Pin It
17038967_10212160328221739_3758960842105718820_o

Una noche de Amor Supremo con Carla Morrison

Fotos cortesía José Jorge Carreón

La noche de anoche fue suprema gracias a una de las voces femeninas más queridas del país; Carla Morrison se presentaba por segundo día consecutivo en el Teatro de la Ciudad Ezperanza Iris.

Un lleno total en punto de las siete de la noche. Un público bastante joven mayormente mujeres y niñas acompañadas por sus padres. Todo estaba listo para dar inicio, los gritos podían escucharse incluso fuera del recinto, la emoción era bastante una noche llena de amor y sentimiento cortesía de Carla Morrison.

16992053_10212160329261765_779711239257191355_o

Iniciando con “Compartir” y  “Eres tú”, Carla empezó con lo que prometía ser una velada encantadora y muy íntima, seguidas de  “No Vuelvo Jamás” y “Azúcar Morena”, agradeciendo a los asistentes que vinieron a cantar, gritar y hasta bailar. A lo que ella expresó:

“Qué bonito, chingada madre”

Retomando canciones de sus primeros trabajos como “Disfruto” o “Pajarito del Amor”, ahora en versiones musicalmente más elaboradas, una banda muy bien lograda y un cuarteto de metales que le dieron otro tinte a las canciones, logró que estas se escucharan aún más conmovedoras. La noche continúo con  piezas como “Tú atacas”, “Olvidé”, “Me encanta”, “Vez primera”, “Mi secreto”, y “Un beso”.

16991605_10212160333901881_6956683705955000414_o

Entre canciones mandaba mensajes cargados de amor y sobre como hay que estar agradecidos con al vida y con el amor que muchas veces dejamos ir, Carla expresó:

“Hoy en día queremos a alguien perfecto, pero nadie es perfecto, te hacen encabronar pero también te hacen sentir un orgasmo increíble”

Sin duda ha demostrado que con el paso del tiempo ha crecido mucho, como persona y como artista. Su voz ha logrado traspasar las barreras de la distancia y en el escenario vemos a una mujer muy orgullosa de sí misma, sensual y cada vez más fuerte. El telón bajaba mientras los asistentes coreaban el clásico “¡Otra, otra!”. Después de un par de minutos aparecía en el escenario una Carla armada con una guitarra y rodeada por velas que le daban un toque más intimo.

16992233_10212160337141962_2551988144859294177_o

En esta segunda parte la gente comenzó a ponerse de pie y al ritmo de “Hasta La Piel” la gente comenzó a bailar y brincar. Los ánimos estaban a tope, la gente contenta disfrutando junto con Carla quien se notaba muy contenta y agradecida por el apoyo. Sin embargo, la cantautora originaria de Tecate, nos tenía preparada una sorpresa: Ely Guerra apareció en el escenario volviendo locos a todos los presentes. Juntas interpretaron “Tierra Ajena”. La mezcla de voces fue maravillosa: erizó la piel de todos los que estuvimos presentes.

17038592_10212160328101736_1189001549511010185_o

Entonces dijo: “México… déjenme llorar”. Todos se emocionaron al escucharla decir eso, pues se trataba de una de las canciones más emblemáticas de su carrera, hasta que empezó a entonar “Ésta Soledad”. Esto confundió al público, quien, de todos modos, recibió la canción a todo pulmón. Al termino de la canción Carla comenzó a reír: todo había sido una confusión. En seguida tocó la canción que había presentado y con “Déjenme Llorar” terminó una noche suprema, llena de amor, sentimientos. Una Carla Morrison muy contenta, agradecida y con una carrera que va en ascenso. Sin duda una levada sin igual que dejó a todos con un muy buen sabor de boca y con un recuerdo bastante agradable.

Suprema y amorosa. Así es Carla Morrison



Estas en el lugar indicado

Rockshop