Pin It
simpson

Todos queremos ser un Simpson

Sí, sí, lo sé, quizás sea una estupidez escribir sobre un cartoon… pero es una de las tantas ventajas de contar con un espacio propio, aunque no se crean, luego las mentadas y reclamos están al 2×1.

Les confieso que soy un Simpsonlieber declarado y que a lo largo de mi vida he podido disfrutar y cagarme de la risa durante muchos años con tantas temporadas de la familia originaria de Springfield.

Este pasado jueves, de acuerdo al capítulo 16 de la cuarta temporada, “Duffless”, cuando Homero Simpson pierde su licencia, se observa su fecha de nacimiento: 12 de mayo de 1956; por lo que el mítico Homero cumplió 60 años y como era de esperarse no pararon las felicitaciones para el ex integrante de los The Be Sharps o como mejor dicho, de los Borbotones.

Aquella pequeña “celebración” me llevó a divagar en todo lo que este genial programa ha aportado a un mundo tan gris. Me resulta brillante como esta caricatura se ha podido dar el lujo de mofarse y ridiculizar al  país más poderoso del mundo, así como parodiar a una gran cantidad de artistas, políticos, deportistas, en fin, es muy probable que para considerarse una “celebridad”, sea requisito tener una aparición al lado de Bart o Lisa.

Esta estúpida adicción a la serie más longeva que se ha transmitido por TV, no sólo me ha llevado a ver todos los capítulos, sino también a reflexionar sobre las sátiras y temas de relevancia que ha abordado el programa por más de 27 años.

Entre los tantos éxitos de The Simpson radica en las situaciones a las que se enfrenta la familia en cada episodio. He llegado a la conclusión que cada lapso de la humanidad está relatado en la caricatura y que todo suceso bochornoso en materia de política, está predicho por la serie.

Es la sátira perfecta de la humanidad hecha en color amarillo y resaltando siempre la parte estúpida del ser humano. Homero puede ser ese ciudadano tan común y corriente como cualquiera de nosotros, realiza las mismas pendejadas que nosotros hacemos día a día, pero mínimo él tiene la peculiaridad de aprender de sus errores y  corregir, mientras que nosotros… bueno, tenemos salud.

Ver The Simpson no sólo sirve para relajar, entretenerse y morir de risa por las aventuras del buen Homero y su familia, también es la forma más práctica de hacer una crítica al funcionamiento de la iglesia, a las grandes multinacionales, a gobiernos de países importantes, acontecimientos históricos, o bien a temas tabú de la sociedad como la homosexualidad, el racismo, inmigrantes, etcétera.

Al eterno Homero nunca se le notarán los años que lleva encima, por lo que podemos seguir aplaudiéndole que es el único personaje en este mundo que se atreve a realizar críticas a través del humor y que trata de hacer conciencia en su audiencia a través de la risa.

¡Muchas felicidades Homer J. Simpson!

P.D. Como dato curioso, el día de mañana a través de la cadena por donde pasa la serie, se transmitirá por 1era vez un capítulo en vivo. ¿Qué tal, eh? ¡Siempre vigentes, siempre creativos!



Rock ! |@Jarqz |Traveler | #ElHoyoFunky |

Rockshop