Una lluvia Británica de éxitos cierra «El Corona Capital»

Llegando a la recta final del tercer día del Corona Capital, con las patitas cansadas, pero con los ánimos al por mayor teníamos que estar presenta para ver tres de los actos más esperados por los asistentes y de los cuales se habló mucho antes de llegar a este día. Pero no sin antes pasar por algunos actos que nos hicieron amena la tarde. Tal es el caso de Goose quienes se presentaban en el escenario que se encontraba a un costado de la entrada general, de esta forma llamaron la atención iluminando a los fanáticos que iban llegando con un espectáculo electrizante quienes, para aumentar la atmósfera de fiesta echaron mano de luces brillantes en todas direcciones y colores a través de nubes de humo.

Este inicio nos hizo correr literalmente hasta el escenario Vans, donde ya se daban de guitarrazos provenientes del supergrupo OFF!, hardcore y punk eran lo que traían carismático Keith Morris y el talentoso Dimitri Coats, la energía con la que se presentan la contagiaban, pareciera que el público muchos de ellos que llevaban tres días caminando se sintieran como si fuera el primer día de festival.

Con el ánimo calientito nos hizo ir a ver al escenario Corana Cero a The Happy Fits quienes se especializa en crear un alegre y contagioso indie rock con tintes pop folk. La música de esta banda es más que buena, genial o lo que sea. Con un violonchelista y un sonido indie-rock único, The Happy Fits se consolidan como estrellas en ascenso. Los jóvenes músicos dominaron el escenario involucrándose continuamente al público a través del diálogo, brincos y bailes. (¡Calvin Langman bailó y bailó de manera impresionante en el escenario mientras estaba atado a un violonchelo!)

Para este punto se avecinada una lluvia de éxitos de tres grandes actos británicos, el primero en llegar con una puntualidad exacta era un fanático del club Manchester City Football Club, quien con este emblema al centro del escenario daba pie a la nostalgia. Noel Gallagher reunía en el escenario principal a la fanaticada de Oasis quienes, ondeando banderas con el logo de esta banda, esperaba escuchar y canta canciones como “The Importance of Being Idle”, y “Don’t Look Back in Anger”. Y si la mitad de su repertorio fueron temas emblemáticos. Los fan del grupo britanico sabe que nunca regresará Oasis, pero el poder ver a un Gallagher siempre servirá de consuelo.

Para este entonces una decisión difícil se presentaba Pet Shop Boys y The Chemical Brothers, se empalmaban en sus horarios, pero al parecer nadie se quería perder del increíble show por parte del dúo inglés de synthpop conformado por Neil Tennant y Chris Lowe, el escenario Corona Cero no se había llenado tanto como en esta presentación. “Suburbia” dio el banderazo para dejar con el ojo cuadrado a cualquiera que a estas alturas no les hubiera visto en vivo, con House, Techno y Dance nos mostraron el por qué Pet Shop Boys han mantenido temas con gran éxito a pesar que varios de ellos ya tengan más de treinta años de haber salido.

El dueto londinense se enfrentó a una circunstancia poco habitual: a unos metros de distancia, del otro lado, The Cure se presentaba de forma simultánea. Pero eso no importó. Neil Tennant y Chris Lowe tenían preparada su propia fiesta y con canciones como; “Domino Dancing”, “It’s a Sin” y claro sus diferentes atuendos nos mantuvieron entretenidos de principio a fin.

El momentazo fue al escuchar los primeros sintetizadores de la canción siguiente ya que fueron suficientes para que la gente identificara “Always On My Mind”, canción con la que se encendieron todos los celulares todo se convirtió en una discoteca masiva.

Al finalizar diríamos que corrimos al escenario principal, pero sería mentirles, la euforia y adrenalina se iba agotando, al paso para llegar a ver a Robeth “Chente” Smit, quien había hecho mención que iba a dar un show muy largo como dirían por ahí: mientras el público siga aplaudiendo seguiremos tocando. Pero al paso del camino ya se veía a muchos soldados caídos, una gran cantidad de asistentes prefería solo escuchar que ver el show, dado que se quedarían sentados o tirados en el césped del escenario Corona.

Desde que se anunció el regreso de The Cure a México, las expectativas estuvieron hasta el tope y no fue necesario una enorme producción visual para dar un show espectacular, antes de que salieran a escena se oía a mucha gente entusiasmada por estar presente. Y tenlo por seguro que The Cure no defraudo a sus seguidores con el gran repertorio que presento de casi treinta canciones.

La forma de entrelazar canciones largas y épicas con piezas más cortas y directas daban la fluidez necesaria al show. Los primeros acordes sonaron con una nueva versión de “Alone”, pieza algo deslucida para servir como entrada. Tras ella el primer momento mágico de la noche fue con “Pictures of You”, “A Night Like This” y “Lovesong” encadenadas nos empezaban a reanimar.

Si algo es cierto, es que, para los verdaderos fans, el recital contuvo aquellas canciones deseadas y no muy conocidas, pero hubo un gran número de asistentes que parecería solo iban por los éxitos comerciales y aun con el cansancio esperaban una canción que corear.

Al Finalizar con “Boys Don’t Cry” de una cosa estamos seguros: este concierto, mientras duró, fue la cura de muchos males. Tras dos horas y 45 minutos, la sensación de éxtasis fue una constante. The Cure derrochó energía, poderío y maestría en el Corona Capital 2023.

901 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail