Article

mc

Museos, conciertos y otros “lujos”

Es un placer casi orgásmico volver a llenar este espacio con mis chaquetas mentales y, claro, poder compartirlas con ustedes. Antes que cualquier cosa, queridos lectores, un poquito tarde, pero les deseo que sea un gran año y logren todo aquello que se propongan. :)

Nuestro cierre de año un poco triste: la muerte de Lemmy ha hecho que pierda varios decibeles el rock y antes de que éste levantara el luto, Bowie se convirtió en polvo de estrellas para trascender y volverse eterno.

Pero es igual de triste iniciar el año sabiendo que una de las actividades que haces por gusto (porque es un espacio ameno para convivir, o simplemente porque puedes pagar por ello) hoy en día ya no te alcanza y pasará a ser un “lujo” acceder a él.

Este 2016, nuestro H. Gobierno nos dio la excelente noticia que 12 de los museos más sobresalientes de la Ciudad de México han incrementado su costo. Varios argumentos nos dan por dicha acción, que van desde el mantenimiento hasta los 20 años en que no se retabulaban los precios. Y bueno, se puede entender varios puntos.

Hace unos meses atrás también se hizo el anuncio de que iban a aumentar los costos para acceder a cualquier tipo de espectáculo, obviamente incluyendo los conciertos. Aquello levantó polémica y todos nos quejamos y todos hemos pagado el nuevo ajuste. Lamentablemente en este juego del gato y el ratón, nos toca por lo regular ser el pinche ratón.

Al igual que en ella ocasión sobre el alza de precios en los conciertos, hoy en día vuelve la polémica por esta nueva tarifa de los museos. Y claro, también se entiende esta otra parte, y más cuando el salario mínimo está en 70 mugrosos pesos y las fotomultas continúan vaciando nuestros bolsillos… ¿o sea?

Los planes preventivos y de mejora de nuestro gobierno son y serán nuestro Judas de toda la vida. Si nos ponemos a jugar al abogado del diablo en este tema, ¿cuántos de ustedes saben, sin ir a sopitas o cualquier otro portal, cuáles son los museos que aumentaron su precio?… es más, habrán varios que ni siquiera sabían de su existencia y mucho menos de su ubicación. Sin duda, es un tema que da mucho para hablar.

Por un lado, sabemos que el arte en ocasiones nunca nadie lo pela, que en otras tantas es muy esporádico y luego hasta se convierte en moda y el mejor negocio.

Tal y como pasó con la exposición Obsesión Infinita de Yayoi Kusam que alojó el Museo Tamayo Arte Contemporáneo (y que estoy seguro que muchos a raíz de esa expo conocieron esa casa de cultura, y otros continúan pensando que Tamayo es la colonia donde se ubica el museo).

En la contraparte, poco a poco la juventud ha encontrado y creado un vínculo especial con estos espacios de arte y cultura. La franja más importante del país ha ido mostrando interés en estas cuestiones artísticas que antes pasaban de largo y gracias a ello ya existe una “demanda”. Más exposiciones internacionales han llegado a México debido a esta cuestión de índole económica y es aquí donde probablemente donde salga lo maquiavélico.

El cine nacional independiente y extranjero han captado la atención de muchos. La Cineteca Nacional se ha convertido en el mejor espacio para disfrutar de ello… bueno, eso antes de su nueva tarifa, esperemos que este tema no repercuta en el recinto.

Es irónico que cuando se hacen planes y estrategias para reunir, educar y acercar a la juventud a este tipo de espacios culturales, les pones el pie. Y es que, ¿quién sería el target de estos sitios?… ¡claro! estudiantes o mejor dicho, la chaviza. Estos que aún no generan ingresos,  y que al contrario, dependen de alguien.

Pero si los estudiantes reciben efectivo de sus padres que trabajan las miles de horas por un miserable salario, ¿cómo diablos se pretende que accedan a ellos?… Pero ¡ah, claro!, si se gastan ese dinero en la peda del fin se semana, ¿entonces?, ¿por qué se quejan tanto?

Es como la cadena de pros y contras en este tema. Sí; es una mamada que nos suban los precios porque igual y pueden subir el precio de servicios a grandes industrias y compañías, y de ahí sacar recursos. O bien buscar alguna otra alternativa para generar ese “recurso que se necesita”. No obstante, es también una mamada que se quejen cuando ni conocen los museos, ni van a ellos, pero sí pagan el cover de un bar pitero.

Antes de que suban más los precios de los museos o de los demás museos, aprovechen y dense una vuelta a estos lugares de los cuales uno se puede llevar tanto.

295 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail