Una voz titánica, Florence + the Machine y su High As Hope

Fotos: Facebook Oficial

Parece que fue ayer cuando Florence + the Machine regresaba a la escena con su penúltimo disco de estudio How Big, How Blue, How Beautiful, por ahí del 2015. Realmente estábamos acostumbrados a coros, pianos alocados, a esa típica y armoniosa arpa y sobretodo, esa titánica voz que solo esta mujer pelirroja nos puede brindar.

Para este 2018, regresa con un nuevo y sincero disco que está dando mucho de qué hablar: High As Hope. Sus temas son elementales sobre todo esto que se caracteriza en un vendaval, donde Welch parece estar conformándose con un poco de calma; que no te engañe.

Florence + the Machine

Puedes ver el trabajo de Welch en la década anterior, con repetidas miradas en el vacío a través de la tormentosa interacción del aire y el agua: las ráfagas que salen de su pecho, los ondeantes cabellos y los vestidos que no se están quietos, aumentan la galopante y etérea música de Florence + the Machine.

Ese poder elemental se ha visto compensado por todos los ahogamientos: suicidios acuáticos femeninos como Ofelia o Virginia Woolf, mencionados en 2011 en «What the Water Gave Me» de su más aclamado disco Ceremonials.

Florence + the Machine

High As Hope todavía tiene un parche húmedo y extraño, y no le falta oxígeno: las referencias a rascacielos y voces de respaldo sobre producidas se ocupan de eso. Hay cielos llenos de canciones. 

«He estado volando por mucho tiempo», canta, rogándole a alguien que agarre sus tobillos. High As Hope, entonces, sigue siendo un álbum de Florence Welch, con toda la fuerza de la fuerza del vendaval que eso conlleva, pero aquí, Welch está tratando de perseguir lo opuesto a la tormenta: la calma. ¿Qué diría un artista conocido por entrar en puertas de vidrio como si estuviera más castigada?

Escúchenlo y dejen oír sus voces sobre este disco. 😉

1686 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail