Pin It

Tatuajes con traje y corbata

Ya todos sabemos lo que pasó con Panteón Rococó y con Interjet. Ya todos sabemos que la aerolínea se disculpó (normal) y que por un par de empleados no se va a crucificar una compañía entera (aunque si pudieron tomar medidas más severas).

Pero lo preocupante es que ya entrados en el S. XXI sigamos teniendo pensamientos tan obsoletos, como el asociar los tatuajes con palabras como ratero, marinero, delincuente o quién sabe cuantos piense la gente. Como si los tatuajes fueran algo nuevo.

Resulta curioso como hasta la era moderna de la civilización es cuando se le da esta connotación negativa a la tinta en el cuerpo. Los tatuajes existen desde que los años eran seguidos por un d.C. Incluso en varias épocas de la humanidad, estaba reservadas para la parte mas alta de la sociedad, que en otro tiempo no tenían que ver con dinero, sino los guerreros, sabios o sacerdotes.

Aunque también es cierto que pueden estar identificados con ciertos grupos non gratos para la sociedad como los Yakuzas. Pero los Yakuzas son malos, porque son Yakuzas, no porque tengan tatuajes.  Su arte corporal sólo servía como una manera de presentar respeto a sus antepasados, como un muestra de lealtad hacia el líder del clan. Igual que muchos samurais (sólo que el de estos últimos muchos mas discretos). El arte tenía un mismo propósito, la tinta no fue la que dictaminaba la conducta de esto dos grupos de ideologías opuestas.

Otras culturas milenarias y samoanos tenían a los tatuajes como parte importante de sus sociedad, donde ambos servían para demostrar el respeto hacia a la tribu, siendo un paso importante para pertenecer a la misma, ya que había que cumplir con varios ritos y pruebas, para poder tener derecho a un Ta moko y tener el paso definitivo para ser un hombre. Esa es la razón por la cual hicieron los kirituhi, para que los no-maori pudieran tener tatuajes en este estilo, sin que fuera una ofensa y pudieran ser usado sin ningún motivo o después de un rito.

Un tatuaje de estas culturas milenarias tiene el mismo significado que al día de hoy: expresarse. El usar el cuerpo humano como un lienzo para decir algo, para recordar algo. Y eso es de algo que te acompañará por toda la vida. Es una expresión permanente, es más que un statement. Es algo que se vuelve parte de tu vida. Significan la capacidad de comprometerte.

Incluso aún, si lo podemos tomar en un sentido mas banal, es andar cargando con una obra de parte a todas partes. Una obra de arte única y personalizada. Los tatuadores son verdaderos artistas, por lo que tienen que hacer con algo que está vivo e irregular. Para captar la idea de lo que se quiere expresar o de simplemente soltar las riendas de su imaginación.

Un tatuaje es una comunión un uno mismo. Esos 30 minutos, 1 hora, 4 horas. Lo que sea que se tarda tu tatuaje o dura tu sesión, es un tiempo de autoconocimiento y de reflexión; de probrar tus límites al tener como única compañía a la máquina que zumba en el oído. De saber que ese dolor será sólo temporal junto a un premio mas grande.

Es arte, sólo que no esta colgada en la pared de tu sala.

tatuaje

Foto cortesía de Mr. Black Tattoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>