Article

L1000777

Down In México: música y playa para iniciar 2020

Texto: Aldo Franco
Fotografías: Javier Soto

Cuanto más se aproximaba la puesta puesta de sol, más gente aparecía en Puerto Escondido, Oaxaca. Aquellos que no se llevan muy bien con los calientes rayos del astro prefirieron esperar un poco de templanza para arribar al Club de Playa Villa Sol, ubicado sobre Playa Bacocho y sede de Down In México, primer festival del año que consumió desde el 3 hasta el 5 de enero de este 2020.

Ya con un clima más agradable, Trip Tease ambientó una hermosa tarde, que fue disfrutada en un sinfín de formas; algunos bailaban dentro de una alberca que reflejaba los últimos rayos del sol, otros lo hacían con los pies en la última arena caliente del día, y unos cuantos se dejaban arrullar por la música mientras se bronceaban.

L1000423

Antes de dar paso a las actividades del escenario principal, Felipe From BK intentó cerrar con éxito el Poolparty, sin embargo, mucha gente abandonó la zona para ir a comer a la playa o simplemente para descansar. Aunque la música era buena, las horas anteriores bajo el sol habían cansado un poco a los asistentes.

L1000497

Fue hasta que debajo de la arista más alta del Main Stage, las manos de Paurro hicieron magia y devolvieron el calor a Puerto Escondido. Los ánimos aguantaba por momentos, el set duró alrededor de dos horas, lo que provocó que la gente se apaciguara mientras la música sonaba en un segundo plano.

Con quienes de plano no hubo tregua durante toda su presentación fue con los londinenses Franc Moody, a quienes se les puede otorgar el reconocimiento de la mejor presentación del primer día del Down In México. A los músicos se les vio entusiasmados de tocar para un público tan entregado, que a pesar de que el viernes llegaba a su final, aún contaban con batería para terminar esa y las siguientes noches. 

_1000575

Sin retrasos-punto para Down In México-aparecían los artistas en escena, tal como lo hizo Poolside para golpear con sus beats a Playa Bacocho. Juegos de luces y un cielo estrellado acompañaron su DJ Set hasta la una de la mañana del sábado. 

Minutos después de esa hora llegó el momento del mano a mano de Breakbot & Irfame, quienes ejecutaron un set por demás bailable, aunque en ocasiones el entusiasmo de los asistentes caía hasta el nuevo cambio de beat. 

_1000699

En general-y sólo con la excepción de los actos en vivo-el primer día de Down In México transcurrió más como una fiesta en la que la música quedó en segundo plano y no como un concierto. En repetidas ocasiones el murmullo le ganó terreno al sonido musical, aunque finalmente aquellos que iban a divertirse lo lograron.

El sábado amaneció con unas cuantas nubes en el cielo, lo que propició un clima más bochornoso que el del viernes, y para refrescar a la gente antes de iniciar actividades en el Main Stage (que estaba sobre la arena), el escenario Poolparty recibió en su alberca a Snowcaveman, quien inició su presentación a las 15:00 horas. De nueva cuenta la gente la pasaba bien, pero se resistió a entregarse totalmente como en un concierto “normal”.

_DSC0073

Alrededor de las 16:00 horas, el Club de Playa Villa Sol ya contaba con mucha más gente en su interior en comparación con la tarde del día anterior. Quizás algunas personas trabajaron el viernes y decidieron llegar hasta la segunda jornada de Down In México, que por cierto, se uniría junto con la tercera, ya que a partir de ese momento, la música no paró hasta la noche del domingo. 

De repente, desde las costas del Pacífico nos transportamos hasta el Caribe. La riqueza musical de Cuba sonó en el segundo atardecer de Down In México con Ibrahim Ferrer Jr. y Los Sonidos de Buenavista Social Club. El músico sacó el lado más latino-caribeño de todos los presentes e incluso de extranjeros de otros puntos del mundo. 

_1000722

Apenas sonaron los primeros acordes, aquellos quienes descansaban o bronceaban en Puerto Escondido suspendieron su reposo y bailando llegaron hasta el Main Stage. El cubano alabó el legado de Buenavista Social Club y la gran labor que él mismo heredó de su padre Ibrahim Ferrer, la confirió a su hija Liz Ferrer, quien cantó por primera vez en México, junto a la puesta de sol y el murmullo de las olas acompañando su joven voz. 

 

_1000801

Los dos escenarios de Down In México estaban a unos cuantos metros de distancia, por lo que no se realizaban presentaciones simultáneas. Así, mientras unos cuantos se dirigieron al Poolparty para escuchar el beat de Soos, otros lo hicieron desde el Main Stage para aguardar que la leyenda nigeriana Orlando Julius hiciera lo suyo. 

Si el africano voló mentalmente a los asistentes con su música y arreglos, ahora sólo faltaba un acto que los acabara físicamente: Crazy P. Los británicos dejaron todo en el escenario y se entregaron al pequeño lugar como si se tratara de un estadio. La intensidad que Danielle Moore, vocalista de la banda, ponía a su ejecución de baile y canto comprometieron al público a corresponderle de la misma manera. Como era de esperarse, fueron una de las mejores presentaciones de todo el festival.

L1000938

Los primeros sonidos rasposos y guapachosos que sonaron en el Down In México estuvieron a cargo de Quantic. El DJ regaló otro ambiente al festival, especialmente si hablamos de los sets en ocasiones monótonos de todos los DJ’s que se presentaron. Su cumbia mezclada incitó al baile, aunque rumbo a las 3:00 am del domingo ya no había tantos ánimos.

_1000611

Con ese reto llegó Justin Strauss y no logró superarlo. Si bien unos cuantos asistentes se quedaron clavados en el escenario, para otros tantos la música se volvió un fondo para su fiesta o plática. Además, para esa hora ya había personas que no le aguantaron el ritmo a sus bebidas o lo que sea que se hubieran echado. Según testigos, alrededor de un centenar de personas se quedaron hasta el amanecer.

Para quienes recuperamos el aliento hasta mediodía del domingo aún alcanzaríamos otras 10 horas de música, aunque esta vez limitada a DJ sets en el escenario Poolparty, puesto que no habría más live acts, además de que el escenario principal ya había sido desmontado, con lo que también quedó restringido el acceso a la playa.

L1000442

El espacio más reducido propició que la alberca principal se abarrotara y para alrededor de las 16:00 horas no parecía nada salubre poner un pie en esa turbulenta agua. Aún así, los ravers más arriesgados, que fueron la mayoría, se echaron un clavado a bailar con la presentación sorpresa de Poolside.

_1000815Le siguieron también la segunda actuación de Justin Strauss y Zombies in MiamiComo lo había conseguido horas antes, Quantic le puso ritmo otra vez al Down In México y esta vez los ánimos lo acompañaron hasta el final de su set. No hubo personas que no moviera al menos un pie al ritmo de la cumbia, ya sea en la alberca, recostados y hasta formados para comprar alcohol o comida.

Con los mejores ritmos de los setenta y ochenta, Bluehost le puso fin a más de 30 horas de música continua y a tres días de festival en la hermosa Playa Bacocho, de Puerto Escondido, Oaxaca.

_1000861

La segunda edición de este evento demostró que tiene potencial para consolidarse con el lema del primer festival del año, y qué mejor bajo el concepto de música, playa y mar. Aunque el recinto donde fue hecho no permitiría expandirse para atraer a más gente (la capacidad máxima es de tre mil personas), todavía puede crecer en cuanto a calidad, como por ejemplo el servicio de sanitarios, de seguridad, y lo más importante, escuchar lo que el público pide, y en esta ocasión se quedaron con bastantes ganas de tener actos en vivo más largos.

¡Enhorabuena por quienes se están arriesgando a hacer este tipo de festivales y ya esperamos la próxima edición para recibir el 2021 con mucho calor!

L1000446

 

1586 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail