Sobrevivir al Slam y anexas

Se nos viene el primer —y lo más importante que no es el último— festival de heavy metal, con el Hell and Heaven 2016. Muchas bandas, muchos escenarios acomodados por géneros. Entonces aquí va una breve guía para el festival, pero no será como todas esas que por ahí pululan de lleva tenis cómodos, ropa cómoda, protege del clima y esas cosas.

Esto es heavy metal y nos comportamos como tal (antes de seguir deberían leer esto) porque tienes que ir de uniforme, porque es lo que hacen los Trves. Botas con casquillo de cuero, arriba del tobillo obviamente. Negro, porque vale madres que hago 35 grados a la sombra, tienes que vestirte como el reflejo de la música que te gusta, porque eres blacker. Estoperoles y clips, aunque los lobos en la entrada te los quiten. Cuero, sintético o plástico, igual vas a sudar.

Lo único que debe preocuparte es dónde está el wey que te va vender la cerveza, porque es todo lo que necesitas para sobrevivir. Es el combustible necesario para lo que sigue, porque no vas vestido así solo para farolear, porque eres cool. Esa es tu armadura para lo que se viene.

Tenemos un escenario donde Behemot, es la cabeza, para junto a Sepultura, Suffocation, Ensiferum y Dying Fetus van a causar algo más que daño físico. Entonces antes de preparlos para el  Slam y Wall of Death, tenemos que hacer un poco de historia. Pero antes, un simulador para saber como se ve un slam y come se ve desde la seguridad de sus computadoras aquí.

El headbanging fue lo primero y sí, es una condición médica que han sufrido tantos los que están en el pit o los que están arriba. Esta afección que también puede ser causada por una montaña rusa o un coche, tiene entre los que se han cobrado a Tom Araya y Dave Mustaine… el guitarrista de Evanescence no estamos muy seguro por qué, pero también le pasó.

Al ritmo del riff mueves la cabeza, no importa si va demasiado rápido. Es tu misión o tu deber mientras tienes un puño al aire o el regalo de Dio al mundo. Anclado, para que nada te desvié de tu desnucamiento voluntario, arriba y a abajo una y otra vez… a menos de que si tengas el pelo muy largo, ahí el molino es más que aceptable. Hasta Metallica honró el tributo de todos los cuellos caídos.

Pero el slam… no es un invento metalero, ni el stage diving. Son obra del punk, de por allá en los 70’s. Inicialmente el pogo, que muchos le atribuyen a Sid Vicious de los Sex Pistols, algo que tenía que hacer en la banda además de fingir tocar el bajo. Aunque el pogo es diferente, mas bien es saltar en tu lugar, frenéticamente de preferencia. No era muy común porque empezaron tocado en lugares pequeños. Cuando el CBGB se ponía rudo, no había para donde hacerse más que arriba y abajo. El stage dive es del señor Iggy Pop.

Por lo que la escena más hardcore del punk no tardaba de irse del conocido bar neoyorkino que incluía otro sonido mucho menos desafiante y más artístico. El street punk en Londres con The Exploited, Discharge y Charhe GBH, le daban a London 82 un nuevo significado con la estética que el público normal reconocería a los punks, al día de hoy, englobando a tooodo el punk en este género, menos obviamente al happy punk, por obvias razones.

A la par en Estados Unidos teníamos la escena del hardcore punk con Black Flag  y a los Minutemen retomando lo que los Dead Kennedys dejaron incompletos. Y estas dos nuevas corrientes nos daban pogos más salvajes, guiados por el mismo enojo de los que participaban —mucho antes que el rap pensara que era la música de más contenido social estaba el punk—, basta ver a Henry Rollins en un show en vivo de esa época.

El punk en general perdía fuerza, pues iba ganando el metal, sobre todo en sus géneros más brutales, a fines de los 80´s cuando pasaba el apogeo del trash, el death ganaba popularidad y bandas como Canibal Corpse, Obituary y Deicide se ganaban sus legiones de fans.

Era el momento en que el slam ganaba fuerza, Pyrexia o Purtenance parecían tener canciones hechas para que los cuerpos fueran brutalmente torturados por convicción propia. Porque tienen ese doble bombo, como marcha militar, que marca los tiempos, una guitarra hace que primeros empieces a agitar la cabeza, preparando a tu cuerpo para lo que sigue.

Porque el metal siempre ha estado ligado a música mucho más antigua, no solemnemente hay muchas bandas con elementos e influencias de personajes como Wagner o Bach. La batería es la que domina los latidos, es la que te prepara para llevarte al máximo y la que te inyecta la adrenalina. La que te prepara para lo que viene. A los tambores de guerra franceses solo les hace falta un riff para estar listo para sacrificarte por un bien mayor, para conseguir tus heridas de guerra.

Te preparas para el slam, los tambores de guerra te hacen hacer un círculo, donde poco a poco va a aumentando la velocidad, esto lo que separa a los débiles. Todo a la orden del general que va a dar la orden, el círculo se torna en caos, ahí es cuando debes ser rápido y darlo todo, empieza con el hombro mientras cubres tu costado con los antebrazos, no los codos, porque el honor va ante todo.

Cada vez mas rápido, levantando a los caídos para volverlos a ingresar al círculo, siempre atento a no perder el equilibrio porque los dos pies nunca van a estar fijos. Necesitas ese momento para aventarte contra otro ser humano. Ahora es cuando entiendes porque traes botas y no unos zapatitos de tela bonitos. Pies pisados o manos pisados, no todos son fuertes. Huesos se terminan rompiendo con la técnica inadecuada. Cubrir bien las muñecas, en un abrir y cerra de ojos terminas contra alguien mucho más pesado en una posición que no te va dejar continuar.

Y eso solo el comienzo, los dioses son voraces y a veces demandan un sacrificio todavía más grande: The Wall of Death, el matadero para los débiles de mente. Solo los que tienen verdadera convicción y voluntad salen avantes. Dos equipos que se paran a extremos opuestos, en espera de la señal. La infantería se prepara, mientras el baterista cada vez aumenta la velocidad, creando tensión, hasta que se ejecuta la orden. No hay nada que enseñar, solo debes dejarte ir, sin duda, o no sales de ahí.

Si entras ahí con la intención de sobrevivir… lo vas a hacer mal.

1186 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail