Francisca-Valenzuela

«Adentro», el sonido del desamor de Francisca Valenzuela

Llorar se define como “el acto de derramar lágrimas”. Pero, las causas que motivan el llanto son tantas y variadas que nadie nos enseña a reaccionar ante este momento.

Alguna vez, el escritor argentino, Julio Cortázar, lo intentó con sus “instrucciones para llorar”. En este microcuento, pide tapar con “decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro”, cubrir la cara con la manga del saco o sumergirnos en nuestra imaginación para aislarnos de lo que nos rodea.

Sin embargo, Cortázar dejó una duda sin resolver que hoy la música chilena, Francisca Valenzuela, intenta responder: ¿dónde se llora cuando se llora?

En su sexto álbum, Adentro, Francisca narra el martirio y la frustración que le causa no tener un lugar para desahogarse, tras despedirse de una persona amada.

Cada una de las 11 canciones que componen el disco muestran de manera autobiográfica el proceso de esta ruptura.

En el tema “Adentro” se cuestiona si vale la pena pelar por alguien que ya no ofrece el mismo amor que recibe; “Extraño” es una oda a la nostalgia de esa relación fallida; y “Juan” es una canción donde comparte como intentó superar su ruptura saliendo con otras personas.

Francisca Valenzuela musicaliza cada episodio de esta ruptura con sonidos donde predominan las notas de una guitarra, un piano o un bajo. Cada instrumento es protagonista en alguna de las canciones, pero nunca sobresalen los tres juntos.

El silencio es otro de los elementos que caracterizan este álbum. En canciones como “Déjalo ir” o “Nada para ti”, las pausas son claves para darles más intensidad al mensaje que quiere transmitir y el dolor que sintió.

Además, su canto a manera de susurro y sollozo hacen que sus temas estén más cerca del country y la balada que del pop al que acostumbró a sus seguidores en sus discos anteriores.

En los 37 minutos y un segundo que dura su obra, Francisca expone su lado más vulnerable. En ese intento por hallar dónde y cómo llorar, convirtió a Adentro en su disco más personal.

Desde la portada dónde se muestra desnuda con un fondo vacío hasta la última frase «yo estaré aquí un poco rota curando mi dolor», la compositora chilena muestra que este álbum fue catártico y sanador.

Porque llorar se trata de eso, liberar esos sentimientos que ya no caben en el cuerpo y encuentran salida a través de los ojos.

Desconozco si Francisca Valenzuela encontró «¿dónde se llora cuando se llora?” como se lo cuestiona en su canción. Pero, al menos nos entregó un soundtrack para acompañarnos en ese momento.

TXT: Francisco Juárez

726 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail