Pin It
photo-107

Chavez Ravine y nuestra memoria a corto plazo

Hace mucho mucho tiempo, por allá por Los Angeles, California, había una comunidad de inmigrantes mexicanos establecidos en la zona de Chavez Ravine. Tierras compradas por Julian Chavez, terrateniente nacido en Nuevo México que a su llegada a L.A. comenzó a hacerse de un nombre y desarrollando la zona, logró incorporar a sus tierras varias fábricas de ladrillo donde empleaban a mexicanos, méxico-americanos y chinos,  que con el tiempo fueron quedando solo los mexicanos; quienes eran habitantes discriminados por otras zonas de L.A. dada la precaria situación económica.

Cerca de 1950, Norris Poulson, alcalde de Los Ángeles de aquella época y con un perfil parecido a Trump, facilitaba las cosas para el capital privado, cediendo derechos y acomodando las cosas para que los desarrollos inmobiliarios hicieran “crecer” la zona. Uno de estos beneficiados fue ni más ni menos que el dueño del equipo de Los Dodgers de Los Angeles, quienes después de 10 años de batallas legales por conservar el dominio y posesión de su tierra, fueron despojados de ella y construyeron su estadio ahí, en Chavez Revine.

La historia es triste y poco conocida de este lado del muro, pero mirando a la historia podemos darnos cuenta del verdadero discurso de las altas cámaras en el gobierno estadounidense y lo que están tramando en este momento, piensa mal y acertarás.

Y todos se preguntarán: “¿Qué chingados tiene que ver que el gobierno gabacho haya despojado a unos cuantos paisanos de su tierra con esta revista de rock?”, pues claro mis jóvenes padawan, yo voy a compartir algo con ustedes para que se hagan los connosieur con sus amigos de la Col. Roma.

Ry Cooder, sí, el guitarrista número ocho de todos los tiempos (según Rolling Stone), recuperó este pedazo de historia de su natal L.A. metiendo artistas chicanos, como Lalo Guerrero y Flaco Jiménez, para hacer una descripción musical del problema que aconteció en esa zona por la ambición del gobierno, el mismo Ry Cooder refiere su obra de la siguiente manera:

“podría ser archivo histórico, pero solo es un disco” 

Ry Cooder tuvo a bien plasmar un hecho social dentro de un disco, que lejos de ser una compilación de canciones, es una narrativa musicalizada por la gente nativa de aquel lugar. Los sonidos se mezclan con el spanglish y el estilo Tex-Mex se presenta de una manera magistral. El arte aplicado a lo social y uno de los conceptos más concretos de cómo ser rebelde y contestatario, sin causar daño a tu compatriota, ni meterte con su libertad. La gente de Chavez Ravine solo pedía un precio justo por su tierra y jamás fue concedido. Aquí tenemos Atenco y las zonas del nuevo aeropuerto, ¿encuentras parecido?

Al final del día puedes escuchar lo que quieras. Al final del día puedes ver noticiarios o leer cosas en Internet. Confiar o no confiar. Consumir o no. Comprar la idea del gobierno que nos decía violadores y rateros y ahora dice que somos importantes. Esta gente solo quiere salirse con la suya, pero también de este lado, el Presidente, los Senadores, los Diputados, los Gobernadores, los Policías y toda la clase de rémoras políticas que inundan nuestro país, es más, los pinches miremos, loros y ladys también quieren salirse con la suya, así que, te recomiendo que escuches completo el disco de Chavez Ravine a récord by Ry Cooder, y tratemos de mantener este barco flotando, por que NADIE VA A VENIR A AYUDARNOS.

Discos que cuentan historias como juglares de tiempos antaños, música increíble, rebeldía y hartazgo, solo los martes de La Dolce Vitta para todos ustedes, esperando que se encuentren de lo mejor.

 

 



Rock and Roll way of life ... NO DRAMA.

Rockshop