Pin It
IMG_3680

Música Surrealista

Ayer se conmemoraron 120 años del natalicio de André Breton, conocido como el padre del surrealismo. Aunque el termino se le debe a Guillaume Apollinaire quien lo acuñó en 1917. 

El surrealismo es un movimiento artístico, literario y cultural, pero en cuanto a la música no tanto. No existen muchos registros, ni tampoco muchos músicos que hayan pertenecido al movimiento. 

El filósofo alemán Theodor Adorno, cita como obras musicales claramente surrealistas La ópera de tres centavos y Auge y caída de Mahagonny de Kurt Weill. 

Junto con Weill otras músicos, en especial de música clásica, como Debussy, Poulenc, Stravinsky, han estado ligados al movimiento, aunque no fueran miembros directamente, existe la influencia del universo artístico que emanó del inconsciente de Breton. 

La característica de la música surrealista se puede definir como yuxtaposiciones sonoras que encienden la poética de la ensoñación 

Aquí nos podemos encontrar diferentes artistas que encajan en la descripción. Gente que ha buscado, crear experiencias sonoras a través de la manipulación de diferentes instrumentos, objetos y composiciones poco tradicionales. En las que la narrativa sonora quede en la experimentación, la improvisación y en la búsqueda del arte auditivo. 

Músicos como John Cage, Philip Glass y Frank Zappa. Son conocidos porque su música se mueve fuera de los cánones tradicionales. En latinoamérica la influencia se puede ver en el disco Artuad de Perro Rabioso, grupo del gran músico Luis Alberto Spinetta

El jazz es una de las corrientes en las que también se puede apreciar la influencia y libertad creativa que recrea los escenarios psíquicos e inconscientes que derrumban las barreas de la razón, bases fundamentales del movimiento

Recientemente visité la exposición “Vanguardia Rusa” que estuvo en el Palacio de Bellas Artes. En la sala de escucha se podían apreciar diferentes óperas y obras en la que destacaban: las atmósferas etéreas minimalistas de sonidos de trabajo, fabricas, metales, radio, sirenas, que representaban el poder proletario y sus circunstancia en el mundo. 

No hay que olvidar que el surrealismo estaba estrechamente ligado a Marx y al comunismo, ésta fue una de las razones por las que Dalí fue expulsado tras sus comentarios e inclinación al nazismo y a Hitler.

Esta mezcla de estilos musicales revive un poco el espíritu de Pierre Schaeffer que en 1950 empezó a experimentar con sonidos de locomotoras, ollas y torniquetes. Él mismo comentó que sus manipulaciones en bucle de las grabaciones eran reminiscencia de los primeros cuadros surrealistas. El objetivo fue la creación de objetos sonoros, “objets sonores”, resultado de una serie de transformaciones del material original, deformado hasta resultar irreconocible, hasta un nivel en el que “la campana se convierte en una voz humana, la voz en un violín y el violín en un ave marina”.

 Sin duda el surrealismo ha tenido  un impacto bastante significativo en la música contemporánea.

Grupos como Swans y The Mars Volta son algunos que no han respetado las fórmulas repetitivas de la música comercial, han buscado dentro de la creación reflejar ideologías, que provienen de esta corriente artística, sin recurrir al coro pegajoso, métricas y rítmicas populares. Sino apoyarse de la libertad creativa para explorar mundos sonoros en la conjunción de diferentes estilos para el deleite del escucha. 

Poco a poco han aparecido diferentes aparatos que han ayudado a la experimentación sonora. Creaciones como las que realizaron los Beatles quienes gracias a la invención de la grabadora popularizaron el Backmasking que es grabar sonidos y después utilizarlos en reversa. Hoy hacerlo en una guitarra es tan simple como usar un pedal Harmonix con reversa. 

Y por supuesto hoy en día nadie puede representar mejor el poder de lo onírico que David Lynch