Article

Foto tomada de Facebook oficial de Orville Peck

La música de la comunidad LGBT+ no solo es pop

Imagen destacada: Facebook Oficial Orville Peck

TXT: José Curda y Ma. José Sánchez

Dentro de la comunidad LGBT+ existe una centralización que no solo generaliza y estandariza conductas y formas de expresión en hombres homosexuales, sino que eclipsa las demás orientaciones sexuales que forman la comunidad, convirtiendo a la G del acrónimo, el gran foco de atención en toda la comunidad.

“Música gay”, “ropa gay”, “películas gay”, quizá el primer error al entender a la comunidad LGBT+ es considerar que está formada única y exclusivamente por hombres homosexuales, quizá sea por el marketing o quizá por el patriarcado y el machismo de la sociedad, pero  la palabra GAY se ha convertido erróneamente en el sinónimo de LGBT+ y como es 2020,  es tiempo de  normalizar la diversidad que tanto promovemos año con año en el #Pride.

Tal vez si lo ves desde afuera te resulte inadvertido y tal vez sea irrelevante, pero las historias más visibilizadas -y normalizadas- de la comunidad LGBT+ están fuertemente marcadas por soundtracks compuestos por canciones de Madonna, Lady Gaga, Cher…y si quieres que lo tropizalice: Paulina Rubio y  Thalía, que si bien en su tiempo fueron   voces e íconos estandartes de la comunidad  gay, con el tiempo han logrado generalizar una etiqueta muy superficial sobre la música y el arte que se genera dentro la comunidad.

Ojo  con esto NO  quiero restar importancia a las divas del pop que nos dieron patria LGBT+, sin duda su papel es importante en nuestra historia, pero es tiempo de ampliar los horizontes y romper con los clichés que se han vuelto algo rancios dentro de la comunidad y así abrir la puerta a las nuevas diversidades que buscan crear -y exigir- su  propio espacio y relevancia.

Descentralizar la comunidad  LGBT+ es parte de los nuevos retos en los próximos años, y con ello es necesario prestar atención a nuevas expresiones artísticas que surgen fueran de los estándares ya conocidos. Pero, ¿cómo son las formas de expresión en la periferias de la comunidad? Hay que alumbrar estas nuevas caras que luchan no solo contra la discriminación sino con la misma homonormatividad de la comunidad LGBT+.

De aquellos lugares poco iluminados surgen artistas que se abren paso con luz propia y dan voz a movimientos y nuevas expresiones necesarias para que un arcoiris tenga más colores, luminosidad o textura.

Luisa Almaguer

En México han surgido artistas como Luisa Almaguer, cantante trans de la CDMX, que con una voz potente y escritos bien estructurados relata parte de lo que vive día a día desde su propio lugar en la historia. Acompañada de guitarras sintetizadas y melancólicos coros a lo largo de sus composiciones, Luisa da esencia a su último lanzamiento musical “Mataronomatar”.

La bruja de Texcoco

Originaria de la CDMX pero renacida por un chamán en el Estado de México, Octavio Mendoza mejor conocida como La bruja de Texcoco se autorepresenta y encuentra en composiciones inspiradas en huapangos, regional mexicano y hasta toques prehispánicos. Una mujer con barba que acompañada de un violín, es amante de la transfeminidad y  de la tradición mexicana, quien el año pasado  tuvo su último lanzamiento discográfico titulado “De brujas, peteneras y chachalacas”.

Mykki Blanco

De California, E.U.A. Michael David Quattlebaum Jr. a.k.a. Mykki Blanco es un rapper abiertamente gay, negro y VIH postivo que a través de la rima cruda recrea las ironías de un mundo cruel con un show en vivo cargado de performance y travestismo.  Mykki Blanco es identificado como creador de rap queer, desde sus inicios en el 2012 hasta su último lanzamiento de este año “You Will Find it”,  ha buscado a través de sus letras hablar de la homosexualidad lejos de esos adornos del estereotipo del buen gay

También la música country tiene exponente LGBT+, y lo encuentra en el canadiense enmascarado, Orville Peck quien el año pasado lanzó su reciente producción musical titulada Pony, donde  se puede encontrar una dedicatoria dirigida a todas aquellas personas o miembros de la comunidad LGBT+ que actúan el rodeos y ranchos de Norte América, escrito al final del video musical “Queen of the rodeo”.

Así podemos encontrar diferentes personajes y personas  que se encuentran fuera del centro artístico de la comunidad LGBT mexicana e internacional. Seres imperfectos que se encuentran fuera del los estándares de la  heteronorma homosexual, expresan y crean nuevos caminos para aquellos que aún no encuentran su lugar. Gracias a estos talentos que no siguieron las normas y hacen de este arcoiris un espectro más amplio.

Pertenecer a la comunidad LGBT+ es una lucha constante en un mundo visiblemente intolerante, se debe seguir luchando por las siguientes generaciones y sus libertades, demos espacio a nuevas formas y hagamos visible las otras letras de la comunidad, con respeto y amor abramos nuestras mentes del egoísmo que se ha centrado en la G de la LGBTTTIQA.

874 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail