¿Quién es el ‘villano’ en Queen of the Stone Age?

Queens of the Stone Age. Josh Homme. Esos nombres ya son por separado unos verdaderos pesos pesados en la industria con un legado incuestionable. Por eso cada disco nuevo es todo un acontecimiento. Josh, por su parte es de esos que no se pueden estar quietos y trabajan en mil proyectos a la vez.

Villains es el nombre del trabajo y es algo complicado porque viene de uno de los mejores trabajos de la banda. Like a Clockwork fue uno de los mejores discos del año y de su carrera. De lo que parece ser una nueva etapa en la banda, donde cambiaron todo de plumazo.

Se consiguieron otro productor, un nombre importante en Mark Ronson, y dejaron a Homme de lado como mero intérprete. Por lo menos así lo marcan los créditos del disco. Esto es algo importante de resaltar porque este es un ejemplo donde se nota en demasía la labor del productor.

Resultado de imagen para villains queens of the stone age

Les quitó el desierto, les quitó lo stones y le puso boggie al grove de la banda. Le puso un capas de sonido con las que la banda no había experimentado. Además desde el primer track, «Feet don’t Fail Me» —uno de los puntos más altos del disco— se nota ese perfeccionismo de Ronson; de cómo trata que todo sea impecable.

El segundo track es que el casi confirma esas sospechas que levantó el track pasado «The Way You Used to Do»: es música bailable.Es rock-and-roll-old-school en el siglo XXI, con ese bombo que llena toda la canción y ese ritmo pegajoso. No se encuentra esa oscuridad que solía tener la música de la banda. Suena más alegre, a falta de mejor adjetivo, aunque siempre se contrapone con la voz de Homme que siempre suena algo melancólica.

Con todo esto resalta el trabajo de la sección rítmica de la banda. La batería tiene una potencia especial, Jon Theodore es el de los buenos, es bien conocido por su trabajo en The Mars Volta, con Omar Rodríguez y ese proyecto con Zach de la Rocha. Los tambores suenan muy profundos: hace que Shuman pueda anclarse en el bajo. Es el que menos florituras tiene en el disco, pero era necesario esa ancla.

Como en «Head Like a Haunted Rose» unas de las pocas canciones que si suenan a California, además de sonar todas las guitarras. Tres guitarras diferentes: Homme, Dean Feartita y Troy Van Leeuwen. Esto es algo que sonoramente cambia, sin importar la intervención del productor. Ya eran capas de riffs, ritmos y solos, aun sin el estilo que se iba a marcar.

La imagen puede contener: 5 personas, personas de pie y noche

Todo esto da un disco perfectamente ejecutado, en todos los niveles y ese es a veces su pecado. A veces suena demasiado trabajado en el estudio y pierde un poco de ese punch de la banda. Es, sin duda un renacimiento, pero toda esa precisión y hizo que perdieran potencia.

A veces parece mas que estás escuchando un featuring de los QOTSA con Mark Ronson. Esto es para nada algo negativo, excepto que se trataba de un larga duración de los californianos. Era la oportunidad perfecta para sacar a los dos de su zona de confort. Ese funk, ese boogie no le cae para nada mal a la banda, que nos ha acostumbrado a un sonido más denso y pesado.

Pero al contrario Ronson perdió la chance de ensuciarse, de experimentar mas el con su sonido, que ya sabemos que tiene ese ritmo mas que patentado, con su giro en el sonido de Minneapolis. Con todos músicos de alto calibre. Parece, en cambio, que esta queja puede verse banal, porque al final resultó un buen muy trabajo, del que es muy difícil hablar mal. Pero es que parece que pudo ser mucho más

2316 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail