Pin It

Give me more love | Ringo Starr

Al escuchar a Ringo Starr a veces se pierde la noción de su importancia: él, el baterista elegido casi por designio, pues Pete Best fue expulsado de The Beatles cuando ya estaban relativamente consolidados. Los motivos no hacen sino alimentar leyendas vinculadas con este ya de por sí mítico cuarteto, pero ese es otro tema; sea como fuere, este baterista fue poco comprendido en comparación con los otros tres integrantes y su carrera como solistas. Parece ser un fantasma amigable del que no ha podido ni quiere librarse del todo: “Photograph”, su canción más escuchada según Spotify, es una composición conjunta con George Harrison.

Veámoslo, mejor, como la predicación con el ejemplo. Así lo cantó en 1967: “With a little help from my friends”. Ahora, la vida nos ha dado la oportunidad de escuchar un nuevo álbum de Starr: Give me more love. Se trata de 10 canciones originales y cuatro reversionadas (o re-hechas, como se advierte en su título). En su mayoría son canciones que no se despegan del rock and roll, muy al estilo de Carl Perkins (“Shake it up”), o del country (“Standing still”). Con cierto aire noventero por los reiterados riffs y la modulación vocal, “We’re on the road again” abre este disco.

Hay momentos solemnes bien logrados como “Show me the way”, digna de un acompañamiento de luces en un concierto. Y hay momentos nada esperados como un reggae en “King of the kingdom” con saxofón y los característicos coros de respuesta y verso en la creación de Starr. Pero la canción que le da nombre al álbum suena a algo ya repetido: hay gran similitud entre dicha canción y la también melancólica “Never without you”, tema de su álbum Ringo Rama del 2005.

Ringo Starr

Por último, de las cuatro canciones finales, quizá por costumbre y respeto del autor de esta reseña, la mejor lograda es “Don’t pass me by”. Esta canción en un principio fue incluida en el extenso álbum The Beatles, de 1968; mejor conocido como “álbum blanco”. Para esta nueva versión se le dio más peso a la guitarra y se eliminó por completo el violín pero se le incluyó armónica; pero lo que termina de agradar es la alusión pacífica al pasado, como quien mira con ternura una fotografía gastada. Así, como un guiño; como lo hiciera Paul McCartney en 1967 al cantar el coro de “She loves you” al final de “All you need is love”, Ringo hace lo propio con”Octopus’s garden”, canción compuesta por él para el Abbey Road de 1969.

El álbum cierra con un clásico, incluso mencionado en estas líneas: “Photograph”. Esta vez acompañado por el dúo estadounidense Vandaveer. Es límpido y minimalista: dos voces (la de Starr y la de Rose Guerin), una batería y una guitarra le imprimen sinceridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>