Article

Lng_SHT_1

LNG/SHT: foro lleno y show atípico en el Metropolitan

Fotos: Cortesía OCESA/César Vicuña

Aunque parece difícil encontrar una explicación de cómo, en tan poco tiempo, LNG/SHT pasó de tocar en el extinto Imperial, el Lunario y el Plaza, al Teatro Metropolitan, en realidad no lo es tanto. Si algo tiene Gastón Espinosa a.k.a LNG/SHT (además de valor para hacer lo que quiere) es que ha sabido aprovechar las herramientas para potenciar su imagen. El exhaustivo marketing en redes y plataformas, sumado al branding, lo han convertido en un #rapero—influencer—standupero, sin mucha profundidad, sin ningún discurso transgresor, pero (eso sí) con mucho éxito en una escena rapera de gorra y playeras holgadas en expansión. Por eso el mérito. Por eso su presentación del 21 de septiembre fue sold out en uno de los recintos más importantes de la capital.

Lng_SHT_2

La rola inicial, “Metro”, fue de los momentos más emotivos de la noche. La canción habla del gran paso de tocar en el metro (con un “pinche iPod”) hasta el Metropolitan. Con banda incluida (guitarra, bajo, batería, teclado y hasta tres violínes) y su inseparable DJ Cat Scratcho (su hermano de otra madre), el rapero originario de Cancún encendió una velada que estuvo llena de sorpresas. “Estamos viviendo el sueño”, cantó un par de veces LNG/SHT. Y se sentía. Su emoción por ser el “primer wey de su barrio en pisar ese escenario” era evidente. De inmediato desapareció la banda y el show regresó a lo que Cat y LNG/SHT saben hacer: bases y rap. Así, vinieron otro par de canciones, recibidas con emoción por los asistentes que, en su gran mayoría, se veían contentos.

Lng_SHT

Entre las rolas que LNG/SHT cantó, están: “Muchacha I”, “Manzana-Piña”, “Les juro que sí llego”, “No voy a salir de casa”, “Ataúd”, “¿Quén  Pompó?”, … Casi todas las canciones eran coreadas por los fans. Hasta se dio tiempo de presentar su nuevo sencillo “Caja De Madera”, una canción que le dedica a su vieja guitarra y que, la verdad, es una de sus rolas más maduras a la fecha. Entre sus invitados estuvieron:  Sabino, Elsa y Elmar, Galaxia cero (compuesto por cinco raperos que están por sacar su primer EP), y hasta le dio tiempo de bromear con Chavo, guitarrista de la mítica y extinta Austin Tv y de la cual alguna vez LNG/SHT dijo ser el vocalista. El público se veía muy feliz. Saben para qué han pagado el boleto; sí, para cantar, mover los brazos, pero también para divertirse con las ocurrencias, chistes y valemadrismo del rapero.

El show fue todo, menos típico. Bueno, para las presentaciones que se acostumbran en ese recinto. LNG/SHT lo sabía; la broma recurrente fue precisamente la idea de reapropiarse del “teatro” y montar un show híbrido que fuera más allá de lo estrictamente musical. Lo que se dice de sus espectáculos es cierto. Hay momentos de stand up (ambiguo, por cierto, donde ni se defiende ni ataca a los que lo llaman vendido por haber firmado contrato con Universal), momentos de mucho valeverguismo (donde hasta se quita los pantalones sin ningún propósito), largos sketches sobre la preparación del show proyectados en la pantalla, y el juego hasta el absurdo con la idea del teatro, llenando el escenario con bustos, columnas griegas, o la doble máscara. En fin, una serie de elementos, muchos de ellos de mal gusto, que solo buscaban entretener.

Lng_SHT_7

LNG/SHT demostró que ser rapero no es sinónimo de ser antisistema.  Lo de LNG/SHT es más bien un rap personal, (muy superficial, para mi gusto), que cuenta historias de fiestas, de ligues, de la vida cotidiana, pero que no busca ahondar en ninguna reflexión profunda. Por eso, aunque use playeras de Black Flag o los Misfists, y recicle algunos discursos libertarios contra la iglesia, contra el trabajo o a favor de la salud mental, su rap es más bien aburguesado, lejos de ser eso que él autodenomina “Hip Hop para punk rockers”. Lo único punk de LNG/SHT quizás sean precisamente ese “valemadrismo” y esa absoluta falta de seriedad con la que aborda los temas. Al final, su estilo mediático está más cercano a ese punk acartonado de masas de los Sex Pistols que al de The Clash.

Como fenómeno de masas, representa el anhelo de fama, dinero e influencia de millenials y centennials por igual. El caso de LNG/SHT es particular. Tras ejercer 10 años la carrera de leyes, lo dejó todo para dedicarse a lo que le gusta. ¿Qué no es eso lo que la mayoría quiere? ¿Dejar la condición godinez y, de un día a otro, alcanzar la fama? Al final, bien dicen que la moda es lo que acomoda, y vaya que le sienta bien a muchísima gente: su sold out habla por sí solo.

1024 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail