Pin It
La changa

La Changa: representando al movimiento sonidero en el Festival Gozadera

El centro de convenciones de Tlatelolco ya está listo para recibir este 1 de abril la tercera edición del Festival Gozadera. Entre el line up del evento se encuentra Sonido La Changa, que en los recientes años ha tenido un gran repunte en el gusto popular y hasta cierto punto evitar que muera la cultura de los sonideros.

En México se conoce como sonidero, a las personas encargada de poner equipo de audio y piezas musicales en diversos inmuebles (que por lo regular son fiestas y eventos de baile) de extracto popular.

En algunas ocasiones se dice que los sonideros no forman parte del género de la vumbia, lo cual es un error. La cultura del sonidero tienen sus orígenes en la cumbia colombiana que se expandió por toda América Latina durante la década de los años 40, este género llego a nuestro país por medio del –conocido como – cine de rumberas.

Imagen del cine de rumberas

Fue en nuestro país que se le añadieron algunos elementos como: guitarra eléctrica y batería. Ambos elementos dotaron a la cumbia de un sonido más eléctrico. Fue en la década de los sesenta y con la ayuda de amplificadores de audio a base de potencia, que se comenzó a realizar el fenómeno de musicalizar, con grabaciones de vinilo, algunos eventos de personales.

No se sabe con exactitud cuándo y quien fue quién tomo la idea de hablar con un micrófono mientras el sonido de la música salía de las bocinas, pero lo que sí se sabe es que las intervenciones que se hacían eran en eventos de XV años donde se acostumbraba (hasta la fecha) que la quinceañera bailara con distintos familiares.

Fue en Tepito y en el Barrio de Peñón de los Baños que varios habitantes de la zona comenzaron a tocar música grabada en vinilos con amplificadores para amenizar bailes, fiestas y eventos. Aunque la época de oro de los sonideros fueron las décadas de los 70 y 80, durante este auge se fueron ampliando la cantidad de aparatos electrónicos durante los shows, se pudo incluir iluminación robótica, cajas de ritmos, bafles de mayor capacidad, etcétera. Uno de los pioneros con este nuevo sistema fue Poly Marchs, que denominó a este estilo como discoteca móvil y que fue reconocida con éxito en la zona metropolitana del Valle de México.

Los sonideros comenzaron a aportar sonidos nuevos al público y muchas agrupaciones deben su fama a que en sus comienzos eran tocados en eventos en las calles de los barrios populares de la Ciudad de México. Algunas de las  agrupaciones son: La Sonora Matancera, Celia Cruz, Cañaveral, Margarita “La diosa de la cumbia”, Maelo Ruiz, Oscar D’León, Los Ángeles Azules, entre otros.

Por su parte La Changa fue uno de los primeros sonideros en preocuparse por difundir la música salsa y cumbia. Así fue como nació en 1970 por Ramón Rojo Villa que vendía discos en el barrio bravo de Tepito. Sonido la Changa se en cargó desde su fundación a apoyar a distintas agrupaciones para trascender popularmente. Es, también, una de las banderas del movimiento. Rojo se ha convertido en un revolucionario pues los sonideros eran una manera de dar a conocer música de otras latitudes del mundo en nuestro país.

Ramón Rojo, Fundador de Sonido la Changa (Foto: Proyecto 40)

Ramón Rojo Villa

El sonidero se reconoce, además de su versatilidad musical, por su contacto con el público. Los sonideros son expertos en adornar las piezas musicales. Sonido la Changa es muy famoso por ser el creador de “los changasos” que son saludos para una persona dentro de una canción.

En la actualidad a pesar de que ha disminuido el movimiento sonidero, aún podemos ver algunos actos en festivales –como Festival Gozadera o Vive Latino– o centros nocturnos que hacen que nuevas generaciones conozcan el movimiento y de tal forma evitar que mueran. ¡Así que no te pierdas del baiolongo que Sonido La Changa promete!

 



Amante de la música independiente|Melómano|Comunicación|FCPyS

Rockshop