Pin It

Ni el closet es para ellos, ni el mame es de todos

En los próximos días se celebrará el Día Internacional del Orgullo LGBT y bueno, es algo que de verdad se debe de aplaudir, festejar y resaltar. No ha sido una lucha sencilla para todos los que conforman esta comunidad, se han enfrentado a infinidad de obstáculos tanto políticos, sociales y mentales, sí, mentales. Una sociedad que discrimina a otros por su forma de ser, llámese preferencias sexuales, religiosas o simples gustos musicales es una sociedad que está enferma. La poca intolerancia a lo que no nos embona es el pan de cada día.
Es por eso que los logros que ha conseguido esta comunidad como aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo y el poder adoptar para formar una familia, es algo que no se hubiera esperado hace 30 años y esto es un logro de ellos, sí, de quien ha luchado día a día por la igualdad y la no discriminación.

Ya estuvo bueno de decir que salió del closet, señores, estamos en el siglo XXI y ese termino es algo arcaico. El closet no es para las personas, es para la ropa. No nos interesa que tan macho, religioso o purista te sientas, esta es la realidad, esto es lo que la igualdad dictamina.

Y bueno, tampoco es necesario que te unas al mame de una lucha que no has sido participé, sí sabemos que desde casa apoyas cada problema social y que vas a marchar y bla bla bla, pero esto es muy diferente. La tierra es de quien la trabaja y bajo este argumento no hay mucho que decir. ¿Que los has apoyado de principio a fin? Te lo agradecen infinitamente, pero ya sabemos que mañana te olvidarás de Orlando y de Veracruz, ¡ah! porque también hubo muertos de esta comunidad en este estado de la república y de otros miles de actos de discriminación a esta comunidad que han sufrido a lo largo de la historia.

La intolerancia nos ha llevado a actuar y pensar de una manera tan vil y descarada que el lado humano ha quedado de lado. Hoy no pensamos en el de a lado, somos egoístas, sí tú también lo eres. Te preocupa tu beneficio y nada más, también apuñalas a tu jefe por la espalda, criticas y juzgas a cuanto se te atraviesa en el día y ¿por qué no eres consiente en esos casos?

Yo siempre respetaré a estos hombres y mujeres, aplaudiré los logros de su lucha o protesta, porque al final ellos son merecedores de respeto por quienes son y lo que han conseguido.

Julez

Editor, redactor e intento de fotógrafo. Egresado de Universidad ETAC, amante de la música y un amante empedernido de Robert Plant