Lo mejor de dos bandas: Peter Hook and The Light

Fotografías: Quique Ávila

No es la primera vez que Peter Hook toca en México, ha pasado por diferentes recintos, desde el Pasagüero hasta El Plaza Condesa en el que tocó hace poco más de un año, sin embargo aún existen muchos fans (yo) que han perseguido el sueño de ver al músico en acción durante mucho tiempo y esta ocasión era su (mi) oportunidad, “el ahora o nunca” que no se debe dejar  pasar.

Eran las nueve en punto, la noche comenzaba en el Pepsi Center WTC, Hook no esperó a nadie,  los acordes de “Lonesome Tonight” sonaban mientras todavía muchos de los asistentes pasaban el filtro de seguridad y entre ellos se preguntaban “¿Qué no le iba a abrir alguien?” para justificar su (mi) retraso.

Sonaba “Ceremony” mientras todos buscaban el mejor lugar para ver al bajista, “this is why events unnerve me, they find it all, a different story”, caras  desconocidas  de personajes conocidos, el tiempo pasa lento cuando caminas entre el público más random que puedas imaginar.

Peter Hook Por Qiqe Avila 2016-2

Los cuerpos bailaban tímidos, apenas se movían mientras marcaban el ritmo cadenciosamente con la cabeza. Una cerveza, dos cervezas, las luces jugaban con la fragilidad del ambiente, crearon ilusiones ópticas  que asimilaban el viaje hacia un vórtice y la voz de Peter Hook era lo que guiaba a las mentes a través de él.

Había algo que impedía esa explosión del público, tal vez porque no todos conocían las canciones hasta el momento en que sonó “Blue Monday”, quizá la canción que se viene primero a la mente en cuanto se menciona a New Order o  pensamos en el Patrick Miller en la noche de oldies.

Algo dentro del corazón le explotó a cada uno de los asistentes, el lugar se pintó de azul para que todos bailaran y corearan “I thought I was mistaken, I thought I heard your words, tell me how do I feel, tell me now, how do I feel”, una vez encendido el ambiente, ya nadie pudo contener las ganas de bailar.

Peter Hook Por Qiqe Avila 2016-4

La noche seguía y la parte de New Order continuaba, aquello se había convertido en la fiesta de ensueño para algunos mientras otros comenzaban a pedir algo de Joy Division. Sonó “Thieves Like Us” y con eso se apaciguaron un poco. Enseguida vino otro clásico de toda una generación “Bizarre Love Triangle” y el Pepsi Center WTC volvió a estallar, las luces azules se volvieron rosas y las voces se unificaron en una sola para cantar “Every time I see you falling I get down on my knees and pray.”

Se anunciaba el fin de esta primera parte que cerró con “1963” y justo como en una película, todo se fue a negros, Peter Hook and The Light habían desaparecido del escenario para darnos un break y continuar con la segunda parte, la más oscura, la que nos iba a trasladar a la década del post-punk.

Peter Hook Por Qiqe Avila 2016-3

“No Love Lost” fue la canción con la que inició la parte más dark de este concierto, la timidez de los bailes se había ido, como si la oscuridad hubiera traído consigo el lado más salvaje de todos, los cigarrillos se encendieron y se enrareció el aire y como era de esperarse, no todo olía a tabaco.

“Komakino” desató los movimientos salvajes, las cabelleras ahora descontroladas se movían al ritmo de la batería de “Disorder”. Cuando empezó a sonar el riff de “Digital”, la mente de todos se perdió entre saltos y  gritos de euforia. La energía de cada canción de Joy Division reventaba los oídos de todos los asistentes pero al mismo tiempo los guiaba poco a poco hacia el final que nadie quería “Ya van a tocar ‘Transmission’ ya mero va a acabar”, comentaban algunos al ver la llegada de los “éxitos”. Así llegó “Atmosphere”, la canción que se convirtió en la antesala del fin, la melancolía que la melodía carga en sí misma, marcaba el casi término de esta noche.

Peter Hook Por Qiqe Avila 2016-13

“OOOOH OOOH OOOH OOOH OOOH” todos en el lugar cantaban al unísono “Love Will Tear Us Apart”, las pieles se estremecían al presenciar tal sincronía de voces convertidas en una sola. El momento cumbre había llegado con la detonación de emociones  que se había esperado durante toda la noche. Tal fue la energía del público que en un arranque euforia, Peter Hook se quitó la playera para mostrar su cuerpo tal cual,  entregándose por completo a los asistentes, quizá fue su  forma de decir que era nuestro en cuerpo y espíritu.

Las luces se apagaron y Peter Hook and The Light dieron por terminado el show sin embargo la gente quería más, las casi tres horas que duró el concierto no fueron suficientes para que apagaran sus gargantas pues en ellos seguía el eco de las canciones como un loop infinito de música, de esa que explota mentes y llena almas.

Peter Hook Por Qiqe Avila 2016-15

921 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail