Pin It

Lust for Life: ¿de lo mejor de Lana del Rey?

El quinto álbum de Lana de Rey por fin ha salido y ya lo hemos escuchado. Solo podemos resumir que Lust for Life es de los mejores trabajos que la cantante neoyorquina ha lanzado desde su primer disco homónimo en 2010. No es propositivo ni increíble, pero tiene sus destacables plays obligatorios como “Lust for Life”, “13 beaches”, “Groupie Love”, “Tomorrow Never Came” y “Get Free”.

Lana ha explicado que las pasadas cuatro producciones han sido para ella, ahora, éste es para los fans, dirección que quiere seguir tomando. Creemos que es real y claro; vemos cierto nivel de exigencia y meticulosidad de la cantante, desde el orden de las canciones que no fue fortuito, las letras, estilos y colaboraciones que encontramos en el camino. Un disco que empieza sobre el amor y termina hablando sobre ser libre.

“Love” abre perfectamente el disco, mismo que nos llevará por diferentes vertientes de ese sentimiento que todos alguna vez hemos sentido. En su videoclip podemos ver a una Lana del Rey conocida, ahora con flores en su cabello, acompañada de su banda y manejando acertadamente su voz nos trasmite uno de los mejores temas en este álbum.

A lo largo de su carrera, la anteriormente llamada Lizzy Grant, contaba con cero colaboraciones dentro de su propia discografía, pero en este disco nos sorprende con cinco, mismas que aunque quizá no sean radicales, podrían representar un paso para Del Rey.

“Lust for Life” se convierte en el primer tema colaboración, en compañía de The Weeknd nos dan una canción que se convierte en el himno que representará a esta entrega. Desde aquí vemos el tema medular del disco: disfrutar y amar con locura la vida.

“13 Beaches” se vuelve una balada dramática que su fondo instrumental y un excelente manejo vocal, nos lleva a escapar para ver todo más claro y exigir algo real. “Cherry” por el contrario, retoma el tema del amor y con el singular estilo de Lana, es perfecta para dedicársela por quien estás “cayendo en pedazos”.

Sin bajar los ánimos y continuando con el recorrido de 72 minutos de música, llega “White Mustang” con un estribillo sencillo pero con tres versos que la hacen perfecta para dar entrada a “Summer Bummer”.

A$AP Rocky y Playboi Carti hacen que Del Rey tenga un acercamiento con el hip hop. En estas dos siguientes canciones no tenemos palabras a velocidad acelerada, pero sí representa un estilo diferente para la compositora. “Summer Bummer” y “Groupie Love” han sido una pequeña sorpresa para extraños y fans.

Lana del Rey - Lust for life

Honestamente “In My Feelings” es un tema con un sabor un poco diferente, donde se sigue haciendo alusión al amor por alguien que quizá era otro “perdedor”. Como no todo puede ser extraordinario, en el camino encontramos “Coachella – Woodstock In My Mind”, canción melancólica que fue escrita en el lugar pero que quizá no termina por cuajar. Caso similar con “God Bless America – And All the Beautiful Women In It”.

2017 y en Estados Unidos la política está siendo todo un tema que muchos artistas han retomado para hacer música. Lana del Rey nos entrega “When the World Was at War We Kept Dancing”. Consideramos que esta canción representa la situación actual vista desde los ojos de una estadounidense; muy interesante.

“Beautiful People Beautiful Problems” podemos definirla como una balada con un ritmo melodioso y dos voces que crean una buena conexión. En “Tomorrow Never Came” también existe tal conexión pero con la guitarra y esa armonía que quizá nos recuerde un poco a una canción de The Beatles, la convierten en uno de los plays obligatorios del disco.

La triada que termina el disco comienza con “Heroin” y le sigue “Change”, dos temas donde la estética musical de Lana se hace presente con un compás lento y la voz plana con eco que la ha caracterizado todos estos años.

Debemos remarcar la última canción del disco, “Get Free” se encuentra al nivel de la primera canción y es digna de cerrar esta quinta producción de Lana del Rey. Te dejamos un pedazo de la letra, justo las líneas pronunciadas antes de que el disco de Lust for Life termine de girar.

I never really noticed that I had to decide
To play someone’s game or live my own life
And now I do, I wanna move…

La invitación fue una portada fresca con la fotografía de una sonriente y radiante Lana del Rey y en verdad esperábamos ver una evolución de la cantante y aunque no pasó, creemos que el resultado fue satisfactorio.

Sabemos que la industria de la música está muy peleada, todo ya es muy instantáneo, que así como fue popular un tema, lo deja de ser. Pero quizá hacer duetos y añadir algunos sonidos “de moda”, sea el primer paso seguro que Lana del Rey implementó en Lust for Life para sorprendernos posteriormente.

Mientras tanto, disfruta de este disco que definitivamente respeta su tema central y que se ve desarrollado con diferentes matices conforme los minutos de reproducción van pasando. Dinos qué te pareció y cual consideras que es la mejor canción de Lust for Life.