Article

ImplodingMirage_Killers

Imploding the mirage, el reinicio de The Killers

Por: Andrea Lea

Hace ya tres años desde el último disco de estudio de la banda más famosa de Las Vegas, Nevada. Ahora, con una agrupación cambiada pero aún liderada por el famosísimo cantante Brandon Flowers, The Killers marca su regreso en plena contingencia sanitaria mundial con el disco Imploding The Mirage que suena más a ellos que nunca.

El sonido de este disco se describe, tal vez, como algo entre lo clásico del grupo pero con añadiduras experimentales que no cambian radicalmente el panorama, pero que sí sorprenden. Para ahondar un poco en contenido técnico es importante pensar ¿cuál es el sonido clásico de  The Killers?

Es sin duda una banda de rock alternativo, altamente influenciada por el pop de los 80 en Estados Unidos, pero que destaca dentro del grupo de las grandes bandas de principios del siglo. Hay siempre guitarras que crean un ambiente electrizante a cargo ambos, el intermitentemente participativo Mark Stoermer Dave Keuning que actualmente está separado de la banda. Están los sintetizadores que no pueden faltar debido a su gran influencia ochentera, la batería siempre protagónica del talentoso Ronnie Vannucci Jr., y por supuesto el característico rango vocal de Brandon Flowers. La separación de Keuning supuso un reto para los músicos, productores y todos los involucrados en este disco, ya que no podían dejar de sonar a The Killers pero ¿cómo lograr eso sin uno de sus integrantes?

El disco abre con “My Own Soul’s Warning” que es una potente introducción, cargada de energía con su atractivo sintetizador y la batería que sostiene a la pieza mientras Flowers corea “I just wanted to get back to where you are“. La canción “Caution” destaca porque fue el primer sencillo del disco y por lo tanto, fue lo que marcó el regreso de la banda a su lado más rock al lado del ex guitarrista de Fleetwood Mac, Lindsey Buckingham, quien aportó mucho valor musical a la pieza y cierra en grande con su solo que se adhiere a la intención de la melodía. “Dying Breed” fue, para muchos, una oda a Bruce Springsteen pero eso nada tiene que ver con el pegadizo ritmo del coro y la batería que sólo puedo describir como afilada.

¿Qué es lo nuevo entonces en el sonido de la agrupación? Su proceso fue como volver a comenzar, se deshicieron del material que pesaron que era para el disco y comenzaron a grabar desde cero en nuevos estudios de grabación y con nuevas ideas que sólo pudieron encontrar su apogeo después de las colaboraciones con sus productores, Shawn Everett y Jonathan Rado, así como con Weyes Blood en la canción “My God”, Adam Granduciel en “Blowback” y K.D. Lang  in “Lightning Fields”. Sin duda, las colaboraciones son un factor determinante para la experimentación sonora dentro de la banda pero a decir verdad, después de más de 17 años de trayectoria, The Killers suena más que nunca a su época inicial con Hot Fuss y las canciones que todos conocemos como “Mr.Brightside”, “Somebody Told Me” y “Human”.

“Me sentí como ese chico de 20 años, casi como alguien que vuelve a inventar algo”.

-Brandon Flowers, Rolling Stone EEUU (2020)

El disco tiene un valor de producción tremendo, está perfectamente armado y cada detalle está pensado. Pero el sonido no es ni tan nuevo ni tan viejo y a juzgar por las ventas de los últimos tres discos, que han disminuido casi un 50% en comparación con su respectivo antecesor, esta banda necesita darle un giro a su material para que sea fiel a su esencia pero también se adapte al mercado y a lo que sus seguidores queremos escuchar. La banda aún tiene mucho que dar pero mientras se deciden a dar el paso a algo más arriesgado, Imploding The Mirage es el intermedio ideal para que la música no deje de fluir.

¡No te pierdas de este material y cuéntanos qué te parece!

 

785 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail