Sabino y del cómo cagarse de risa haciendo hip hop

Quizá hace algunos años era poco concebible pero el rap mexicano domina gran parte del gusto musical. Lejos queda esta estética del gang que quería asemejar una vida y una realidad atrapada en los 90 y en barrios bajos de Los Ángeles o en El Bronx (Control Machete y en algún momento Cartel de Santa).  Ahora es notable que tanto los temas de los hablan los MC mexicanos, como la musicalización que hay detrás, trazan un camino propio donde la autenticidad no falta. Sino, ¿cómo se podría explicar que sea inevitable reírse al escuchar “Me puse pedo”? Sabino, a través de una plática telefónica, me trató de dar una explicación al respecto.

Obviamente ese no es su nombre real, pero pasa que Pablo Castañeda, utiliza este sobrenombre no como alter ego, sino como un uniforme de trabajo. Así de simple es como Sabino logra tratar distintos temas sin perder su esencia; desde el bullying y lo complicado de un estudiante que lo sufre (“Solo”) hasta las peripecias  de un niño que descubre la verdad tras la identidad de Santa Claus (“Yingol Bels”). Y vaya que esto le ha dado mucho trabajo, pues las presentaciones en lo que resta del año no son pocas: Puerto Vallarta, Pachuca, dos presentaciones en el Lunario del Auditorio Nacional donde una ya es sold out y más conciertos que se han desprendido de la gira conocida como La Universidad del Sab Hop. Pero, ¿hay alguna pretensión detrás de estas rolas? Sabino responde:

«Cotidianidades. Reflexión. Crítica»

Y es que es inevitable sentirse un personaje, o por lo menos identificarlo en nuestro contexto, de cualquiera de las rolas o singles que ha sacado a lo largo de su corta carrera. Al final de cuentas son muchas las lecturas que se le pueden dar, por ejemplo, a canciones más relajadas o aparentemente más chistosas como “Me Puse Pedo”: desde el exceso y lo terriblemente innecesario que resulta el alcoholismo en la vida diaria o bien, la aceptación cultural del alcohol como elemento de consuelo o festejo. El orden de las tres palabras arriba mencionada no es gratuita: al final Sabino pretende que todo lleve a la reflexión. Pero no hay algo biográfico, «simplemente inspiración de las cosas que vivo».

Basta con escuchar “Sab Hop” para conocer de fondo sus intereses y el origen del proyecto, pero además de su análisis de los creadores de hip hop mexicano y lo hermético que puede resultar esta escena. Sin embargo el MC originario de Guadalajara ve con buenos ojos la aceptación del público a las propuestas de esta misma escena en cuento «estén dispuestos a escuchar más géneros y no se casen con ellos. El hip hop mexicano ahora tiene un papel importante en la música”. En este caso, “Fulano” es un ejemplo indiscutible pues su base está inspirada en el piano de “Lady Madonna”, tema de The Beatles. Al final de cuentas, puede que Sabino sea más rockero que el que más, pues como lo dice su álbum lanzado el año pasado Yo Quería Hacer Rock.

Las dos presentaciones del Lunario del Auditorio Nacional llevan el nombre de Los rebeldes del pop. Esto es porque el pop se entiende como algo popular; y será un espectáculo que no se ve en otras ocasiones pues la intimidad que procura el recinto será un factor a favor. Pero hay más: ese nombre será el título del próximo disco que saldrá antes de que termine el año, aunque no hay más detalles al respecto porque todo será sorpresa

Facebook

Twitter

Instagram

Sabino
Sabino en una presentación en abril pasado. Foto: Kuadro Archivo
342 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail