Article

Lejos de la playa pero con Caloncho

Fotos por: Brenda Arriaga

Vuela los cielos, nada los mares.  Conoce a Bob Marley, disfruta el instante.” Julia (Lullaby), Caloncho

En el mundo existimos más de 7mil millones de seres humanos. En México; somos aproximadamente 120 millones de personas utilizando recursos naturales todos y cada uno de nuestros días.

La vida urbana realmente no es fácil; hay estudios que revelan que los infortunados que pasan su existencia en la ciudad, son más propensos a desarrollar trastornos mentales y sufrir cuestiones severas de estrés.

Es por eso que, la música con sonsete de playa, distención y guitarra que agrada, siempre se tiene que aprovechar.  Caloncho y sus canciones están hechas para, aparentemente, llevarnos al mar y nunca regresar a la ciudad, como lo canta en “Palmar”.

La situación especial actualmente es encontrar sonoridad en todo ambiente. La música de Caloncho siempre es para deleite.  Oscar Alfonso Castro nació en Obregón, Sonora, pero desde muy pequeño se fue a vivir a Guadalajara, no vive en la playa, pero sus sonidos están influenciados por la buena onda del reggae y Bob Marley.

“Creo que, tengo como que un filtro de lo que me gustó escuchar mucho tiempo que es reggae y al parecer se me quedó pegado y pasa a través de eso. (…) Bob Marley tiene un mensaje de paz bien cabrón y de razón; todo lo razonaba tan sencillo y primitivo que me parecía genial.”

Caloncho_Brenda3

En un día de intenso Sol en la capital pero con suficiente aire entrando por la ventana, fluyó la conversación con Caloncho. La amabilidad del músico tapatío es coherente con su sonido.

La historia musical de este cantante sonorense, comenzó desde que era muy pequeño y tocaba la guitarra en la rondalla de la primaria. Ahí fue donde aprendió lo básico: círculos, acordes, armonías, etc; pero el instrumento de cuerdas, en ese momento, no era lo ideal para Caloncho.

Jean Paul Sartre, un escritor francés de principios del siglo XX, escribió que cada hombre debe inventar su camino, y Caloncho, aún sin estar consciente de ello, trazó su destino; insistió en tocar batería y así de forma casual, -porque era su maestro en clase extra académica de la prepa-, conoció a Siddhartha.

“Siempre quise una batería, pero la cagué porque también dije: quiero una guitarra eléctrica. Así que un tío, hermano de mi mamá, me regaló una guitarra eléctrica que era su guitarra de morro; le di 2 o 3 tocadas y la dejé, entonces de la batería siempre me dijeron ‘nel’.  Y ya más grande, cuando entré a la prepa me metí a clases de batería, con Siddhartha que era mi profe y ahí si me clavé, era lo que más me gustaba hacer y me puse a estudiar y todas las tardes tocaba hasta que me callaban”.

La naturaleza rítmica-buena onda de los dos músicos tapatíos se fusionó a la perfección y Siddhartha fungió como productor del primer EP de Caloncho: Fruta.

“Se iba a llamar Pezón de fruta, porque tiene un poco de lo erótico y de la fruta que pues, ya estaba clavado con el tema, pero fruta es más para todos. (…)De antemano, estaba ya obsesionado con este pedo, y viene también de la parte de Bob Marley; estos weyes, consumían muy poca  azúcar porque fue una industria que los mantuvo como esclavos y bajo condiciones de trabajo no favorables por mucho tiempo, por lo tanto, la fuente de energía que ellos tienen es otra; fruta, precisamente. Entonces, desde ahí me puse a trippear en este sentido de que son objetos super valiosos que no los tenemos en ese concepto hoy día. Y, por otro lado, está precisamente “Pezon de fruta” que es un personaje de un libro con una historia bien chingona y rica. El libro se llama El corazón de piedra verde, es un best seller de finales de los 70, que me recomendó mi mamá y se me hizo muy sabio en el sentido erótico atractivo y pues…ya, decidí Fruta

Caloncho_Brenda1

Caloncho tiene consonancia, sus composiciones logran sonidos que, oídos simultáneamente, producen efecto agradable; la primera canción que escribió fue “Chupetazos”; después llegaron “Palmar”, “Julia” y “Pasa el tiempo”; las cuales forman parte de Fruta, y que junto con “La Chora” provocan 15 minutos de, aún no culminado placer.

“Falta que lo complete, se va a llamar Fruta vol.2  y es el mismo ente, simplemente, con más canciones para convertirlo en un LP y cerrar el ciclo de esta primera fase. Sale en octubre y va a incluir las 5 de Fruta, canciones nuevas, otras de las que ya estoy tocando hoy día pero no me ha dado tiempo de grabar y van a quedar bien bonitas”

Desde el inicio de la entrevista, que duró poco más de 20 minutos, Caloncho, despeinado, ya había demostrado que su particularidad es ser natural. Fruta lo ha llevado a tener grandes y placenteras presentaciones en donde él, Abraham en las percusiones y Dextr en el bajo demuestran los dulces sabores de sus canciones.

Abraham, quien también es baterista de Technicolor Fabrics, -a quienes también produce Siddhartha-,  se unió a la guitarra de Caloncho hace más de un año.  “Yo (Caloncho) tocaba el bongo y los contratiempos y tenía las secuencias acá y tocaba la lira, era como barman; entonces acá le daba click (chk) y empezábamos a tocar. Ese wey traía el bass”.

La situación del dueto era complicada; muchos instrumentos y pocas manos pero pronto llegó Dextr, quien es amigo de su hermano menor, para arreglar la situación.

Caloncho_Brenda4

La energía, el sabor de Fruta, las canciones de fácil disfrute y los instrumentos de estos 3 músicos, han armonizado festivales como el Vive Latino y el RMX, en Guadalajara.  El próximo domingo 7 de septiembre estarán en el Monterrey City Fest y el 18 de septiembre la fructuosa melodía de Caloncho contagiará al público del uruguayo Jorge Drexler en el Metropolitan.

“Estoy nervioso, es otro de los retos del año. No es mi show ni nada, pero cada vez que lo escucho más y más entiendo su genialidad y pues, es un ícono, es increíble lo que hace. Entonces, es un gran honor y estoy muy emocionado”.

Caloncho alguna vez pensó estudiar arquitectura, tiene 27 años; fue skate más de 6, le gusta la interacción positiva y la coexistencia pero también la fiesta, vive en Guadalajara y escribió “Palmar”, “Chupetazos”, y “Pasa el tiempo” para la misma morra.  El 10 de diciembre va a presentar Fruta Vol. 2 en el Lunario del Auditorio Nacional y si tus oídos aún no han sido testigos de la mezcla romántica-armónica-frutal del alumno de Siddhartha, será buen momento para que te dejes llevar y vayas simplemente a disfrutar; Caloncho tiene toda la onda musical.

 

1641 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail