México en Hanne Tveter: una verdadera ciudadana del mundo

Fotos: página oficial de Facebook

No lo sabía, pero definitivamente empezar el año con un concierto de jazz es lo mejor que se puede hacer en esta vida. En esta ocasión me dejé sorprender con una cantante escandinava que radica en España desde hace algún tiempo; su gusto por la cultura iberoamericana se tradujo fielmente en su trabajo y es aún más evidentemente cuando está en el escenario. Su nombre es Hanne Tveter y es originaria de Skarnes, Noruega. Como parte de los conciertos de Tardes de Jazz del Instituto Mexicano de la Radio, ella ofreció un ameno recital en el Estudio A de esta institución.

Lo que primero llamó mi atención y me hizo tenerle un profundo interés al proyecto, fue que su más reciente álbum está dedicado a canciones mexicanas. Sin caer en romanticismos ni estereotipo alguno, México en mí es una recopilación bastante completa del cancionario mexicano; si bien no son temas tan conocidos como “La cumbia del mole”, tema de Lila Downs, hace un recorrido por las regiones y géneros de la música que se ha interpretado en nuestro país. Cosa que se nos olvida con frecuencia: no todo existe en la zona central.

“Fue una tarea ardua, pues es un resumen de los 10 años que me la pasé viajando por México”, me explicó en una breve charla luego del concierto. Lo que pretendían era hacer —pues Antonio Torner, percusionista de su banda la exhortó de realizar la producción— un fiel retrato de estos viajes, por eso se encuentran tanto boleros: “Contigo aprendí”, composición del yucateco Armando Manzanero, como banda: “El sinaloense”, del compositor potosino Severiano Briseño.

La imagen puede contener: 1 persona

Sin embargo, el motivo principal de la presentación de Tveter fue la promoción de su álbum My footprints, así como del videoclip homónimo estrenado unos días atrás. Además nos adelantó que la grabación de su versión de “Contigo aprendí” será en México.

Si hay alguien que sabe disfrutar de la música, esa es definitivamente Hanne. Es notable la influencia de su estadía en Madrid a través flamenco; marca el compás de las canciones con las manos. Lanza gritos fuera del micrófono a su banda para animarlos; que en esta ocasión son Marcos Milagres (bajo), Antonio Torner (cajón), Yauri Hernández (batería) y nuestro querido Alex Mercado en el piano. “Viajar me ha permitido aprender mucho y mejorar, pero otra de las cosas que agradezco mucho es encontrar músicos. Por eso prácticamente tengo una banda por cada país de visito”, bromea Tveter en un excelente español.

El concierto comenzó con un tema de Thelonious Monk. La entrega de Hanne es magnífica. Se desenvuelve en un frenesí poco visto en un género tan tranquilo como el jazz. Sus principales armas son sus manos y su mirada; sabe dirigir la pasión y la fuerza de la música con las primeras y apaciguar cualquier fuego con la segunda. En ella habita una juventud inconmensurable. Es parte de la misma vitalidad con la que ejecuta su scatt. Recuerda su voz a Susana Harp o Iraida Noriega.

No hay texto alternativo automático disponible.

Escuchamos canciones de My footprints y versiones de temas clásicos con arreglos especiales para la ocasión como “Love for sale”. Asimismo, ofreció la versión “que pasó por muchos países, como Cuba, Brasil y España” de una canción de cuna que la madre de Tveter le cantaba a ella en su tierna infancia; ella confesó que desconocía si el idioma en que se la cantaban era noruego o sueco. Puede que desde entonces haya estado destinada a ser ciudadana del mundo.

Nada es fortuito, ni su improvisación. Cada movimiento está plenamente pensado. Pero la mejor parte del concierto fue la interpretación de “Morir en paz”, tema de David Haro. En esta pieza, Hanne pidió la participación del público en el coro y este participó gustoso. Los presentes se emocionaban cuando presentó las canciones que les resultaban familiares, como “Madrid”, del mexicano Agustín Lara, “Quizá, quizá, quizá”, del cubano Osvaldo Farrés y “Amar y vivir” de la mexicana Consuelo Velázquez.

Dicen que conocer es amar, y vaya que nadie sabe amar cada lugar que visita como Hanne Tveter.

A continuación, el video de una presentación en Oslo: