Pin It

NIN sigue poniendo violencia

Pocos artistas tienen la capacidad de generar tanto con un EP, porque entre otras cosas, en el mundo contemporáneo parece algo obsoleto. Necesitas tu lugar para poder hacer de ello algo importante. Trent Reznor y NIN tienen eso de sobra. Uno de los primeros hombres verdaderamente renacentistas, antes de esta camada que se dio a finales de los 90’s y principios de los 00’s.

Fue quién introdujo el primer cambio en la industria decidiendo que la gente pagara lo que quería, quiso cambiar el modelo de la industria. Al que diga que no fue parte de ese cambio, que cierre su Spotify, que ya no vuelva a comprar en Apple Store y que bloquee Vevo en Youtube.

Además de tener tiempo de empezar a musicalizar películas con Atticus Ros —tal vez el de The Social Network sea el más disfrutable solo, pero en Gone Girl no se entienden la película sin en el OST—. Ahora, Atticus único miembro oficial estable de la banda —en vivo ya es otra cosa— se han dado tiempo de hacer música que solo es música.

19983362_10155354663766221_2733399191170160200_o

En una serie de EP’s donde el segundo, Add Violence, que suena a… bueno, Trent lo dice mejor:

“‘Let’s make a record that feels challenging, and exciting to us …’ I wanted the music to sound kind of ugly and to sound unfriendly, not suck you in with a sexy hook.”

Por eso suena diferente a todo lo que hay en rotación, algo que realmente no importa, siempre ha sonado a todo lo que ha estado en rotación. Siempre ha estado colándose al mainstream con un sonido que no parecería que le llega a las masas. Pero una de las cosas que siempre ha existido en su música, es esa profundidad.

No es la prosa, ni la lírica que tiene, es la habilidad de conectar con algo más profundo, algo que todo le puede poner una cara. Los miedos, los fantasmas y los monstruos de Reznor siempre han tenido esa cara borrosa que los que escuchan, le asignan. El último track “The Background World” —si hubiera que elegir aparte solo una canción— nos da una estrofa larga:

“You left me here
What am I supposed to do?
I never dared to look inside
Just like you told me to
I’m going into you again
I know you saw it too
Now I’ll keep myself awake
I know what’s coming
I feel it reaching through
There is no moving past
There is no better place
There is no future point in time
We will not get away”

Queda con demasiadas situaciones, incluso con el clima político contemporáneo gringo, nacional y mundial; a una situación personal que puede ser por demasiadas variables. Pero el sentimiento que logra transmitir, es lo que siempre ha podido compartir, por eso en sus conciertos tiene ese nivel de energía que todas los que van desprenden.

Musicalmente el trabajo de dos personas a veces es más que suficiente. Ahora es un sonido más simple, porque parece no tener cientos de capas de sonidos como con las que parece que trabaja en el Ghost (como en la canción mencionada), crearon un pasaje lúgrubre y sombrío, de esos que empiezan a incomodar, de esos que últimamente también es la marca de la casa.

Un trabajo mucho más que disfrutable, de un músico que lo hemos visto evolucionar y cambiar demasiadas veces. También un trabajo que tal vez se vaya a entender mejor con la trilogía.