La M de MTv nunca estuvo ahí por música

 

—Esta columna era para hace una semana que MTV cumplía 35 años, pero el que escribe esto estaba de vacaciones—.

Al día de hoy, se sigue hablando mucho de MTV con el mismo chiste que se pone viejo, aunque no por ello, menos cierto que debería llamarse TV o solamente  RTV (por Reality Television). Por aquellas épocas de Músic Televisión para tener solamente un lugar reservado en la programación de VH1 Classics.

La evolución que ha sufrido el canal ha sido para mal, ya que no tienen música, tienen puros reality para llenar la programación. Esta afirmación es medianamente correcta.

MTV no perdió porque dejara de pasar vídeos o  porque dejara de concentrase en la música. En los 90’s, que ya era una fuerza afianzada con un poder importante, no pasaba ni de chiste el mismo número de vídeos que en los 80’s cuando empezó al aire. De entrada sería insostenible tener un canal en cable donde pasen vídeos 24/7.

Tiene un poco que ver que la programación ya no está centrada en la música. Los Behind de Music y los Unplugged han cambiado por que los artistas han cambiado, porque su target y su audiencia han cambiado.

Lo que perdieron es que dejaron de ser el bastión de contracultura que solían ser. Esa línea que escandalizaba a esos ciudadanos de buenas costumbres, moral apretada y mente reprimida. MTV solía ser una escape a esa programación sin gracia y con la línea dura bastante clara.

La edad en la que me encuentro, me sirve para poder disfrutar un poco de lo que fue ese MTV, que sí no nací con él, pero pude verlo en su apogeo, de todo lo que construyó en los 80’s (ellos fueron los que le dieron un talk show a Andy Warhol).

Mi primer recuerdo del canal fue a finales del ’94, y esta precisión es sencilla. Fue «The Man Who Sold the World» en el Unplugged de Nirvana. Sí, conocí a Nirvana cuando ya no estaba Kurt con nosotros y no tenía idea de quien era Nirvana, David Bowie y mucho menos los Meat Puppets, pero fueron de esos instantes que te cambian. Suena muy cliché, probablemente no es como lo recuerdo, pero si estoy seguro de que provocó algo, por algo mi afición a Nirvana es muy diferente de otras bandas.

MTV marcó mi afición por el grunge, por los Unplugged, me presentó después a Eric Clapton. Mucho tiempo para mi generación fue el foco principal de la música. Querías a Pantera, Soungarden, Metallica o Alice in Chains. Fue lo que nos daba MTV, cuando sí le importaba la música. Después llegó el Nü Metal, el hip hop en su nueva ola y todo cambió.

Porque en esa contracultura se nos presentaba al rock de la mano con el hip hop, antes de que pasara esto, porque además teníamos a Biggie y a Tupac, a Run DMC con Aerosmith y esa contracultura no se limita a esos géneros, por eso Madonna fue mucho tiempo la imagen que iba ligada al canal.

Desde siempre Michael Jackson fue el que le dio verdadera validez a los vídeos, presentando algo verdaderamente artístico y no solo un show en vivo de la banda tocando la canción. Pero Madonna fue la que ponía el escándalo. Desde «Like a Virgin» era la pareja perfecta, el lugar ideal para pasar a una adolescente hipersexual —para la época que esa Madonna parece una mojigata junto a su contraparte contemporánea  o las nuevas divas del Pop—.

Esos comerciales diferentes, surrealistas que nos permitió conocer a artistas como Bill Plympton que de otra manera habría sido muy difícil darle un espacio masivo. Igual que con sus animaciones, ese mal intento que le salió a Charlize Theron, tuvo su primer hogar en la cadena gringa, donde Æon Flux marcaba un hito. Con el estilo de animación y los temas que se manejaban estaban muy adelantados. Precursor de Adult Swim y otras cosas que entran en la categoría de animación para adultos como Archer no podría sin el canal.

Como el pináculo y la extraña representación de los valores de los que veían y los que presentaban: Beavis y Butthead. Un par de desadaptados que solo buscaban complacer sus mas básicas funciones, coshar (sin éxito obviamente) y escuchar música. Metal de preferencia como sus playeras, sus devil horns y headbangging de cada capítulo. Burlándose de si mismo antes de convertirse en una parodia de si mismo.

Fue el canal que le dio la primera oportunidad a Jon Stewart, que le dio su primera aparición a The Roots. Con MTV NEWS y Headbangers Balls. Antes de que estuviera llena de personajes anaranjados de una costa gringa o toda la familia de Bam Margera con un programa cada uno.

La caída de MTV no fue porque dejara de pasar música, perdió esa contracultura, ese filo, ese buscar el límite. Al igual que al rock de hoy, le ganó el conformismo.

1762 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail