Article

beatlemania

The Beatles | Live At The Hollywood Bowl

Siempre he dicho que la mejor manera de explicar por qué The Beatles dejó de hacer giras es escuchando un concierto completo de ellos, a excepción de los ofrecidos en Japón en 1966; pues no dejarán de escucharse los gritos del público entre canción y canción. Esto no es exageración. Este álbum doble tuvo que salir en 1977, casi doce años después de haberse grabado, pues fue cuando la tecnología pudo ofrecer una audición aceptable de esas pistas en directo. Sin embargo en esta remasterización, todo sigue siendo estruendoso. Eminentemente saturado. Es innegable la mejora digital, y aún más en streaming, pero este (re)lanzamiento es pertinente y comprensible únicamente si se tiene en cuenta al documental de Ron Howard, The Beatles: Eight days a week – The touring years, y viceversa.

1035x758-20140126-beatles-x1800-1390773721

Ambos productos se necesitan para evitar la redundancia del material existente de The Beatles y su historia desde la separación de la banda; el presente álbum porque incluye cuatro temas ‹inéditos›: “You Can’t Do That” (A Hard Day’s Nigth, 1964), “I Want To Hold Your Hand” (sencillo, 1963), “Everybody’s Trying To Be My Baby” y “Baby’s In Black” (ambos de Beatles For Sale, 1964) y el largometraje porque realiza entrevistas actuales a McCartney y Starr acerca de aquella época, pero sobre todo porque se enfoca en recoger también las experiencias de algunos asistentes. Muchas de estas anécdotas son conmovedoras y responden a una nueva manera, totalmente necesaria, de contar una historia que todos ya conocemos.

No puedo negar que estoy emocionado y de que lo estaré siempre que salga a la venta algo relacionado con The Beatles, y entre estas líneas no temo expresar que mi debilidad fácilmente puede convertirse un consumismo compulsivo, pero en el caso de esta remasterización ampliada me encuentro ante el testimonio de miles de personas (17,000 según la estimación del productor George Martin) que pudieron hacer real su sueño de ver a la que fue y todavía sigue siendo la banda que cambió sus vidas. Aquí tampoco exagero. Más allá de lo comercial, pues evidentemente lo es, estos dos productos son una fotografía restaurada y a color que podemos acariciar con nostalgia, pero también una suerte cápsula del tiempo que acaba de ser abierta en espera de que las nuevas generaciones la encuentren.

En esto concuerdo con el reportero español Roberto Tarbernero en su reseña del documental para Días de Cine, cuando menciona que el aporte audiovisual ‘inédito’ resulta poco relevante de cara al gran archivo que ya tenemos del cuarteto, pero en una versión con las mejores versiones técnicas. Y sin embargo estas dos razones son suficientes para que “el público analógico vuelva a enamorarse de The Beatles y los nativos digitales les descubran con la urgencia de un flechazo”.

Así que ya saben, enamórense otra vez de The Beatles, o descúbranlos, les hará bien:

938 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail