Article

NATALIA LAFOURCADE POR DAN CARDENAS (1)

Natalia Lafourcade: “Soy muy rara”

Fotografía Dan Cárdenas

La cantante y compositora Natalia Lafourcade, no pudo resistirse a ese embrujo especial que el llamado “Flaco de Oro”, Agustín Lara, ejerce entre las féminas aún décadas después de su muerte, y resolvió grabar un álbum enteramente con composiciones del veracruzano, intitulado Mujer Divina. ¿Qué llevó a una chica alejada en el tiempo y en estilos musicales, a internarse en ese laberinto de pasión y dolor en el cual vivió Lara? Ella misma nos ofrece su versión de los hechos.

¿Por qué hacer un disco tributo?

Este es mi quinto disco. Después de cuatro discos inéditos, y sobre todo después de hacer el Hu Hu Hu, que ha sido el más importante de todos porque fue en el que me liberé, experimenté, probé de todo… Me desnude, puse todo, fue un disco que tanto me dio, que tanto lo toqué, que a tantos lugares me llevó.

Entonces, estaba como “¿Y ahora qué hago?”. Después de que haces algo que tanto te gusta dices “¿Ahora a dónde voy?”. Entonces, tenía muchas ganas de darme la oportunidad de quitarme ese peso de componer de nuevo canciones. Decía: “No quiero hacer un Hu Hu Hu 2, tiene que venir una evolución, otra página totalmente distinta.

Estaba un poco como en ese trip… La misma vida me fue empujando, cuando pasó lo del bicentenario con Alondra de la Parra, ella me empujó a investigar en compositores mexicanos, en esas canciones que marcaron una época, que marcaron un momento en las familias, en las personas. Y me encontré con las canciones de Agustín Lara, no sólo las conocidas sino hasta las que yo jamás había oído.

A partir de ahí escuché “Farolito”, me encantó y dije: “Wow, que bonita canción”. Después baje las canciones y empecé a oír y a oír, y dije: “¿Este hombre es de México?”. Vi la biografía, libros, información, fue así de ¡no puede ser que el es mexicano y nadie lo ha homenajeado aún! Nadie le había hecho un disco entero.

Por otro lado, me hacía falta explorarme en un lugar diferente. O sea, también como que sentía que en mis composiciones era momento de buscar otra cosa, y a raíz de las canciones de Agustín Lara, de la profundidad de sus letras, la alegría, dolor, sarcasmo, todo, he ido encontrando cosas que no había visto en mí.

Este disco me ha ayudado muchísimo porque me ha conectado con el cantar en español, con el ser mexicana, ser de esta tierra, en entender las letras y situaciones del pasado que siguen pasando, pero ahora de manera distinta.

Además como que me llamaba mucho la atención el poder hacer la música de Agustín Lara en la época actual, por la posibilidad de ver a los jóvenes cantando a Lara a través de mi, de mi música y mis arreglos.

Eso me excitaba muchísimo, por eso una cosa me fue llevando a la otra: los colaboradores, las cosas fluyendo. De repente no, pero pues ya estaba “hasta acá” con el proyecto, así que sólo puedes seguir y terminar, una cosa a la  otra y las ganas de ponerme en un lugar no tan cómodo, sino raspar y buscar algo distinto.

¿Qué pensabas al rehacer canciones tan emblemáticas en su época? ¿No te daba miedo que la gente te calificara mal?

Pues sentí de todo. Este es el proyecto que me ha hecho sentir todo tipo de cosas: tiene todos los colores, emociones, sentimientos. Y claro, porque haces un disco donde no son tus canciones, no es tu música, donde puedes faltar al respeto… pero tampoco quieres faltar al respeto.

También dije: “¡Espérame! porque las composiciones de Agustín Lara son increíbles y por ahí se me pasa la mano . . .” o no. Tampoco quería ser pretensiosa, no quería decir: “Ah, claro, tengo que hacer el disco de Austin Lara, me lo meto a la bolsa todo”. O sea, no. Con todo y todo quería que fuera un disco hecho con el alma, con el corazón, que se sintiera natural, que no se sintiera forzado para ningún lugar.

Hasta ahí todo era como quitarte un poco cualquier juicio, cualquier prejuicio, cualquier mancha de decir: “Ah, la tendencia musical va para allá, yo también voy para allá”. No, la idea era hacer todo un lado y “¡Espérame! Déjame sentirlo en mi corazón y escuchar lo que la música misma pide”.

Mujer Divina es un trabajo súper interesante, no fue fácil. Pero lo que más feliz me hace ahora, es que después de haber terminado el disco, lo escucho y me encanta, me suena natural, pero fue bien complicado por eso, porque por supuesto que te entran muchas dudas e inseguridades.

Todo eso fue la pre-producción… Ahora ya está el disco ¿y entonces?

Y entonces fluir, tal cual. Fluir con el disco, la música, lo que suceda. No sé qué va a pasar, nadie sabe pero el disco me encanta y me encanta tocarlo. Cada vez que lo escucho me encanta más, lo descubro más, me descubro más. Cada vez que lo toco más lo siento y no sé, no sé que vaya a suceder pero me encanta, me enorgullece muchísimo y, pues ya veremos.

Por lo pronto voy a tener una presentación en el Teatro de la Ciudad donde se va a homenajear a Agustín Lara. No va a ser la presentación oficial pero sí va a ser un show importante y voy a tener invitados. Eventualmente voy a hacer la presentación oficial y espero contar con la mayor parte de los invitados que están en el disco.

Ya hicimos el video de “La fugitiva” que pronto va a salir, y ya estoy tocando en lugares. De hecho voy a estar en Monterrey, vamos a Colombia, en enero a Argentina.

Eres cantante, compositora, diseñadora, productora, actriz… ¿cómo sobrellevas todo?

Pues en esta etapa, en este ciclo digamos, me tocó estar en medio de todo: Actuar en una peli, producirle su EP a Carla Morrison, una canción a Ximena… Proyectos súper lindos, viajar, ir aquí y allá. La verdad no es que sea súper fan de eso, como que “está padre”, pero también me pasa de “¡Una a la vez por favor, Nat!”. Y es que soy hiperactiva, me encanta y me fascina, entonces no sé como le hago pero todo va saliendo.

Lo que si tengo que reafirmar, es que hay una cantidad de gente increíble atrás de mí. O sea, tengo todo un equipo muy fuerte y me siento muy afortunada, sobre todo ahora. Con este disco no sabía lo que iba a ocurrir en la disquera, en este momento en el que la industria está tan afectada, pero de verdad han acogido tan bien este disco, lo han tomado con tanto amor, que de verdad estoy bien conmovida.

Todavía hicimos un DVD, que es algo que no se esperaba. Tiene mucho cariño ya, no sé lo que suceda, pero rebasó los límites de todo, y de verdad que muero de ganas de producir otro disco. Ya estoy componiendo otra vez, pero eso es algo que me trajo este proyecto, terminando el Hu Hu Hu no tenía ganas de componer nada, no sabía qué hacer, entonces, a raíz de esto otra vez tengo ganas de hacer cosas. Por algo las cosas se dan, y otra cosa te lleva a la otra.

NATALIA LAFOURCADE POR DAN CARDENAS (2)

Dices que vas a estar en varios países y que ya has estado en otros tantos, pero  ¿qué carga le das a la música y a tu voz en países en dónde no se habla español? Especialmente en Japón.

A mi eso es lo que se me hace maravilloso de la música, es un lenguaje universal. Es increíble que a veces no importa que no entiendas las letras, como que la gente y los seres humanos, los corazones, reciben las vibras, les pega o no les pega, lo creen o no lo creen… Es muy fácil, la música es honesta o no.

Por otro lado, los japoneses tienen esa cosa obsesiva, son súper clavados, les gusta mucho la música en español, les gusta mucho América, Latinoamérica, y están al pendiente  de lo que pasa en el centro de América; el Bossa-nova les encanta y México les fascina. En mis conciertos me tocaban grupos de 150, 200 “japonesitos” en una galería que toman clases de español, y a través de mi música se aprendían las palabras.

Y no es solamente mi música, también Los Fabulosos Cadillacs, Julieta Venegas, Molotov, Café Tacuba, Carla Morrison, Torreblanca… Como que están bien atentos del movimiento musical que estamos viviendo, se informan.

De hecho, de mi disco Hu Hu Hu hicimos una segunda edición, y hubo un japonés que se me acercó y me dijo: “Nat, escucha estos discos que son de un grupo brasileño que hizo unos covers tuyos en portugués”. ¡A través de ese japonés llegué a Sinamantes!”, y puse una canción de ellos en el disco: “Cursis melodías” en portugués.

Ya has cantando con mucha gente pero ¿quién crees que aun te falte? 

Seguramente mucha gente pero, ¿ahorita que te puedo decir? Tengo muchas personas que admiro en ese disco. Hay una cantante increíble, mi favorita ahorita, es La Buika, una española-africana que canta brutal. Hasta ahorita me tocó hacer algo con Andrea Echeverri, hace poquito, y también fue como “wow gracias vida, qué lindo”.

Y ya después de decir “me encantaría hacer algo con Gilberto Gil” y tenerlo en mí disco… Me doy cuenta de que no hay imposibles, no hay manera, es increíble, es como que padre. Las cosas se dan y punto.

Mujer Divina cuenta con muchas colaboraciones pero ¿cómo será en un show en vivo?

Cuando anden cerca los invitados pues con invitados, cuando no lo cantaré yo sola junto con Gustavo Guerrero, mi guitarrista, que tiene una voz hermosa, divino y hermoso. Cuando yo lo vi dije “Tú eres el que va a cantar conmigo cuando no tengamos invitados”.

Estarás en un reality show, platícanos qué veremos ahí…

Mi vida tal cual… Mi casa, mi perro, mi cocina, mi cuarto, mis amigos, mi banda, las canciones… Todo, momentos en los que estoy de buen humor, de mal humor, feliz, triste. La verdad es un reality que no tiene ningún tipo de amarillismo porque soy muy rara, es muy raro para mi que me hayan buscado para hacer un reality, porque aunque soy una mujer que tiene las cosas que todas las mujeres tenemos, como el shopping, leer la Cosmopolitan y tener un disco que se llama Mujer Divina… No soy como el target que yo hubiera pensado que ellos habrían buscado.

Fue muy raro que me buscaran, pero una vez que lo hicieron, me agarraron en un momento de fluir, un momento en el que no juzgo demasiado, en el que estoy totalmente abierta a las oportunidades, a la vida, al amor. Entonces, me llego esta oportunidad, la acepté y dije: “Bueno, que la gente vea que no soy perfecta, que cuando uno quiere hacer algo tiene que ‘rifársela cabrón’ y eso es lo que se va a ver”.

Por un lado mis papás, mi familia y amigos, y por otro lado el estrés que a veces implica el hacer realidad tus sueños. También se me hace lindo compartir eso,  ¿por qué la gente ve nada más la parte de la luz en el escenario?, ¿por qué no mostrar un poco lo otro?

Y lo mostramos desde un punto muy honesto y muy sensible. Llegaron en un momento de cambio, de momentos en donde estaba feliz, triste, en el suelo, de todo, era una revolución cuando llegaron y eso es lo que va a haber en el reality.

469 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail