Pin It
mago-de-oz-mxico

Mägo de Oz: ni éxito ni fracaso, solo constancia y dedicación

Fotografía: Página Oficial de Facebook de Mago de Oz

Mägo de Oz y la Orquesta Sinfónica de México preparan el Diabulus In Opera, un concierto muy especial, en el cual harán una fusión de los temas de la banda con música clásica. El evento será el próximo 6 de mayo de 2017 en la Arena Ciudad de México.

Txus di Fellato como fundador de la banda es la historia de la misma. Sin duda es la fuente principal para conocer algo relacionado con Mägo de Oz. Revista Kuadro se juntó con Txus  para saber un poco más de éste gran concierto, también aprovechamos para hacerle algunas preguntas sobre la primera presentación que Mägo de Oz tuvo en México, acerca de la transición de la banda en los escenarios y finalmente, el ávido lector nos recomendó un libro.

txus mago de oz

El Diabulus In Opera se grabará  en CD + DVD y se lanzará en 2018 para celebrar los 30 años de la banda. Nunca han grabado algo en México así que de esta manera, Txus comenta, saldarán una deuda pendiente que tienen con sus seguidores mexicanos.

De una de las composiciones favoritas que Txus ha hecho (”Diabulus In Musica”) toma la idea para darle el nombre a éste concierto. El diabulus in musica o tritono es un acorde musical prohibido en la Edad Media, consideraban estaba maldito y se creía que con ese acorde podías invocar al diablo. Mägo de Oz ha recibido muchas críticas por parte de la iglesia católica, los consideran ”satánicos” y qué mejor que el diablo esté en la ópera, asegura Txus.

El grupo lleva ideando un concierto con orquesta desde hace 10 años y finalmente comenzaron con la realización de lo que Txus considera, es un sueño. Han pasado 5 meses de ensayos bajo los arreglos de la directora de orquesta y soprano Pilar Jurado.

Sobre Pilar Jurado, Txus nos dijo que la conoció cuando necesitaba una cantante soprano para un tema y Mohamed (violinista), como el músico clásico de la banda se la presentó. A partir de ahí han sido amigos. Al comentarle a Pilar sobre el concierto con la Orquesta Sinfónica de México inmediatamente aceptó en ser la directora de orquesta. Txus nos platicó que a ella le encanta también experimentar con la música, salir de su zona de confort para trabajar con rock, es muy diversa, puede ir y venir de un mundo musical a otro.

Mago de Oz-Seas5

El camino de Mägo de Oz hacia el reconocimiento mundial fue paulatino, encontrando especialmente en México un cobijo para poder transmitir su música y crecer como banda.

Revista Kuadro: ¿Cómo fue aquella primera presentación de Mägo de Oz en México?

Txus: Claro que lo recuerdo. Fue en el Salón 5. Empezamos tocando en Chalco y Neza. Fue un shock porque no conocíamos el país. En España en general es muy tranquilo y la seguridad es buena. Puedes salir a media noche y no te pasará nada, así que llegamos de repente y además llegamos a Chalco y pensé: ¡esto es el infierno!.

Empezamos a tocar, había gente que nos conocía y estaban encantados, pero la gente que no nos conocía nos aventaba botellas llenas de orines, nos gritaban blanquitos y conquistadores. Aun así seguimos tocando y regresábamos a tocar a muchos lugares como este, así nos graduamos. Hemos empezado desde abajo y los fans mexicanos han estado ahí. Nos quieren como si fuéramos parte de aquí.

Para todo se empieza desde abajo, y en México nos pasó eso. A mi nadie me va a enseñar lo que es tocar en Ecatepec, lo sé perfectamente. Yo por eso le recomiendo a muchas bandas españolas que intentan venir a tocar a México que se tienen que ganar al público, no por el hecho de ser una banda española van a llenar un lugar.

RK: ¿Qué pasaba a tu alrededor en ese primer concierto en México?, ¿cómo describirías esa imagen?

T: Todo fue bastante rápido, como cuando estás de peda. Ahora yo lo veo como con flashes y recuerdo mucho ruido, muchísima gente abarrotada. A lo lejos había unos cables de la luz que parecía que en cualquier momento harían corto, ¡estaban sacando chispas!. No había un camerino, nos cambiamos en el autobús. Una locura. Lo relaciono con la película La teta enroscada de Tarantino.

RK: ¿Mägo de Oz es parte de México?

T: Mägo de Oz ha llenado dos veces el Auditorio Nacional sin estar en las listas de las radios más comerciales del país. Toda la fanaticada rockera en México nos tiene mucho cariño porque nos ven un poco suyos. Siempre que hemos podido intentamos hacer un himno al país, como la canción que tenemos que se llama ”Ranxeira”. Es la mezcla de la música muñeira de Galicia y la ranchera. En ”Gaia” hablamos de la noche triste y de cómo fue la conquista por parte de los españoles en México y pedimos perdón por todas las barbaridades que hicimos. En definitiva el pueblo mexicano nos ve como una banda mexicana, para nosotros es un orgullo el poder tocar aquí.

RK: ¿Cuál ha sido la transición de Mägo de Oz en el escenario con casi 30 años tocando?

Txus: Lo bueno de ese tiempo es que llevamos casi 10 años tocando en escenarios muy grandes, pero los principios en España, por ejemplo, en el año 1995 dormíamos todos en un carro porque en aquella época la audiencia en el antro a lo mucho era de 30 personas. Todo lo que ganábamos lo gastábamos en beber, en drogas y mujeres, por eso no nos quedaba dinero para dormir en un hotel.

Poco a poco seguimos trabajando. En el concierto siguiente en lugar de 30 personas eran 50, después 100 y luego 500, 3 000, hasta 7 ooo. De repente compongo una canción que se llama ”Fiesta Pagana” y fue una locura, todo el mundo la canta. Empezamos a vender discos, dejamos nuestros trabajos y comienzan a darnos discos de platino. Afortunadamente esto nos pilló ya mayores y pudimos digerir todo lo que estaba pasando.

Creo que no existe el éxito ni el fracaso, existe la constancia y la dedicación, como Picasso decía ”creo en la inspiración, pero que cuando me pille la inspiración, que me pille trabajando”, yo pienso igual, creo en el trabajo. Mägo de Oz es una banda que trabaja mucho y por eso estamos donde estamos.

Mago de Oz-Seas6

RK: ¿Qué simbolismo tiene para ti el escenario?

T: El escenario es como la cama o como el ring de boxeo. Es donde hay que sudar, hay que moverse y hay que aventar. Ahí es donde tienes que sacar todos tus instintos. Es como hacer el amor, es exactamente igual.

También creo que cuando estas en un escenario tienes que estar muy consciente de lo que haces, estás cobrando por eso. Cuando no cobrábamos dinero yo salía de los conciertos muy bebido o drogado y me daba igual porque iba a pasármelo bien. Intento pasarla así de bien pero cuando ya ha entrado la profesionalidad, ha venido un poco el aburrimiento. Ahora soy un profesional de esto y los demás merecen respeto, así que mejor me tomo un café para hacer una entrevista o un ensayo. Creo que con esto el escenario se hace frío, porque el rock and roll se retrae pero al mismo tiempo estás cobrando dinero por ello y hay mucha gente que junta dinero para ir a vernos, entonces no puedo fallar.

El rock es muy divertido pero cuando entra este tema de la profesionalidad deja de ser divertido, pero ojo, nos seguimos divirtiendo de una manera más calculadora, siempre es hasta después del concierto que nos vamos de peda. Estoy seguro que si me ves una hora después de tocar posiblemente esté hasta las trancas, abrazando a uno o tres travestis. Eso es rock and roll, pero lo tengo que hacer después.

RK: Se sabe que te gusta mucho la literatura ¿Qué libro nos podrías recomendar?

T: Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena. Este título se refiere a los locos. Dios escribe recto hasta que se le tuerce la escritura, y esos son los locos. ¿Quiénes son los locos? Somos nosotros. Son ellos, o bien los que vienen a este mundo a meterse a una cápsula y vivir su propia realidad. Los locos en el fondo son personas que tal vez se han cansado de la vida. Es una novela mitad policiaca donde la protagonista se tiene que introducir en un manicomio en España de 1950. Es muy duro y sombrío pero te deja en una nube de ternura