Article

14702270_10157523942710063_5111012117207967550_n

Novalima, de Perú a todo el mundo

Fotografías: Facebook Oficial

Se apróxima la octava edición del festival Bahidorá, uno de los más místicos y mágicos celebrados en nuestro país, y que siempre cuenta con un line up muy ad hoc al lugar y la experiencia. Este año no es la excepción, ya que entre los artistas que se estarán presentando, se encuentra Novalima, una banda peruana con un sonido único, reconocido por traer a la escena contemporánea los ritmos afroperuanos más tradicionales fusionados con nuevos estilos como la electrónica, volviéndose dignos de bailarse en cualquier club.

Novalima ha ido cambiando con los años, ya que han pasado cerca de 19 años desde la formación de la banda, y para conocer más sobre esta transformación, platicamos con Grimaldo uno de los miembros más antiguos.

Novalima se creó en el 2001 cuando Carlos Li Carrillo decidió juntar a un grupo de músicos que inicialmente fueron Ramón Pérez Prieto, Pier Paolo de Bernardi y Rafael Morales para sentar las bases sobre las que se pararía actualmente Novalima y en el 2003 entra Grimaldo del Solar que en ese momento vivía en España. Todos los miembros estaban esparcidos en varios países del mundo, así que los primeros dos discos fueron de una banda de estudio que nunca habían tocado en vivo.

“Sólo estábamos nosotros como productores e invitábamos a otros músicos a grabar pero nunca habíamos hecho una presentación en vivo. Fue hasta que sacamos nuestro segundo disco desde Inglaterra que dio la coincidencia de que regresamos a Perú y ahí decidimos invitar nuevamente a varios de los músicos con los que habíamos trabajado para ver cómo montábamos este proyecto de estudio en una banda en vivo.”

Después de esto, la banda finalmente salió a tocar y sus nuevos proyectos tuvieron la gran influencia de los shows en vivo y de tomar en cuenta que la banda ya no era un proyecto pequeño, sino que comenzaba a crecer y había que cambiar la forma de componer.

Sus siguientes discos fueron los responsables de crecer su sonido afroperuano con toques electrónicos; cada vez salían más como banda, hacían largos tours y su familiaridad crecía cada vez más, todo esto para dar paso a su álbum más reciente Ch’usay, lanzado en el 2019 y en el que cambian mucho de lo que estaban haciendo antes.

Ch’usay es diferente a los anteriores, de haber pasado a hacer cuatro o cinco discos con un sonido afroperuano muy fuerte, quisimos explorar algunos otros tipos de música peruanos antiguos, de los andes y la selva, tiene muchos toques andinos, amazónicos, etc.”

Este disco es una fusión de la experimentación de la música del interior de Perú, no tanto de la costa como hacían antes. Es un álbum personal donde se hacen composiciones más arriesgadas, con un sonido distinto y fresco, pero Grimaldo también acepta que es uno de los más difíciles de entrar en un principio, pero en el momento en que entra, es de los discos que perdura más, por eso es tan importante escucharlo más de una vez e introducirse en cada una de sus canciones.

Más cerca del 2020, se lanzó una serie de remixes de las canciones de este LP, que al ser más lentas, no tan discotequeras, han sido muy buenos para llevarlos más a los clubs para que la gente baile y eso le parece bastante interesante a Grimaldo.

25443325_10159608687580063_2753967810897969816_n
Foto: Facebook oficial Novalima

Desde un principio Novalima se destacó por ser una banda que agarró música tradicional de Perú que sólo escuchabas en las fiestas tradicionales y que sabías que ningún joven iba a comprar un álbum de ese tipo de música, para modificarlo un poco siguiendo las corrientes actuales, y así llegar a que las nuevas generaciones vean diferente y hasta moderna la música tradicional como lo es lo afroperuano, y que sea algo que puedan disfrutar incluso en festivales. Sin embargo, no es la única banda que logra hacer esto y Grimaldo nos cuenta más de esto.

“Alguien que me ha sorprendido bastante en los últimos años es Nicola Cruz y lo que hace en Ecuador, o Chancha Vía Circuito de Argentina y con quien hemos tenido el placer de tocar. Considero que en Latinoamérica ha habido una nueva ola de un sonido que rescata raíces con un ambiente místico y festivo y a la vez, con un nuevo toque, ritmo y cadencia a la música tradicional, y creo que por ahí hay cosas nuevas.”

Lo importante sería no olvidar las raíces y las tradiciones de los lugares donde vivimos, y adaptarlos a nuestros tiempos para que no se pierdan; el cambio no es malo, es necesario.

Novalima acaba de terminar una gira mundial, pero sus conciertos no terminan. Presentaciones en México y Perú siguen a la espera y al estar con una banda tan grande y por tanto tiempo, a veces se vuelve necesario tomarse su tiempo a solas y Grimaldo sabe la importancia de esto, no solo a nivel personal, sino también a nivel de grupo.

“Trato de ir a algún lugar tranquilo como a la playa, cambiar el ritmo de tanto viaje a la ciudad por algo más relajado y que te desconecte. La gira va creando una familia después de varios años, pero al comienzo fue súper difícil, porque es una experiencia nueva como grupo y empiezas a chocar en muchos sentidos. Con los años hemos aprendido a llevar bien estos shows y disfrutarlos, ya sabemos lo que es y lo sabemos manejar; no hay tanto momentos duros ni peleas entre banda pero eso se va adquiriendo con los años.”

19702883_10158862032110063_8113665401645358787_o
Foto: Facebook oficial Novalima

Sin duda esto es un punto delicado para muchas bandas alrededor del mundo, la cercanía y el trabajo en equipo a veces pueden resultar agotadores y por eso se separan después de algunos años de trabajar juntos. Grimaldo acepta que es muy difícil mantener una agrupación por tanto tiempo, pero lo individual influye mucho en lo colectivo.

“Es bueno que cada quien tenga proyectos paralelos, porque siendo una banda grande y si no hay conciertos tan seguidos, uno tiene que ganarse la vida y está bien hacer nuevos grupos, pero cuidado, porque a veces eso complica la dinámica de la banda más grande. Pero creo que si tienes la libertad de trabajar en otro sitio, ayuda a tener el balance.”

Y es justo el balance lo que Grimaldo busca en su vida y lo que consigue a través de la música, es ella la que le da ese equilibrio en su día a día, tener un escape, poder crear y componer en un espacio que lo invite a ser creativo y a desconectarse del mundo, es lo que la música significa para él.

Y así, con la emoción de verlos próximamente en México, de seguir escuchando lo más tradicional de Perú de la forma más atípica en que lo podríamos hacer, nos despedimos de Grimaldo y de Novalima, agradecidos de ofrecernos un cachito de su cultura mientras nos hacen bailar, o escuchar una y otra vez, su nuevo disco, Ch’usay que les dejaré a continuación.

386 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail