Pin It

Sonideros, alma y sabor de las calles

No conocer al “Sonido Pancho”,La Changa“, “Orion“, “Condor” o “Polymarchs“, nos revela que están simplemente deambulando en la vida,  claramente no toman el transporte público y son responsables de un homicidio ante nuestra cultura popular.

Si las calles de nuestros “barrios” hablaran, que no dirían, pero si éstas cantarán y bailarán seguro sería al ritmo del algún remix de Ramón Rojo o quizás de los hermanos López. Los sonideros son una pieza de identidad muy fuerte en la hoy, Ciudad de México. En los “barrios” de Tepito, El Peñón, Tacubaya, la Candelaria y hasta Coyoacán, se ha respirado y nacido este ambiente de fiesta sonidera y claro, otras colonias han optado por copiar esta bonita y rica tradición musical.

Muy criticado, etiquetado y hasta temido se ha convertido este ambiente sonidero. Que si roban, que si se pelean, que si se emborrachan, que si se drogan, que si hay gays, que si… bueno; lo que en toda “fiesta de nivel” se dice y critica. Es cierto, no es el mejor ambiente familiar, pero pueden presumir de ser los dueños de las pistas de asfalto.

Aunque muchos de ustedes no lo crean, a través de estos sonideros es que varios grupos de salsa, cumbia o tropical se han catapultado a la fama, se abren camino y llegan hasta formar una trayectoria.

Como toda cultura, ésta también cuenta con cierto grado de complejidad que va desde el armado de los cajones para las bocinas y buffers, las torres de luces, un vasto y surtido repertorio de los mejores temas “gupachosos”, un “estilo y coreografía” para bailar y claro, los míticos saludos que se mandan desde las consolas.

El término “sonidero”, refiere a este este simpático animador, programador y difusor de música tropical, aquel sujeto que se adueña del micrófono para mandar saludos, peticiones o bien, “animar” a la gente a echar el bailongo. El famoso “tibiri tabara” —nombre por el cual también son conocidas estas fiestas de calle— lleva años retumbando las paredes de las colonias, brindando momentos de alegría e increíblemente han llegado a pisar y poner ambiente en varios foros de renombre internacional.

Si ustedes son de los que piensan y catalogan a esto como una actividad de “nacos”, bueno… entonces favor de retirarse de esta columna. Aunque hay muchos “tabús” en esta escena, dense la oportunidad de asistir algún día a estos eventos y ver desde las entrañas cómo es que son estas fiestas sonideras. El propósito no es que les guste, sino que amplíen su panorama musical y que conozcan un poco el folklor que se desborda en nuestras calles.

Y si es que sí se llegan a dar la oportunidad de asistir a uno de estos eventos, es requisito indispensable bailar en el círculo del sa-sa-sabor. Si pensaban que les iba a recomendar sonideros, pues no, para eso tienen a Google, Youtube o más preciso, el MP3 de a 10 del metro.

Y pues ya entrados en calor, púchenle al video de abajo que resulta ser un himno de sonideros y mínimo échense un pasito bailador. 😉

 

Jarquín

Rock ! |@Jarqz |Traveler | #ElHoyoFunky |