Los Esquizitos y la eterna salida musical

—La música es algo sagrado. Es la historia de mi vida.

Esta reflexión llegó luego de una charla muy plácida y extrañamente familiar. No se me mal entienda: Alex “El Tío” Fernández, guitarrista (entre otras proyectos) de Los Esquizitos tiene la capacidad extraordinaria de establecer vínculos inmediatos con la gente con la que apenas conoce. Lejos de todos los formalismos que exigen los negocios periodístico y musical, Alex habla como si en algún momento en el pasado ya hubiéramos coincidido. Y yo creo que sí: por lo menos estuve en contacto con una de las bandas más jocosas, extenuantes, divertidas y sui géneris que México dio a los finales de los 90. Me permitiré lanzar algunas y merecidas flores a los cuatro integrantes: Brisa Vázquez, Uili Damage, Nacho Desforden y el buen Alex.

“Yo no sé lo que hemos logrado pero estoy orgulloso de lo que hemos creado. No voy por ahí sintiéndome la gran cosa; y si marcamos o no tendencia, los que lo han dicho son los medios de comunicación”, responde Alex ante el panorama que le expongo: el haber traído el surf y el concepto de la máscara de luchador que bandas como Los Elásticos o Sr. Bikini continuaron. Para ser honestos sólo fue una canción de este género la que Los Esquizitos puso en su álbum debut (Los Esquizitos, 1998). Lo demás vino antes, cuando Uili y Nacho tenían su programa en Radio Bestia, cuando la radio podía ser la exponente de propuestas innovadoras, por más incómodas o simples que pudieran parecer.

Resultado de imagen para Los Esquizitos
De izquierda a derecha: Uili, Brisa, Alex y Nacho.

Quizá lo demás fue por inherencia. La maldición de ser el primero es la obligación de dejar un legado y ser un referente, se quiera o no. Podría parecer curioso, pues en Surf o Tronar (un documental realizado por Marie Benito en 2009) Nacho menciona estar arrepentido por usar una máscara de luchador una vez en vivo y plasmarlo en la portada de su álbum debut. Ahora Alex lo explica con comicidad: “Es un decir: es como cuando tu amigo que no tomaba es más borracho que tú por tu culpa. Es similar a la expresión ‘he creado a un monstruo’, pero no más”. A él no le preocupa en absoluto, es común ver a vendedores de máscaras a las afueras de alguno de sus conciertos. Sólo se preocupa por tocar y pasarla bien. Y llama a que la gente también lo haga. Otra explicación es un juego ante la postura del músico como artista, pues:

Imagínate a un artista sin ego, qué hueva.

Pero el tiempo ha pasado y no fue en vano. Lejos de los roces que Los Esquizitos sufrió a lo largo de los años por reacomodos y la conformación de otros proyectos, los cuatro integrantes originales se encontraron con la nostalgia que la música también provoca. Uili lo explica como un grupo de jugadores de dominó: aquellos que se juntan para jugar pero lo importante no es el dominó, sino jugar juntos. Alex explica que pese a que la han pasado bien, es complicado: los ensayos no son tan frecuentes, de entrada por la lejanía de la residencia actual de Nacho. Pero algo les ha mantenido juntos y eso es la buena vibra, la amistad y la nostalgia.

De cierta manera es bueno: la costumbre genera incomodidad y hartazgo. Ahora hay experiencia y madurez: es notable que para que las cosas funcionen se deben dosificar. Esta suerte de casualidades ha hecho coincidir a los cuatro Esquizitos de nuevo en los escenarios y a los estudios de grabación. El sábado 21 de abril en la Capilla de los Muertos el nuevo EP verá la luz: Por favor, Calmantes, producido por Chez Nobody Records. Manteles largos y todos bienvenidos. Viejos éxitos y nuevos amigos. Pero, ¿qué es lo que hace tan especial a Los Esquizitos?, ¿cuál es su motivo?

—Ser siempre una salida. No contentarse con lo que hay—, responde Alex

430 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail