Pin It

Welcome to the Jungle: Slash puso a rockear al Pepsi Center

Cuando una figura del rock es tan icónica, no sólo por sus canciones, sino por su imagen, es cuando la parte del público es un espectáculo aparte. Slash es uno de esos íconos, sombrero, rizos y lentes son toda una marca registrada, cosa que se pudo vivir dentro del Pepsi Center, en donde niños, jóvenes y adultos –chavorucos- posaban para sus selfies con sus mejores imitaciones del ex guitarrista de Guns N’ Roses; playeras negras, chamarras de cuero y sobre todo actitud de vivir un concierto de rock es lo que envolvió el concierto. La gente puso lo mejor de sí, y Slash y Miles Kennedy & The Conspirators por supuesto que también, fue un concierto que dejó muy contentos y sudorosos a todos sus fans.

Slash 1

La noche comenzó con Motor, grupo elegido para calentar los ánimos y que lo hizo bien, con actitud, poder y muchos recursos infalibles para que el público se les entregara, presentaron seis canciones, “Forastero”, “Superheroes”, “Mientes tan Bien”, “Odio”, y “No hay Vuelta Atrás”, canción en la que el vocalista se lanzó al público y navegó entre brazos; una presentación corta, pero potente, un buen entremés para lo que venía.

¡Oe, oe oe oe! ¡Slash, Slash!, poquito después de las 21:00 hrs., la gente ya clamaba por su ídolo, después de un veloz cambio de instrumentos, apagaron las luces, comenzó a sonar música circense y fue cuando apareció Miles Kennedy & The Conspirators sobre el escenario, acompañados de Slash.

Slash 4

“You’re a Lie” fue la primer canción en sonar, poderosa como lo fue todo el concierto, siguiendo con “Nightrain” original de Guns N’ Roses, que convirtió el Pepsi Center en una explosión de júbilo. Myles Kennedy es un gran cantante de rock, que si uno cerraba los ojos y no es una persona fina de oídos, podría imaginarse que estaba viviendo un concierto con todo y Axel Rose, como pasó cuando sonó “You Could Be Mine” que venía incluida en el disco Use Your Illusion II.

Siguió “Doctor Alibi”, en donde Todd Kerns, bajista de The Conspirators tomó las vocales, terminada esta canción comenzó ese riff, que es similar al gesto de un perro furioso y que puso a todos a gritar como primitivos… “Welcome to the Jungle” hacía retumbar las paredes del WTC, mientras viajábamos a los años 90’s.

Slash es un astro de la guitarra, para “Rocket Queen” tomó el escenario e interpretó un solo de más de 10 minutos, que mantuvo a todos sin aliento, escala tras escala, punteo que seguía a un rasgueo, que daba paso a solos infernales y que, de pronto, regresaban a una tensa calma, tan sólo para dejarnos más boquiabiertos; tal vez últimamente lo hemos visto más al lado de Black Eye Peas o Paulina Rubio, pero eso no le quita su gran calidad.

Slash 6

Una de las canciones más covereadas en los bares es sin duda “Sweet Child O’ Mine”, y después de ver a Slash tocarla, ya no debería nadie más hacerlo, el momento más esperado de la noche llegaba, él seguramente la ha interpretado miles de veces en su vida, pero sonó como si fuera la época dorada de Guns N’ Roses, es canción que todos tenemos tatuada en el cerebro y que la gente coreó, gritó, con la que llamó a sus novios/as y hasta lloró, porque sí, no hay nada más poderoso que un recuerdo musical, al que le siguió uno no tan afortunado de su carrera, “Slither”, de su época de Velvet Revolver.

Después del clásico encore, “Paradise City”cerró la noche de locura y Rock & Roll en el Pepsi Center, que a pesar de la gran actuación de Miles Kennedy & The Conspirators, Slash es un solista feroz con su guitarra y lo demostró una vez más, que vive mucho de la nostalgia y antiguas glorias, pero de que rockea como los grandes ¡ROCKEA!