El pasado es frágil y el futuro es Daddy’s Home de St. Vincent

En la década de los 2010, hubieron muchos nombres que expandieron aún más las fronteras de lo que consideramos como música alternativa y uno de los nombres que más se menciona dentro de estas conversaciones era el de St. Vincent

El proyecto de Annie Clark ha estado en constante evolución musical desde su debut y eso se ha podido ver con los sonidos del art pop que consiguió en su colaboración con la cabeza (no pun intended) de Talking Heads, David Byrne, o con su álbum del 2017 Masseduction, en donde abrazó los sonidos del rock y el new wave como no lo había hecho hasta ese momento. Sin embargo, Clark nos lleva a una dirección totalmente diferente con Daddy’s Home, su primer álbum en cuatro años y, posiblemente, su proyecto más consistente hasta la fecha. 

Daddy’s Home ve como St. Vincent regresa en el tiempo para tomar influencias del blues rock y el soul que tanto se escuchaba en los 70s, pero con los toques contemporáneos que hacen que se pueda categorizar al álbum como una experiencia psicodélica.

El primer track, «Pay Your Way In Pain», es reinado por bajos de sintetizador y efectos vocales que contrastan increíblemente con una estructura y ritmo que se podría escuchar en una canción de gospel o blues. La canción homónima es líricamente muy vulnerable, ya que habla sobre el arresto del padre de la artista y fue el suceso que inspiró la creación de este álbum en primer lugar, pero es cantada con un estilo y agresividad que la eleva a este himno de admiración acompañada de una instrumentación que es imposible de resistir. 

Aunque el hilo conductor de Daddy’s Home está muy enfocado en los 70s, canciones como «Somebody Like Me» y «The Laughing Man» tienen vibras que hacen recordar al lado más experimental de la escena británica de los 90s o incluso al icónico soundtrack de la serie Twin Peaks compuesto por Angelo Badalamenti.

Un álbum que contiene tantos paisajes sonoros tan diversos es muy susceptible a crear una experiencia que no sea coherente, pero St. Vincent logra hacer que Daddy’s Home se convierta en uno de los álbumes alternativos más consistentes de lo que va de este año, tanto en calidad como en estilo y esencia. Si bien, los últimos dos tracks del álbum no son el gran final que se podría esperar, son un gran incentivo para volver a escuchar todo el proyecto, disfrutarlo y sentirse vulnerable de alguna forma.

Mientras que este proyecto no necesariamente marca un antes y un después en la carrera de St. Vincent, ya que todos sus proyectos hasta la fecha traen consigo una gran evolución sónica, sí nos muestra el lado más vulnerable y consciente de una artista que seguirá siendo parte de la conversación cuando se habla de música alternativa y experimental. 

TXT Edson Peralta

1440 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail