para disfrutar y que lo podemos lograr sin necesidad de usar el celular y que seguirán ofreciendo eventos de tan buena calidad, como lo fue este. Después de 15 canciones y más de una hora sobre el escenario, terminaron su presentación con “Another Night on Mars”, y se despidieron de su público que, aunque ya había estado allí tres horas, pedían más música.

TheMaine_BrendaArriaga15

Aunque su presentación no se pudo alargar más, la gente se veía feliz de haber presenciado poco más de tres horas de música increíble que jugaba con nuestra nostalgia y nos recordaba que esa moda de ser emo se quedó dentro de muchos de nosotros sin importar cuánto tiempo haya pasado, y eso, lo agradecemos.

 

592 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail