CANNIBALCORPSE

Red before black: la bienvenida y la reafirmación brutal de Cannibal Corpse

Cannibal Corpse ya es un nombre que automáticamente te dice algo. Te dice que es una banda que ha rebasado al género, que ya se ha convertido en un paradigma por sí mismo. Ya es sinónimo de ese headbang que separa cuello de la cabeza porque simplemente es imposible seguir su ritmo durante todo un disco. Red Before Black no cambia eso. Tal es el nombre del último trabajo de estudio, el número 14 para ser exactos y, sin embargo, no tiene signos de mostrar edad. Cualquiera mataría por estar así luego de 30 años en el negocio. Aunque esto reslute verdaderamente loable si tomamos en cuenta que la mitad de ese tiempo ha sido para defenderse y explicar lo que hacen, mucho en la época del Tomb of the Mutilated. Ese combo de canciones y portada levantó muchas cejas puritanas.

Si recordamos, el último disco fue realizado con, la ahora ya, alineación mas longeva que ha tenido la banda. Es el quinto disco que tiene a Fisher en las voces, O’Brien en la guitarra principal, Barret en la guitarra rítmica, Webster en el bajo y Mazurkiewics en la batería. El quinto junto a los cuatro que tuvo la misma alineación, excepto Owen en lugar de Barret.CANNIBALCORPSE

Con Red before black demuestran que todavía les queda bastante gasolina en el tanque, que la sección rítmica sigue con esa velocidad; que resulta necesaria después de todo este tiempo. Aunque también nos dice la ventaja de empezar joven en esto. Las guitarras siguen chillando como deberían y Corpsgrinder todavía tiene esos growls que además de servir para decir toda la inmundicia que tenga que decir, también sirve para usar esos espacios, usándola como un instrumento —sobre todo para esos que les hace falta barrio y se la pasan diciendo: “es que no entiendo lo que dice”—.

La única “queja” es que las letras ya no tengan ese nivel de malicia que alcanzaron en su pico, que también es una de las razones que hicieron a la banda lo que es. Algo mas que primitivo, el sacar a relucir lo peor que la humanidad tendría por ofrecer. Tal vez el problema es que se suavizaron o tal vez el mundo se hizo mas recio. De igual manera, siguen a la cabeza del genero.

El trabajo de Vince Lock en la portada, algo que también ya va de la mano con la historia de la banda. Sigue siendo todo lo gráfico que puede ser, con la sangre en todo su esplendor, pero con la sutileza de saber exactamente cómo ocurrió ese río. Cannibal Corpse es de las bandas donde el arte siempre ha sido un punto a considerar en cada trabajo.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas en el escenario
Cannibal Corpse durante una presentación en 2016. Foto: página oficial de Facebook de la banda.

Además ese cambio de productores de los últimos tres discos se notan. Erik Rutan-Mark Lewis-Erik Rutan para el Red before black-A Skeleton Domain-Torture, respectivamente. Erik tiene un trabajo mas rápido y menos pulido, ciertamente más frenético; en contraste con Mark que dejaba un sonido más limpio y más denso, más parsimonioso.

Red before black es un gran disco Cannibal Corpse, sin importar el tiempo que tengan en el medio. Pero es todavía un mejor disco para entrarle a la banda, para entarle al death. Un ejemplo perfecto de todo lo que te puede ofrecer y te puede dar, antes de clavarte a las gemas de la banda o del genero. Pues incluso tiene la duración apropiada para eso, sin que te estalle la cabeza:

105 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail